Aten­di­do por sus due­ños

Cer­ca de Caf­fe­ra­ta, af­fe­ra­ta en ple­na zo­na agrí­co­la del agrí­co­la del sur­de San­ta­sur de San­ta Fe, Eze­quiel Pie­re­lla usa los gra­nos que pro­du­ce pa­ra su es­que­ma de cría y en­gor­de. Sim­ple­za y efi­cien­cia.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

¿Es po­si­ble pen­sar, con el con­tex­to ac­tual, en una ga­na­de­ría y una agri­cul­tu­ra efi­cien­te, en la mis­ma su­per­fi­cie y en el cen­tro de la zo­na nú­cleo? Sí, lo es.

Y así lo de­mues­tra la com­ple­men­ta­rie­dad pre­ci­sa y es­ta­cio­nal que ha­ce la fa­mi­lia Pie­re­lla, en la lo­ca­li­dad de Caf­fe­ra­ta, en el sur de San­ta Fe. Es­ta em­pre­sa me­dia­na y fa­mi­liar no su­bor­di­nó la agri­cul­tu­ra a la ga­na­de­ría, o vi­ce­ver­sa, co­mo nor­mal­men­te se pla­ni­fi­ca, sino que ellos en la mis­ma su­per­fi­cie ro­tan la agri­cul­tu­ra con la ga­na­de­ría.

Caf­fe­ra­ta es una lo­ca­li­dad en ple­na zo­na nú­cleo. Con su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca -que cual­quier pro­duc­tor agrí­co­la en­vi­dia­ría-, es­tá a 40 ki­ló­me­tros de Co­rral de Bus­tos (Cór­do­ba), a 50 ki­ló­me­tros de Ve­na­do Tuer­to (San­ta Fe) y, lo más des­ta­ca­do, es­tá a 200 ki­ló­me­tros del Puer­to de Ro­sa­rio. Con es­ta po­si­ción, no que­dan du­das del per­fil agrí­co­la de la zo­na.

Sin em­bar­go, los Pie­re­lla op­ta­ron por ser mix­tos en su es­ta­ble­ci­mien­to La Au­ro­ra, de 250 hec­tá­reas. Eze­quiel Pie­re­lla le cuen­ta a Cla­rín Ru­ral que su pa­dre, Eduar­do, ha­ce un buen tiem­po ad­vir­tió el

En La Au­ro­ra se ro­ta ave­na so­bre los ras­tro­jos de la so­ja y tam­bién del maíz

ries­go que sig­ni­fi­ca­ba el ne­go­cio de arren­dar cam­pos, una ac­ti­vi­dad a la que ya no se de­di­ca, y de­ci­dió que que­ría pro­du­cir es­ta­ble­men­te. El pro­duc­tor si­gue y di­ce que su pa­dre “siem­pre hi­zo al­go de ga­na­de­ría en es­te cam­po, des­de la dé­ca­da de los 80, pe­ro era so­la­men­te un en­gor­de a co­rral con al­gu­nos ani­ma­les”.

Lue­go de la decisión em­pre­sa­ria de ser pro­duc­to­res agrí­co­las y ga­na­de­ros, la em­pre­sa co­men­zó a cam­biar el ma­ne­jo y a in­ten­si­fi­car­lo. De es­ta for­ma, die­ron ese pri­mer pa­so cla­ve en la re­duc­ción del ries­go pro­duc­ti­vo.

Pie­re­lla ex­pli­ca las ba­ses de es­te plan­teo. “Se ba­sa en una agri­cul­tu­ra de ve­rano, con cul­ti­vos de maíz y so­ja, y una ga­na­de­ría ex­ten­si­va de in­vierno que pas­to­rea ver­deos in­ver­na­les (ave­na), sem­bra­da so­bre el rastrojo del cul­ti­vo de ve­rano. El res­to del año, so­lo una par­te de la ha­cien­da que­da a cam­po y otra par­te es­tá en­ce­rra­da. Con es­te mo­de­lo nos co­me­mos to­do el maíz que pro­du­ci­mos, con la su­ple­men­ta­ción, a la que tam­bién le agre­ga­mos des­car­te de la in­dus­tria del ma­ní”, ex­pli­ca el pro­duc­tor so­bre có­mo aco­mo­da­ron las pro­duc­cio­nes a la es­ta­cio­na­li­dad. Ac­tual­men­te, el es­que­ma tie­ne 365 va­cas de cría y 730 ca­be­zas en en­gor­de.

Es­ta op­ti­mi­za­ción en el ma­ne­jo que lo­gra­ron los Pie­re­lla los des­ta­ca y los ha­ce una em­pre­sa fle­xi­ble fren­te a la in­cer­ti­dum­bre ac­tual del ne­go­cio.

Es­to se per­ci­be cuan­do se va lle­gan­do a La Au­ro­ra, co­mo lo hi­zo

Cla­rín Ru­ral. Allí, mien­tras mu­chos cam­pos es­ta­ban sin pro­duc­ción, con bar­be­chos lar­gos (lim­pios y su­cios de ma­le­zas) a la espera de los cul­ti­vos de ve­rano, los Pie­re­lla tie­nen un cam­po siem­pre ver­de que apro­ve­cha al má­xi­mo los re­cur­sos que pro­veen sus sue­los “cla­se 1”, que tie­nen al­tí­si­mo po­ten­cial pa­ra ha­cer cual­quier ac­ti­vi­dad.

El es­ta­ble­ci­mien­to tie­ne siem­pre sem­bra­das 50 hec­tá­reas de al­fal­fa, que fun­cio­nan co­mo un amor­ti­gua­dor ali­men­ta­rio si es que hay al­gún pro­ble­ma téc­ni­co con el re­cur­so prin­ci­pal del mo­men­to. En el ve­rano, a es­ta su­per­fi­cie se su­man cien hec­tá­reas de so­ja y cien de maíz. Es­tas 200 hec­tá­reas, en el in­vierno es­ta­rán com­ple­ta­men­te sem­bra­das con ave­na (Ver Re­cua­dro).

La siem­bra de es­te ce­real in­ver­nal so­bre maíz, co­men­ta Pie­re­lla, se ha­ce en di­ciem­bre, al vo­leo, con una má­qui­na hí­bri­da y adap­ta­da. “Es un mos­qui­to con un ca­jón fer­ti­li­za­dor. Lo ha­ce­mos pa­ra que a

El cam­po tie­ne su pro­pia pro­duc­ción de ter­ne­ros pe­ro, ade­más, com­pran

la co­se­cha de maíz ya ha­ya fo­rra­je dis­po­ni­ble pa­ra el des­te­te de los ter­ne­ros y las pri­me­ras eta­pas de la re­cría, que tam­bién es­ta­rán su­ple­men­ta­das. Las otras cien hec­tá­reas se sem­bra­rán al co­se­char­se la so­ja y apor­ta­rán el fo­rra­je pa­ra el final de la ges­ta­ción de la va­ca de cría y las pa­ri­cio­nes, co­mo lo es­tán ha­cien­do en es­te mo­men­to”.

De acuer­do a Pie­re­lla, hay tres cla­ras for­ta­le­zas de­trás de su plan­teo ga­na­de­ro. “Hay ba­ja in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra -di­ce-: por ejem­plo, los co­me­de­ros pa­ra la re­cría la ha­ce­mos con rue­das de trac­tor o son vie­jas agua­das que ex­tra­ji­mos del in­te­rior del cam­po; es­to nos per­mi­te que to­do sea mo­vi­ble y api­la­ble, ade­más de que los en­cie­rres es­tán he­chos con pi­que­tes y bo­ye­ros, con lo cual siem­pre es fac­ti­ble agran­dar y achi­car esa su­per­fi­cie, se­gún la can­ti­dad de ani­ma­les”.

La re­cría y la ter­mi­na­ción se ra­cio­na to­dos los días, con maíz y cás­ca­ra de ma­ní, que se con­si­gue ba­ra­ta por la cer­ca­nía a la zo­na ma­ni­ce­ra cor­do­be­sa.

“Hoy, la cás­ca­ra es una fuen­te de fi­bra más ba­ra­ta que un ro­llo de al­fal­fa. Al ro­llo hay que fle­tar­lo lo des­de otra zo­na más ale­ja­da y

con los pre­cios en­ca­re­ci­dos de los combustibles, el ro­llo tie­ne ma­yor im­pac­to so­bre nues­tros cos­tos ac­tua­les”, afir­ma el pro­duc­tor.

“Eduar­do tu­vo la ven­ta­ja de que su hi­jo le sa­lió un ga­na­de­ro apa­sio­na­do y que va to­dos los días al cam­po pa­ra tra­ba­jar. Y, en un sis­te­ma tan in­ten­si­vo co­mo és­te, se ne­ce­si­ta mu­cho ma­ne­jo, pe­ro ma­ne­jo que im­pli­ca pre­sen­cia per­ma­nen­te en el lo­te”, des­ta­ca Juan Pa­blo Ioe­le, ase­sor de IN­TA Co­rral de Bus­tos y quien brin­da ase­so­ra­mien­to agrí­co­la a los Pie­re­lla.

Se­gún el ase­sor, es­te plan­teo tam­bién se des­ta­ca por­que echa por tie­rra al­gu­nos con­cep­tos arrai­ga­dos de la agri­cul­tu­ra en siem­bra di­rec­ta. “Acá es­tán ha­cien­do un ver­deo de in­vierno cuan­do siem­pre en es­ta zo­na se ha­bló de ha­cer un bar­be­cho lim­pio de in­vierno pa­ra no con­su­mir agua. Hoy, lue­go de los ex­ce­sos del ve­rano, el agua so­bra”, apun­ta Ioe­le.

Co­mo otro de los pi­la­res, di­ce el ase­sor: “Man­te­ner un sis­te­ma de ba­ja in­ver­sión tam­bién es un de­sa­fío, ya que la ten­ta­ción por agre­gar es­truc­tu­ra e in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra ha­cer to­do un sis­te­ma más sen­ci­llo es muy gran­de”. Al res­pec­to, con­clu­ye pon­de­ran­do la im­por­tan­cia del tra­ba­jo y el im­pac­to de es­to so­bre los cos­tos, “cuan­do el due­ño del cam­po es quien car­ga el mi­xer pa­ra ha­cer la ra­ción, el que se­lec­cio­na a los ani­ma­les y los sube a la jau­la pa­ra ven­der­los y el que tam­bién los eli­ge pa­ra com­prar­los o el que de­ci­de los si­tios de pas­to­reo, son to­dos pe­que­ños ma­ne­jos que ha­cen que el sis­te­ma sea efi­cien­te y más ren­ta­ble”.

Ba­ja es­truc­tu­ra. Con rue­das de trac­tor, en La Au­ro­ra adap­ta­ron los co­me­de­ros pa­ra la su­ple­men­ta­ción de la re­cría .

El ojo del amo. Eze­quiel Pie­re­lla, due­ño del cam­po, en el co­rral de ter­mi­na­ción. Los ani­ma­les sa­len gor­dos con 300 ki­los.

Al­fal­fa. La le­gu­mi­no­sa sir­ve de re­ser­va an­te pro­ble­mas con otros ali­men­tos.

Ave­na. Son 200 hec­tá­reas so­bre so­ja y maíz. Lue­go de és­te, se siem­bra al vo­leo.

Ra­ción. La cás­ca­ra de ma­ní, pi­ca­da (izq.,) y mo­li­da (der.), es par­te cla­ve de la die­ta.

A re­par­tir. En el gal­pón guar­dan ali­men­tos en si­los de cha­pa, el trac­tor y el mi­xer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.