La nue­va ge­ne­ra­ción ya tie­ne su es­pa­cio

Los “na­ti­vos di­gi­ta­les” se me­ten de lleno en las em­pre­sas del agro. Có­mo de­be ac­tuar la “vie­ja guar­dia”.

Clarin - Rural - - AGRONEGOCIOS | DESARROLLO - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Las épo­cas cam­bia­ron y la in­tro­duc­ción de ma­yor tec­des­de no­lo­gía de ges­tión, de pro­ce­so y de ma­ne­jo, vie­ne mo­di­fi­can­do el tra­ba­jo en las em­pre­sas agro­pe­cua­rias. Y un ejem­plo de es­te cam­bio en ma­te­ria tec­no­lo­gí­ca se de­be al in­gre­so de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, lla­ma­dos na­ti­vos di­gi­ta­les, a las com­pa­nías. Así, las vie­jas ge­ne­ra­cio­nes de­ben ade­cuar­se a es­ta irrup­ción.

“Las mo­ti­va­cio­nes que tie­ne ca­da ge­ne­ra­ción son di­fe­ren­tes”, sin­te­ti­zó San­tia­go Gil, de la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en tec­no­lo­gía Al­bor.

En pri­mer lu­gar, el téc­ni­co se­pa­ró las dos ge­ne­ra­cio­nes que tra­ba­jan hoy en las em­pre­sas agro­pe­cua­rias: la ge­ne­ra­ción X (na­ci­dos 1965 has­ta 1980) y la ge­ne­ra­ción Y (los na­ci­dos des­de 1980 has­ta 1999). “La vie­ja ge­ne­ra­ción es la que tie­ne la cul­tu­ra del es­fuer­zo, de tra­ba­jar sin des­can­so en pos de un ob­je­ti­vo. La nue­va ge­ne­ra­ción asu­me que no va­le la pe­na el ob­je­ti­vo sino que se dis­fru­ta del ca­mino. Es más im­por­tan­te dis­fru­tar del pro­ce­so que el pro­pio ob­je­ti­vo que bus­can”, es­pe­ci­fi­có.

An­te es­ta di­fe­ren­cia, pa­ra Gil es im­pres­cin­di­ble que no se tra­duz­ca en con­flic­tos in­ter­nos de la em-

En las em­pre­sas, las mo­ti­va­cio­nes de ca­da ge­ne­ra­ción son di­fe­ren­tes

pre­sa, por lo que se ne­ce­si­ta que se “pre­pa­re el te­rreno” pa­ra que es­to no ocu­rra.

“La nue­va ge­ne­ra­ción na­ció con la tec­no­lo­gía, y una em­pre­sa que no se su­me a las úl­ti­mas he­rra­mien­tas in­no­va­do­ras, no le da un cam­po fér­til pa­ra que se desa­rro­lle, en­ton­ces se desilu­cio­nan y to­man la decisión de ir­se esa gen­te que se­gu­ra­men­te es muy va­lio­sa”.

Por es­te mo­ti­vo, el es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da que las em­pre­sas agro­pe­cua­rias de­ben apos­tar a mo­der­ni­zar to­das sus es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas, co­mo son los pro­ce­sos y las tec­no­lo­gías que usan.

“La an­te­rior ge­ne­ra­ción es la res­pon­sa­ble pa­ra de­fi­nir es­te nue­vo ca­mino pa­ra que en el fu­tu­ro, los más jó­ve­nes pue­dan ha­cer­se car­go de las em­pre­sas”, in­sis­tió. En es­te sen­ti­do, acla­ró que la irrup­ción de la nue­va ge­ne­ra­ción no es op­cio­nal. “Hay que con­vi­vir con es­to. Las em­pre­sas ten­drán que ade­cuar­se a es­ta ge­ne­ra­ción”, ase­ve­ró.

Por úl­ti­mo, y pa­ra re­don­dear el con­cep­to, Gil in­di­có que en las em­pre­sas hay tres pa­tas im­por­tan­tes: las per­so­nas, los pro­ce­sos y la tec­no­lo­gía. “Las per­so­nas han evo­lu­cio­na­do y vie­nen de la mano de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Los pro­ce­sos tam­bién evo­lu­cio­nan con cam­bios tec­no­ló­gi­cos pa­ra op­ti­mi­zar­se a la ac­tua­li­dad”.

Asi­mis­mo, ex­pli­có que hay que sa­ber in­cor­po­rar es­tas tec­no­lo­gías pa­ra op­ti­mi­zar los pro­ce­sos pe­ro pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas.

“La nue­va ge­ne­ra­ción no se sien­te có­mo­do con las tec­no­lo­gías an­te­rio­res”, fi­na­li­zó. t

pro­du­cir y ges­tio­nar. Arri­ba, San­tia­go Gil, de la em­pre­sa Al­bor.

Na­ti­vos di­gi­ta­les. La tec­no­lo­gía es­tá cam­bian­do de plano la for­ma de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.