Otro en­fo­que pa­ra un gra­ve pro­ble­ma

El au­tor ana­li­za la evo­lu­ción del pro­ble­ma de las ma­le­zas y apor­ta sus ideas pa­ra una so­lu­ción sus­ten­ta­ble.

Clarin - Rural - - DEBATE - Clau­dio Ru­bio­ne Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En Ar­gen­ti­na las es­pe­cies re­por­ta­das co­mo re­sis­ten­tes a tres mo­dos de ac­ción di­fe­ren­tes son ocho. La po­bla­ción de otros bio­ti­pos re­sis­ten­tes si­gue in­cre­men­tán­do­se año a año y al­go de­be im­ple­men­tar­se pa­ra de­te­ner­la.

A di­fe­ren­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, en don­de hay 152 bio­ti­pos re­sis­ten­tes, al­gu­nos de ellos con re­sis­ten­cia múl­ti­ple, Ar­gen­ti­na cuen­ta hoy con 25, sien­do los más im­por­tan­tes en su­per­fi­cie e im­pac­to el sor­go de Ale­po y el Ama­rant­hus pal­me­ri.

El uso reite­ra­do de una tec­no­lo­gía, co­mo lo fue en los 90 las ALS y Sul­fo­ni­lu­reas, for­za­ron el sis­te­ma, por pre­sión de se­lec­ción, a que in­di­vi­duos na­tu­ral­men­te re­sis­ten­tes se di­fun­die­ran con ge­ne­ra­cio­nes que he­re­da­ron ese ca­rác­ter. Es­to obli­ga a pen­sar si aque­llos ca­sos (que fue­ron en par­te so­lu­cio­na­dos por la in­tro­duc­ción de so­ja RR), no sir­vie­ron de ex­pe­rien­cia pa­ra evi­tar lo que hoy es­tá pa­san­do con el gli­fo­sa­to.

Es­tu­dios di­ver­sos ase­ve­ran que al me­nos un 60% de las tie­rras son al­qui­la­das a pro­duc­to­res por pe­río­dos no ma­yo­res a un año. Los in­qui­li­nos siem­bran so­ja por ser lo más ren­ta­ble en cam­pos al­qui­la­dos, y el gli­fo­sa­to, por ra­zo­nes de efi­ca­cia y cos­tos, es el her­bi­ci­da más uti­li­za­do pa­ra el ma­ne­jo de bar­be­cho y cul­ti­vo. La con­se­cuen­cia de és­te “com­bo prác­ti­co” es el mo­no­cul­ti­vo que con­lle­va a una ex­tre­ma­da pre­sión de se­lec­ción ha­cia bio­ti­pos re­sis­ten­tes a gli­fo­sa­to. La des­cen­den­cia es re­sis­ten­te al prin­ci­pio ac­ti­vo in­di­ca­do, y des­pla­za de a po­co a su par sus­cep­ti­ble has­ta go­ber­nar los lo­tes.

El ojo hu­mano re­cién de­tec­ta la re­sis­ten­cia cuan­do al ter­cer o cuar­to año las ma­le­zas mo­les­tan a la vis­ta. An­tes nor­mal­men­te los “fa­llos” se atri­bu­yen a es­ca­pes in­vo­lun­ta­rios o ma­las apli­ca­cio­nes en los pri­me­ros me­tros del pul­ve­ri­za­dor. Esa fal­ta de de­tec­ción tem­pra­na lle­va a que sea di­fí­cil el con­trol.

Ha­ce dos dé­ca­das, nin­gún cien­tí­fi­co pu­do pre­ver que el gli­fo­sa­to oca­sio­na­ría re­sis­ten­cia en ma­le­zas, ya que al no ser re­si­dual y no uti­li­zar­se

Es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar prác­ti­cas cul­tu­ra­les, me­cá­ni­cas y quí­mi­cas

en el cul­ti­vo di­fí­cil­men­te se for­za­ra al sis­te­ma. Tam­po­co eso fue eva­lua­do cuan­do ya es­ta­ba la so­ja RR y lue­go el maíz RR. Aquí, la tri­lo­gía de arren­da­mien­tos, im­pues­tos y com­bos prác­ti­cos reite­ra­dos fue cru­cial pa­ra des­ta­par las 3 mi­llo­nes de hec­tá­reas con el pro­ble­ma, de Nor­te a Sur.

Pa­ra ate­nuar el cre­ci­mien­to de ca­sos es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar prác­ti­cas cul­tu­ra­les, me­cá­ni­cas y quí­mi­cas en pro­gra­mas de ma­ne­jo a me­diano y lar­go pla­zo, y es cla­ve con­tar con arren­da­mien­tos que con­tem­plen el ma­ne­jo de ca­sos re­sis­ten­tes y evi­ten la ocu­rren­cia en don­de no los hay.

Un cam­bio en las le­yes de con­tra­ta­ción “ac­ci­den­tal” de cam­pos, su­ma­do a po­lí­ti­cas tri­bu­ta­rias que per­mi­tan ro­tar cul­ti­vos y her­bi­ci­das re­tra­sa­rán la ex­pan­sión y la ocu­rren­cia de nue­vos ca­sos. El uso de GPS se­rá fun­da­men­tal pa­ra de­li­mi­tar áreas y tra­tar­las, co­mo así tam­bién es­ta­ble­cer di­fe­ren­tes cos­tos de al­qui­ler. Tan­to in­qui­li­nos co­mo con­tra­tis­tas de­be­rán cer­ti­fi­car que sus má­qui­nas en­tren y sal­gan lim­pias de ma­le­zas a los lo­tes. Una ho­ja de ru­ta con se­gui­mien­to pro­fe­sio­nal se­rá una he­rra­mien­ta útil, ya que no se­rá lo mis­mo al­qui­lar un lo­te cu­ya his­to­ria pre­via es­té do­cu­men­ta­da del que no la tie­ne. Ma­ne­jos, cul­ti­vos y ren­di­mien­tos ayu­da­rán al nue­vo in­qui­lino. Qui­zá la tec­no­lo­gía sa­te­li­tal y el uso de dro­nes sean com­ple­men­tos es­tra­té­gi­cos en és­te as­pec­to.

Un co­mi­té ac­ti­vo de­be­rá mancomunar ac­ción des­de el Es­ta­do, las em­pre­sas de agro­quí­mi­cos, las uni­ver­si­da­des, en­ti­da­des pri­va­das, in­ves­ti­ga­do­res y pro­duc­to­res. Un equi­po de es­pe­cia­lis­tas ase­so­ra­rán zo­nal­men­te a pro­duc­to­res. El ma­ne­jo de información cen­tra­li­za­da ayu­da­rá a lle­var al éxi­to el plan. Hay mu­chas ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas de ac­cio­nar es­ta­tal con pri­va­dos; és­ta es una opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo an­tes que el pro­ble­ma crez­ca. t

Pul­ve­ri­za­cio­nes. Una idea es cer­ti­fi­car que los lo­tes es­tán li­bres de ma­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.