¿Es “de­rra­me” o “di­fu­sión”?

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Ya que la teo­ría del de­rra­me no es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta en es­tos tiem­pos sig­na­dos por la dia­léc­ti­ca del pro­gre­sis­mo, ape­la­ré a la re­for­mu­la­ción del con­cep­to, si­guien­do la pis­ta que plan­ta­ra ha­ce un par de años un re­co­no­ci­do ex­per­to uru­gua­yo en te­mas de cam­po: Eduar­do Bla­si­na.

Eduar­do ha­bla­ba de “di­fu­sión”, un tér­mino que no tie­ne que ver con la “co­mu­ni­ca­ción” (tan en bo­ga en nues­tros días), sino con un fe­nó­meno fí­si­co. Se de­no­mi­na di­fu­sión sim­ple al pro­ce­so por el cual se pro­du­ce un flu­jo ne­to de mo­lé­cu­las a tra­vés de una mem­bra­na permea­ble, sin que exis­ta un apor­te ex­terno de ener­gía.

La di­fe­ren­cia en­tre “de­rra­me” y “di­fu­sión” es que en el pri­mer ca­so, se col­ma el re­ci­pien­te y lue­go sa­le lo que so­bra. En el se­gun­do, to­do el con­te­ni­do va atra­ve­san­do las mem­bra­nas, si­guien­do un gra­dien­te na­tu­ral. Es­to úl­ti­mo es lo que ocu­rre cuan­do la economía flu­ye a par­tir de la ini­cia­ti­va de los in­di­vi­duos y sus or­ga­ni­za­cio­nes, y cuan­do el po­der pú­bli­co (el Es­ta­do) ocu­pa el rol de fa­ci­li­ta­dor de la ges­tión pri­va­da.

En la vi­sión de que el tal de­rra­me no se da, sur­ge la “ten­ta­ción del bien” de la que nos ha­bla­ba el re­cor­da­do Fran­ces­co DiCas­tri en sus re­cor­da­das apa­ri­cio­nes en los con­gre­sos de Aa­pre­sid. Se tra­ta de cuan­do los ha­ce­do­res de po­lí­ti­cas y los fun­cio­na­rios con po­der se arro­gan la fa­cul­tad de ope­rar en nom­bre de “los ne­ce­si­ta­dos”, cap­tu­ran­do la ren­ta de los sec­to­res más ac­ti­vos y com­pe­ti­ti­vos de la so­cie­dad.

Va­ya­mos al cam­po, y com­pa­re­mos lo que su­ce­dió en la Ar­gen­ti­na con lo que pa­só en Uru­guay (ya que ha­bla­mos de Bla­si­na).

En la dé­ca­da ganada, el go­bierno K en­con­tró la fór­mu­la pa­ra re­dis­tri­buir el ex­tra­or­di­na­rio ca­pi­tal ge­ne­ra­do por el agro. El ex­pe­ri­men­to se des­ma­dró, el agro ter­mi­nó as­fi­xia­do y se pa­ra­li­zó una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que sor­pren­dió a to­do el mun­do. Así lle­ga a su fin el man­da­to de CFK, ago­bia­da por fal­ta de di­vi­sas, y con to­da la so­cie­dad es­pri­me­ro pe­ran­do un inexo­ra­ble cam­bio de épo­ca.

En Uru­guay, el go­bierno iz­quier­dis­ta de Mu­ji­ca de­jó ha­cer. Es­ta se­ma­na hu­bo un even­to so­bre agri­cul­tu­ra por am­bien­tes en Om­búes de La­va­lle, un pue­blo de 2.000 ha­bi­tan­tes a me­nos de 100 ki­ló­me­tros de Co­lo­nia. El en­cuen- tro se ce­le­bró en un ho­tel nue­vo, gran­de, mo­derno y muy bo­ni­to. Su pro­pie­ta­rio es un pro­duc­tor de so­ja. Me hi­zo acor­dar a un se­ñor Con­rad Hil­ton, aquel jo­ven que fue a Te­xas du­ran­te la fie­bre del oro a po­ner un ban­co. Pe­ro no en­con­tró dón­de alo­jar­se. En­ton­ces vio el ne­go­cio de cons­truir un ho­tel. El res­to es his­to­ria…

El nue­vo ho­tel de Om­búes ocu­pó a gen­te en la cons­truc­ción, y la ocu­pa aho­ra en la aten­ción de los tu­ris­tas y via­jan­tes. Que se­rían mu­chos más si el Es­ta­do uru­gua­yo hu­bie­ra he­cho lo que sí es su fun­ción: arre­glar las ru­tas y cons­truir nue­vas.

Uru­guay es­tá lleno de em­pren­di­mien­tos que sur­gen de fuen­tes proac­ti­vas: una po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria que des­gra­va las ga­nan­cias de los nue­vos pro­yec­tos y el fo­men­to a la ins­ta­la­ción de gran­des com­ple­jos agroin­dus­tria­les. Apar­te de las fa­mo­sas plan­tas de ce­lu­lo­sa, es­tán los me­ga­tam­bos de Du­razno y Pun­ta del Es­te, hay bo­de­gas en cons­truc­ción y ex­pan­sión, feed­lots vin­cu­la­dos a gran­des pro­duc­to­res e in­clu­so fri­go­rí­fi­cos ex­por­ta­do­res de di­men­sión mun­dial. Exis­te una enor­me pro­pen­sión a in­ver­tir en ne­go­cios com­pe­ti­ti­vos, por­que si no se ga­na, no hay be­ne­fi­cio fis­cal.

En la Ar­gen­ti­na, ha­ce quin­ce años los que ga­na­ban di­ne­ro con el in­ci­pien­te boom agrí­co­la, in­ver­tían en to­da cla­se de pro­yec­tos. Des­de ca­sas (y has­ta edi­fi­cios en la ciu­dad de Ro­sa­rio), pa­san­do por fá­bri­cas de im­ple­men­tos, plan­tas de ba­lan­cea­dos, feed­lots, ar­tícu­los pa­ra el ho­gar, co­rra­lo­nes, tam­bién ho­te­les.

Hoy só­lo pue­den en­ca­rar­se los pro­yec­tos que cuen­ten con un fuer­te apa­lan­ca­mien­to en cré­di­tos es­pe­cia­les, que con­lle­van el ri­to del cor­te de cin­tas y el dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to a la “dá­di­va” del prín­ci­pe.

No va más.

El agro ter­mi­nó as­fi­xia­do, se pa­ra­li­zó una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.