An­te las ma­le­zas, ¿sir­ve de­jar la siem­bra di­rec­ta?

Un de­ba­te a fon­do so­bre si vol­ver a las vie­jas la­bran­zas.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El ma­ne­jo de ma­le­zas es ca­da vez más com­ple­jo y cos­to­so, da­da la cons­tan­te apa­ri­ción de es­pe­cies y bio­ti­pos to­le­ran­tes o re­sis­ten­tes a di­fe­ren­tes her­bi­ci­das.

En cier­tos ca­sos, sur­ge la pre­gun­ta so­bre si las ca­rac­te­rís­ti­cas ex­tre­mas de la pro­ble­má­ti­ca ha­bi­li­ta, como es­tra­te­gia de ma­ne­jo, prac­ti­car una la­bran­za que per­mi­ta re­la­jar la com­pe­ten­cia que li­bran los cul­ti­vos con las ma­le­zas por los re­cur­sos am­bien­ta­les.

Uno de los ma­yo­res ex­per­tos en ma­le­zas del país es Luis Lan­fran­co­ni, de la agen­cia Río Pri­me­ro del INTA, en Cór­do­ba. “La la­bran­za se­ría la úl­ti­ma de to­das las al­ter­na­ti­vas pa­ra el con­trol de ma­le­zas, so­bre to­do en zo­nas en las cua­les cos­tó mu­cho tiem­po ge­ne­rar co­ber­tu­ras”, se­ña­la Lan­fran­co­ni, ca­si im­pe­ra­ti­vo, a Cla­rín Ru­ral.

Y agre­ga: “la la­bran­za es un fac­tor de re­me­dia­ción y es po­si­ble ha­cer­lo, pe­ro no es la so­lu­ción. Lo más im­por­tan­te es la an­ti­ci­pa­ción y pre­ven­ción a tra­vés del ma­ne­jo”.

Las ma­le­zas son po­bla­cio­nes con un com­por­ta­mien­to bio­eco­ló­gi­co par­ti­cu­lar, con lo cual “si el ob­je­ti­vo es en­te­rrar la se­mi­lla pa­ra que no re­bro­te, hay que lle­var­la has­ta los 18 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad e, igual­men­te así, sur­gi­ría to­do ese vie­jo ban­co de se­mi­llas co­no­ci­do de aque­llos tiem­pos en los que se la­bra­ban los cam­pos”, ad­vier­te el téc­ni­co.

Como con­tra­par­ti­da a las ma­las prác­ti­cas agrí­co­las, que lle­va­ron al ex­tre­mo de pen­sar en la re­mo­ción del sue­lo, Lan­fran­co­ni afir­ma que la rea­li­za­ción de los mo­ni­to­reos, jun­to con los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos opor­tu­nos y de ca­li­dad, son clave pa­ra el ma­ne­jo de cual­quier ma­le­za di­fí­cil.

En con­clu­sión, el téc­ni­co de­ja en cla­ro que no es­tá de acuer­do con la idea de ha­cer la­bran­zas pa­ra com­ba­tir las re­sis­ten­cias.

Quien tam­bién se su­ma con su opi­nión a es­ta dis­cu­sión es Ma­ría Bea­triz “Pi­lu” Gi­rau­do, pre­si­den­te de Aa­pre­sid, la aso­cia­ción que nu­clea jus­ta­men­te a los pro­duc­to­res en siem­bra di­rec­ta del país.

En es­te sen­ti­do, “Pi­lu” Gi­rau­do es ta­jan­te. “La la­bran­za es la peor de­ci­sión, con la que mu­chos pro­duc­to­res se tien­tan. Sin em­bar­go, de­vuel­ve un sin­nú­me­ro de pro­ble­má­ti­cas e im­pli­ca re­tro­ce­der va­rios años en los avan­ces con­ser­va­cio­nis­tas que he­mos lo­gra­do”, ma­ni­fes­tó a es­te dia­rio.

Gi­rau­do se re­fie­re a la im­por­tan­cia de no des­per­di­ciar los años en siem­bra di­rec­ta, ex­clu­si­va­men­te por la co­yun­tu­ra que es­tán pro­vo­can­do las ma­le­zas du­ras.

“Hay que po­ner el fo­co en el ma­ne­jo pre­ven­ti­vo, el mo­ni­to­reo y la di­ver­si­dad de cul­ti­vos, e in­cli­nar­se por la adop­ción de prác­ti­cas como los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, los cul­ti­vos de in­vierno y el uso de her­bi­ci­das pre y pos-te­mer­gen­tes”, sos­tie­ne. Y ade­más di­ce que es­tas son al­gu­nas de las he­rra­mien­tas que ha­cen al “ABC” de la agro­no­mía.

Gi­rau­do des­ta­ca que la siem­bra di­rec­ta lo­gró ador­me­cer a mu­chas ma­le­zas que re­que­rían de la la­bran­za pa­ra su ger­mi­na­ción. Y agre­ga, que, te­nien­do en cuen­ta que se tra­ta de un “sis­te­ma”, no es re­co­men­da­ble que re­tro­ce­sa por una si­tua­ción pun­tual.

Más allá de es­tas opi­nio­nes, el im­pac­to de re­in­tro­du­cir un con­trol me­cá­ni­co en los lo­tes ba­jo siem­bra di­rec­ta fue es­tu­dia­da re­cien­te­men­te por dos es­pe­cia­lis­tas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del No­roes­te, en Bue­nos Ai­res.

En un in­for­me que se dio a co­no­cer re­cien­te­men­te, Joa­quín An­drio­lo y Pablo Kál­nay se re­fie­ren a los “mi­tos y reali­da­des so­bre el la­bo­reo me­cá­ni­co”.

Los dos téc­ni­cos ana­li­za­ron los pros y con­tras de vol­ver a la­brar los sue­los por una al­ta in­fes­ta­ción de ra­ma ne­gra. Y sus con­clu­sio­nes es­tu­vie­ron más a fa­vor de la siem­bra di­rec­ta que de la la­bran­za.

Como par­te de un tra­ba­jo de ex­pe­ri­men­ta­ción que desa­rro­lla­ron, mi­die­ron los cam­bios en la co­mu­ni­dad de ma­le­zas lue­go de una re­mo­ción re­cien­te del sue­lo pa­ra con­tro­lar la ra­ma ne­gra y lo que pa­sa­ba tam­bién des­pués de ha­cer con­tro­les quí­mi­cos en siem­bra di­rec­ta.

Los re­sul­ta­dos a los que lle­ga­ron los in­ves­ti­ga­do­res mos­tra­ron que la la­bran­za en el cor­to pla­zo so­lu­cio­na el pro­ble­ma de ra­ma ne­gra, pe­ro que al lar­go pla­zo no re­du­ce ni la pre­sen­cia ni la den­si­dad de la es­pe­cie. Pa­ra te­ner en cuen­ta.

Sus­ten­ta­bi­li­dad. Los sis­te­mas de­ben ser ma­ne­ja­dos por me­dio de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, coin­ci­den “Pi­lu” Gi­rau­do, Pta. de Aa­pre­sid (arri­ba a la der.), y Luis Lan­fran­co­ni, de INTA Río Pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.