La “re­si­lien­cia am­bien­tal”, cla­ve tras la inun­da­ción

Ideas pa­ra sos­te­ner a la ha­cien­da y re­cu­pe­rar el sue­lo.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

El de­sa­fío del cam­bio cli­má­ti­co, sus con­se­cuen­cias y la adap­ta­ción, in­vi­ta a re­pen­sar el víncu­lo pro­duc­ti­vo con la na­tu­ra­le­za. Exis­te un da­to con­tun­den­te: ac­tual­men­te, en el mun­do se pier­den 314.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año co­mo con­se­cuen­cia de los desas­tres de even­tos na­tu­ra­les in­ten­si­vos (de ba­ja re­cu­rren­cia y de gran­des im­pac­tos) co­mo ex­ten­si­vos (ma­ni­fes­ta­cio­nes cons­tan­tes de ries­go).

Ri­car­do Me­na, je­fe de la ofi­ci­na re­gio­nal pa­ra las Amé­ri­cas de la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Re­duc­ción del Ries­go de Desas­tres (UNISDR), aler­ta res­pec­to a es­te te­ma: “A di­fe­ren­cia de otros paí­ses de la re­gión, la Ar­gen­ti­na tie­ne ba­jas pro­ba­bi­li­da­des de su­frir even­tos in­ten­si­vos y, en cam­bio, se ve­rá afec­ta­da por pe­que­ños y me­dia­nos even­tos ex­ten­si­vos cau­sa­dos por fe­nó­me­nos hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­cos que re­pre­sen­ta­rán pér­di­das tan­to en las zo­nas ur­ba­nas co­mo en las ru­ra­les”.

Es­tos ci­clos de da­ños cli­má­ti­cos pa­ra el agro­sis­te­ma a los que ha­ce re­fe­ren­cia el es­pe­cia­lis­ta se con­tra­po­nen con una ca­pa­ci­dad pro­pia de los am­bien­tes na­tu­ra­les que es la “re­si­lien­cia” o la ca­pa­ci­dad de vol­ver a su con­di­ción ini­cial lue­go de una per­tur­ba­ción o al­te­ra­ción.

Te­nien­do en cuen­ta es­ta ven­ta­ja eco­ló­gi­ca de los sis­te­mas, el IN­TA desa­rro­lló una se­rie de con­se­jos téc­ni­cos pa­ra el ti­po de con­ti­gen­cias cli­má­ti­ca que se­ña­la la UNISDR que se da­rán en Ar­gen­ti­na. Es­tos van des­de re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas pa­ra la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra has­ta el ma­ne­jo de agua en cam­pos ba­jos.

En re­fe­ren­cia a la ga­na­de­ría, Juan Pa­blo Ne­moz, téc­ni­co del IN­TA Azul (Bue­nos Ai­res), una tra­di­cio­nal zo­na de cría de la Cuen­ca del Sa­la­do y muy afec­ta­da por las úl­ti­mas inun­da­cio­nes, ad­vier­te so­bre la ne­ce­si­dad de rea­li­zar un diag­nós­ti­co a tiem­po so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas del re­lie­ve, sue­lo y de los ro­deos pa­ra de­ter­mi­nar las prác­ti­cas de ma­ne­jo que ayu­da­rán a dis­mi­nuir el efec­to de las inun­da­cio­nes.

Por su par­te, Se­bas­tián Ma­res­ca, téc­ni­co del IN­TA Cuen­ca del Sa­la­do, re­co­mien­da en­fo­car los es­fuer­zos en el res­guar­do de las ca­te­go­rías más exi­gen­tes y con ma­yor re­que­ri­mien­to ener­gé­ti­co. La prio­ri­dad se­rán, sos­tu­vo: va­cas y va­qui­llo­nas pre­ña­das a pun­to de pa­rir, no­vi­llos en ter­mi­na­ción y las va­qui­llo­nas de re­cría; lue­go, los ter­ne­ros de me­nor pe­so y re­cién des­te­ta­dos, que re­quie­ren me­nor can­ti­dad de ali­men­to y, por úl­ti­mo, las va­cas de des­car­te que tie­nen me­no­res ne­ce­si­da­des. Asi­mis­mo, se de­be­rá con­tar con me­di­das de ma­ne­jo en­fo­ca­das en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des.

En re­fe­ren­cia a la agri­cul­tu­ra, Fer­nan­do Mou­seg­ne, del IN­TA San An­to­nio de Are­co, otra de las zo­nas muy afec­ta­das por las pre­ci­pi­ta­cio­nes, su­gie­re rea­li­zar mo­ni­to­reos per­ma­nen­tes al trigo y la ce­ba­da de­bi­do a la in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des, así co­mo tam­bién ha­cer con­tro­les tem­pra­nos de en­fer­me­da­des a cul­ti­vos de se­gun­da. Pa­ra maíz y so­ja, acon­se­jó bar­be­chos tem­pra­nos y lim­pios, elec­ción del ma­te­ria­les, fe­chas tem­pra­nas de siem­bra, con­trol de ma­le­zas con pro­duc­tos re­si­dua­les y se­ña­ló que la fertilización en pe­río­dos de hu­me­dad tie­ne ma­yor res­pues­ta. Tam­bién des­ta­có la im­por­tan­cia de con­si­de­rar ni­ve­les de pro­fun­di­dad de las na­pas freá­ti­cas, evi­tar siem­bras en lo­tes o sec­to­res anega­bles.

A su turno, Fran­cis­co Da­miano, téc­ni­co del equi­po de Agrohi­dro­lo­gía del Ins­ti­tu­to de Cli­ma y Agua del IN­TA Cas­te­lar, ma­ni­fies­ta que es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car cir­cui­tos hi­dro­ló­gi­cos den­tro de una re­gión pa­ra con­du­cir lue­go los ex­ce­sos hí­dri­cos has­ta los lu­ga­res me­nos pro­duc­ti­vos, re­te­ner­los allí el ma­yor tiem­po po­si­ble y per­mi­tir una eva­cua­ción con­tro­la­da del agua y en­cau­za­da aguas aba­jo de los cur­sos per­ma­nen­tes. t

Ais­la­das. Así es­ta­ban etas va­cas la se­ma­na pa­sa­da en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Do­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.