Aho­ra, la sus­ti­tu­ción de ex­por­ta­cio­nes

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

En su lar­ga im­pro­vi­sa­ción du­ran­te la ce­na del Día de la In­dus­tria, la pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner en­sa­yó la teo­ría de la “sus­ti­tu­ción de ex­por­ta­cio­nes”. A al­gu­nos les pa­re­ce­rá una idea te­me­ra­ria.

En reali­dad, no hi­zo otra co­sa que po­ner en ne­gro so­bre blan­co lo que ha prac­ti­ca­do su go­bierno, con los re­sul­ta­dos que to­dos co­no­ce­mos. La cre­cien­te ten­sión cam­bia­ria, el ce­po y la le­ta­nía dia­ria so­bre el “blue” sub­ra­yan que, en es­to de sus­ti­tuir ex­por­ta­cio­nes, nos pa­sa­mos de lar­go.

Ya de por sí la idea de la “sus­ti­tu­ción” (ya sea de im­por­ta­cio­nes o de ex­por­ta­cio­nes) ame­ri­ta un de­ba­te. Sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes sue­na a po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, por su re­gus­to pre­su­mi­ble­men­te in­dus- tria­lis­ta.

Sin em­bar­go, el he­cho en sí de la sus­ti­tu­ción no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te crea­ción de va­lor, que es el ver­da­de­ro nu­men del pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial. A los bel­gas o a los suizos no se les ocu­rre sus­ti­tuir sus im­por­ta­cio­nes de ca­cao, sien­do los más afa­ma­dos pro­vee­do­res de cho­co­la­te del mun­do.

La sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes es una su­ma de va­lor ce­ro. Ge­ne­ra la fic­ción de me­jo­ra del ba­lan­ce de di­vi­sas. Pe­ro no sir­ve si ge­ne­ra pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad, lo que a la lar­ga se tra­du­ce en… sus­ti­tu­ción de ex­por­ta­cio­nes.

Por­que si re­em­pla­zar un in­su­mo o equi­po im­por­ta­do por al­go de fa­bri­ca­ción lo­cal im­pli­ca ma­yo­res cos­tos, fi­nal­men­te se es­tá re­sig- nan­do pro­duc­ción o va­lor agre­ga­do ge­nuino. Eso se tra­du­ce en me­nor in­gre­so de di­vi­sas y trans­fe­ren­cia de in­gre­sos des­de los sec­to­res com­pe­ti­ti­vos ha­cia los no com­pe­ti­ti­vos. Lo que fi­nal­men­te im­pli­ca pér­di­da de em­pleos de ma­yor va­lor.

En al­gu­na épo­ca, quien es­to es­cri­be in­ten­tó in­tro­du­cir el si­lo de maíz en el tam­bo. Ha­bía que arre­glar­se con “lo nues­tro”, pi­ca­do­ras de arras­tre que se di­ge­rían a sí mis­mas cuan­do le­van­ta­ban al­gu­na va­ri­lla o pe­da­zo de alam­bre del bo­ye­ro.

Era un tra­ba­jo len­to y pe­no­so, ca­rí­si­mo pa­ra el tam­be­ro, y los si­los sa­lían de ma­la ca­li­dad. Lle­ga­ron las au­to­mo­tri­ces ale­ma­nas, y la his­to­ria cam­bió. Al­ta pro­duc­ti­vi­dad, es­ca­sas ro­tu­ras, ca­li­dad de pi­ca­do. Hoy, más de un cen­te­nar de con­tra­tis­tas al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos brin­dan un ser­vi­cio de pri­me­ra. La le­che­ría ar­gen­ti­na es más com­pe­ti­ti­va que an­tes. Si po­de­mos ha­cer esas pi­ca­do­ras acá, ex­ce­len­te. Pe­ro lo im­por­tan­te es te­ner­las.

Va­ya­mos aho­ra a la sus­ti­tu­ción de ex­por­ta­cio­nes. Lo más di­fí­cil de per­ci­bir, en cual­quier aná­li­sis eco­nó­mi­co, es el lu­cro ce­san­te. Es lo que se de­ja de pro­du­cir co­mo con­se­cuen­cia de una ma­la asig­na­ción de re­cur­sos (en el plano mi­cro), o de un entorno des­fa­vo­ra­ble. La com­bi­na­ción de re­ten­cio­nes y res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción ge­ne­ra­ron una enor­me pér­di­da de pro­duc­ción com­pe­ti­ti­va.

Si sim­ple­men­te to­ma­mos la di­fe­por­ta­cio­nes, ren­cia con las me­tas del Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio 2010-2020 ela­bo­ra­do por el pro­pio go­bierno, se ad­vier­te que se de­ja­ron de pro­du­cir no me­nos de 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos, por un va­lor de 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Eso es sus­ti­tu­ción crea­ti­va de ex- ya que ni si­quie­ra se pu­die­ron vol­car al mercado in­terno. Cual­quier nú­me­ro so­bre ce­ro da in­fi­ni­to.

Agre­gue­mos la car­ne, los lácteos y tan­tos otros pro­duc­tos que pa­de­cie­ron el pie K en la puer­ta gi­ra­to­ria.

La idea de “la me­sa de los ar­gen­ti­nos” es el ca­pí­tu­lo po­pu­lis­ta de la sus­ti­tu­ción de ex­por­ta­cio­nes. Sub­ya­ce en el idea­rio de al­tos fun­cio­na­rios, in­clu­so aca­dé­mi­cos, que pro­po­nen las re­ten­cio­nes co­mo un me­ca­nis­mo de es­tí­mu­lo al “agre­ga­do de va­lor en ori­gen”.

El ver­da­de­ro va­lor agre­ga­do es el que se ge­ne­ra sin trans­fe­ren­cias ar­ti­fi­cia­les de in­gre­sos en­tre dis­tin­tos ac­to­res de una ca­de­na. Por­que, ya sa­be­mos, es­ta al­qui­mia no sig­ni­fi­ca fi­nal­men­te un aba­ra­ta­mien­to de los pre­cios in­ter­nos.

El pan cues­ta más en la Ar­gen­ti­na que en cual­quier país ve­cino, a pe­sar de que el trigo va­le la mi­tad.

De­je­mos de sus­ti­tuir y vol­va­mos a crear.

Cris­ti­na Kirch­ner en­sa­yó la teo­ría de la “sus­ti­tu­ción de ex­por­ta­cio­nes” Se de­ja­ron de pro­du­cir no me­nos de 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.