Hay sol en el ho­ri­zon­te

Es­pe­cia­lis­tas en pla­gas, ma­le­zas y en­fer­me­da­des ade­lan­tan cuá­les se­rán los prin­ci­pa­les desafíos agro­nó­mi­cos de la cam­pa­ña 2015/16, ame­na­za­da por la ba­ja ren­ta­bi­li­dad y por la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra el cam­bio de go­bierno.

Clarin - Rural - - TAPA - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@clarin.com

Por es­tos días arran­ca con to­do, con el maíz, la siem­bra de los cul­ti­vos de ve­rano. Cla­rín Ru­ral con­sul­tó a ex­per­tos en ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des, quie­nes re­ve­lan las me­jo­res es­tra­te­gias pa­ra en­fren­tar uno de los ci­clos agrí­co­las más di­fí­ci­les de los úl­ti­mos años.

De acuer­do a los pro­nós­ti­cos, la cam­pa­ña de cul­ti­vos de ve­rano que se avecina con­ta­rá con abun­dan­tes llu­vias. En ese mar­co, y en un año di­fí­cil eco­nó­mi­ca­men­te pa­ra los agri­cul­to­res, ajus­tar el ma­ne­jo agro­nó­mi­co a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les se­rá aún más im­por­tan­te que de cos­tum­bre. Por eso, Cla­rín Ru­ral con­sul­tó a es­pe­cia­lis­tas de dis­tin­tos ru­bros, que apor­tan sus con­se­jos es­tra­té­gi­cos pa­ra lo­grar­lo.

“Lo pri­me­ro que tie­ne que te­ner en cla­ro el pro­duc­tor es que la ma­le­za hoy mo­di­fi­ca el cos­to pro­duc­ti­vo; por lo tan­to, hay que con­tem­plar­la en el sis­te­ma de to­ma de decisión”, sub­ra­yó el Ing. Agr. Luis Lan­fran­co­ni in­ves­ti­ga­dor de IN­TA y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba.

Por ma­los que sean los pro­nós­ti­cos, Lan­fran­co­ni lla­mó a no ba­jar la in­ver­sión en tec­no­lo­gía en los lo­tes con al­ta in­fes­ta­ción de ma­le­zas. “Ese aho­rro cir­cuns­tan­cial pue­de sig­ni­fi­car un do­lor de ca­be­za pa­ra los pró­xi­mos cin­co años; no se­ría con­ve­nien­te que en un lo­te muy com­pli­ca­do con sor­go de Ale­po o yu­yo co­lo­ra­do o ch­lo­ris, se pien­se en aho­rrar pla­ta, por­que no se va a ter­mi­nar de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma y, ade­más, lo po­ten­cia­ría pa­ra los años si­guien­tes; se­ría un error ga­rra­fal tra­tar a to­dos los lo­tes co­mo un pro­me­dio”, ex­pli­có.

El es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó ha­cer el diag­nós­ti­co y to­mar las de­ci­sio­nes lo­te por lo­te. “Hoy hay res­pues­tas tec­no­ló­gi­cas pa­ra al­gu­nos de los pro­ble­mas que te­ne­mos; sa­le mu­cho más ca­ro pe­ro hay so­lu­ción. En­ton­ces, aque­llos lo­tes com­pli­ca­dos hay que abor­dar­los con la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble y no tra­tar de aho­rrar pla­ta ahí”, in­sis­tió.

Si las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son bue­nas pa­ra el de­sa­rro­llo de los cul­ti­vos, es­te año “las plan­tas van a te­ner un buen por­te y van a som­brear el sue­lo rá­pi­da­men­te; eso im­pli­ca que el mis­mo cul­ti­vo va a ser un alia­do en el con­trol de las ma­le­zas. En­ton­ces, hay que ju­gar l o más que se pue­da pa­ra que se cie­rre el sur­co muy rá­pi­do y así evi­tar ha­cer apli­ca­cio­nes de re­pa­so pos­te­rio­res”, in­di­có Lan­fran­co­ni.

Ade­más, acon­se­jó arran­car con lo­tes lim­pios usan­do her­bi­ci­das preemer­gen­tes. “Va­len el do­ble que los postemer­gen­tes pe­ro ter­mi­nan sien­do ba­ra­tos; con un buen emer­gen­te que per­mi­ta que el cul­ti­vo naz­ca lim­pio y se man­ten­ga así los pri­me­ros 45 días, si cie­rra el sur­co rá­pi­do, se con­vier­te en com­pe­ti­dor im­por­tan­te pa­ra las ma­le­zas”, afir­mó el in­ves­ti­ga­dor.

En cuan­to a fe­chas de siem­bra, re­cor­dó que las me­jo­res en la Pam­pa Hú­me­da siem­pre fue­ron las tem­pra­nas por­que pre­sen­tan un ma­yor po­ten­cial de ren­di­mien­to, pe­ro acla­ró que si hay pro­ble­mas se­rios de ma­le­zas, ha­brá que mo­di­fi­car­las pa­ra im­pac­tar más so­bre su de­sa­rro­llo. Por ca­so, en Cór­do­ba hoy pre­do­mi­nan las fe­chas de siem­bra tar­días y “pa­ra la pro­ble­má­ti­ca de yu­yo co­lo­ra­do es­tá fan­tás­ti­co, por­que cuan­to más atra­se­mos el cul­ti­vo y con­tro­le­mos tem­prano, aco­rra­la­mos al final de ci­clo a la ma­le­za y le ga­na­mos”, ase­gu­ró Lan­fran­co­ni. Las en­fer­me­da­des tam­bién me­re­cen aten­ción. “Hay pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, con lo cual el pro­duc­tor es­tá in­de­ci­so, an­sio­so, an­gus­tia­do, y tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes pa­ra un fu­tu­ro que es des­con­cer­tan­te pa­ra él. En es­te con­tex­to, mi pri­mer men­sa­je es que no se ol­vi­den de la téc­ni­ca, si van a de­di­car­se a la pro­duc­ción”, ad­vir­tió el in­ge­nie­ro Mar­ce­lo Car­mo­na, es­pe­cia­lis­ta de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res.

Car­mo­na re­co­men­dó a los pro­duc­to­res “que no se re­tra­sen en las apli­ca­cio­nes, que no ba­jen las do­sis y que usen los pro­duc­tos efec­ti­vos”, y lla­mó a in­sis­tir en el mo­ni­to­reo, por ser el úni­co pro­ce­di­mien­to que in­di­ca el mo­men­to pre­ci­so pa­ra ac­tuar. “Es pro­ba­ble que tien­dan a que­rer uti­li­zar me­nos do­sis o re­tra­sar la apli­ca­ción del pro­duc­to por­que has­ta úl­ti­mo mo­men­to les cues­ta to­mar la decisión, pe­ro eso fi­nal­men­te les va a traer mu­cho más per­jui­cio”, ad­vir­tió.

De acuer­do a los pro­nós­ti­cos, el

Se pro­nos­ti­can abun­dan­tes llu­vias pa­ra la cam­pa­ña de cul­ti­vos de ve­rano

año ten­drá con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes pa­ra en­fer­me­da­des re­gu­la­das por tem­pe­ra­tu­ras in­ver­na­les mo­de­ra­das y pos­te­rio­res llu­vias, in­clu­so has­ta el final de ci­clo de la so­ja. Por eso, Car­mo­na lla­mó a “es­tar aler­ta es­pe­cial­men­te en hí­bri­dos de maíz sus­cep­ti­bles a ti­zón; en so­ja por la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des de fin de ci­clo; en trigo con la ro­ya, es­pe­cial­men­te la ro­ya ne­gra que em­pie­za a ser un de­sa­fío im­por­tan­te; y en ce­ba­da con ra­mu­la­ria, con­tro­lan­do el es­trés oxi­da­ti­vo que pu­die­ra ocu­rrir”. Las pla­gas tam­bién me­re­ce­rán aten­ción, en una cam­pa­ña de grue­sa que es­ta­rá atra­ve­sa­da por un cam­bio de go­bierno, lo cual ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de las po­lí­ti­cas agro­pe­cua­rias que ven­drán. Pe­ro “la idea es de­cir­le a los pro­duc­to­res que no pien­sen en es­ta cam­pa­ña sino en el ma­ne­jo que van a ha­cer de acá a cin­co años: hoy te pi­den que los ayu­des a sa­lir del pa­so, por­que es muy di­fí­cil lo­grar que ha­gan un ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas y ma­le­zas en es­te con­tex­to”, la­men­tó Ro­ber­to Pe­ral­ta, ex­per­to en Pro­tec­ción Ve­ge­tal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba.

“Hoy, pa­ra mu­chos la po­lí­ti­ca es no te­ner po­lí­ti­ca de ma­ne­jo por­que los nú­me­ros no cie­rran y por la in­cer­ti­dum­bre de no sa­ber ha­cia dón­de va­mos”, se­ña­ló. Pe­ro hi­zo una se­ria ad­ver­ten­cia: “Va­mos ca­mino a te­ner gran­des pro­ble­mas de re­sis­ten­cia de pla­gas; la gen­te no en­tien­de que el pre­sen­te de ma­le­zas es el fu­tu­ro de pla­gas; aun­que aún no es­tá pu­bli­ca­do, la re­sis­ten­cia de pla­gas es­tá, hay in­ves­ti­ga­do­res que ya lo han eva­lua­do”.

Se­gún ase­gu­ró Pe­ral­ta, spo­do­te­ra fru­gi­per­da, la co­go­lle­ra del maíz, es re­sis­ten­te a al­gu­nos even­tos. “En Brasil se pu­bli­có y el año pa­sa­do lo vi­mos en el cam­po, hay una di­fe­ren­cia te­rri­ble en el con­trol que ha­bía al prin­ci­pio y el que se lo­gra aho­ra”, con­si­de­ró. Pa­ra el in­ge­nie­ro, si las prác­ti­cas de ma­ne­jo no se mo­di­fi­can y la ten­den­cia con­ti­núa, de acá a dos o tres años “ha­brá una gran sor­pre­sa de re­sis­ten­cia, lo cual es muy preo­cu­pan­te, por­que no hay al­ter­na­ti­vas al con­trol y en un con­tex­to de mo­no­cul­ti­vo se­rá muy di­fí­cil de ma­ne­jar”.

Es­te año, si abun­dan las llu­vias, los pro­ble­mas no ven­drían de la mano de las de­fo­lia­do­ras sino de las chin­ches en so­ja. “Eso me preo­cu­pa, por­que co­mo las chin­ches apa­re­cen al final del cul­ti­vo, a ve­ces los pro­duc­to­res se re­la­jan, les da la sen­sa­ción de que ya es­tá to­do desa­rro­lla­do y es allí cuan­do más da­ño pue­den cau­sar”, in­di­có Pe­ral­ta.

La to­ma de de­ci­sio­nes de ma­ne­jo pa­ra la cam­pa­ña de cul­ti­vos de ve­rano pin­ta di­fí­cil, no so­lo por las con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res del año, sino por un pro­ce­so que se arras­tra de lar­ga da­ta. “Téc­ni­ca­men­te, el mo­no­cul­ti­vo de so­ja nos ha pues­to muy cha­tos los úl­ti­mos quin­ce años, y es­to se es­tá agra­van­do ca­da vez más, por­que ya ni si­quie­ra te­ne­mos maíz: es­te año se ha re­du­ci­do en un 50% la su­per­fi­cie es­ti­ma­da de siem­bra a ni­vel país y el trigo prác­ti­ca­men­te no exis­te. Es una si­tua­ción real­men­te muy com­pli­ca­da pa­ra el ma­ne­jo agro­nó­mi­co”, fi­na­li­zó Pe­ral­ta.

En­fer­me­da­des. La man­cha ojo de ra­na sue­le apa­re­cer en años con fuer­tes ex­ce­sos hí­dri­cos.

Ma­le­zas. Es un gran pro­ble­ma. Ama­rant­hus pal­mie­ri, una de las re­sis­ten­tes más ex­pan­di­das del país.

Tra­ba­jan­do con una bue­na se­mi­lla y tra­tán­do­la co­rrec­ta­men­te, se lo­gran im­pac­tos en el ren­di­mien­to y en la ca­li­dad del grano

Ale­jan­dra Pé­rez

Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba

Va­mos ca­mino a te­ner gran­des pro­ble­mas de re­sis­ten­cia de pla­gas, la gen­te no en­tien­de que el pre­sen­te de ma­le­zas es el fu­tu­ro de pla­gas

Ro­ber­to Pe­ral­ta

Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba

Hay que es­tar aler­ta en maíz por el ti­zón, en so­ja por las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo, en trigo por la ro­ya ne­gra y en ce­ba­da por ra­mu­la­ria

Mar­ce­lo Car­mo­na

Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res

Si ba­ja la in­ver­sión en tec­no­lo­gía, en lo­tes in­fes­ta­dos de ma­le­zas no se va a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma: se lo po­ten­cia­rá pa­ra años si­guien­tes

Luis Lan­fran­co­ni

IN­TA Río Pri­me­ro

Pla­gas. Las chin­ches pue­den apa­re­cer so­bre el final del ci­clo y cau­sar es­tra­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.