¡Cui­da­do!: lo ba­ra­to pue­de sa­lir muy ca­ro

El fi­to­pa­tó­lo­go de la FAU­BA Mar­ce­lo Car­mo­na ad­vier­te so­bre el im­pac­to de re­du­cir las do­sis de los fun­gi­ci­das.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DE LOS RINDES -

Los pro­duc­to­res tie­nen que afi­nar ca­da vez más el lápiz pa­ra po­der ob­te­ner la ma­yor ren­ta­bi­li­dad po­si­ble en los cul­ti­vos que siem­bren en es­ta cam­pa­ña 2015/16, por­que los al­tos cos­tos pro­duc­ti­vos y la ba­ja en el pre­cio de los gra­nos han pues­to a los cha­ca­re­ros con­tra las cuer­das.

Por eso, es fun­da­men­tal ajus­tar el ma­ne­jo agro­nó­mi­co y ser más efi­cien­tes en ca­da decisión.

En es­te sen­ti­do, uno de los pun­tos que el pro­duc­tor de­be te­ner en cuen­ta es la pro­tec­ción del cul­ti­vo, un in­su­mo que es­te año so­bre­sa­le por­que ha si­do ca­te­go­ri­za­do co­mo “Ni­ño” ca­si en for­ma unánime por la ma­yo­ría de los cli­ma­tó­lo­gos del mun­do, re­cor­dó Mar­ce­lo Car­mo­na, fi­to­pa­tó­lo­go de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res (FAU­BA).

“La ma­yor tem­pe­ra­tu­ra in­ver­nal, y los ex­ce­sos de llu­via re­per­cu­ten y lo se­gui­rán ha­cien­do so­bre va­rios as­pec­tos del con­trol quí­mi­co con fun­gi­ci­das”, sos­tu­vo.

En con­cre­to, an­te las co­pio­sas llu­vias que se pro­nos­ti­can se pue­de dar ma­yor se­ve­ri­dad de ata­que de pa­tó­ge­nos que da­ñan la par­te aé­rea (de­bi­do a la ma­yor hu­me­dad del ca­no­peo) y más ho­ras de mo­ja­do pre­dis­po­nen­tes, ma­yor nú­me­ro de ci­clos de in­fec­ción, au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la can­ti­dad de es­po­ras de ca­da po­bla­ción, ma­yor va­ria­bi­li­dad y, por to­do ello, ma­yor pe­li­gro de re­sis­ten­cia a mo­lé­cu­las

En es­te con­tex­to, Car­mo­na qui­so de­jar en cla­ro su pos­tu­ra so­bre la di­fu­sión de una prác­ti­ca agro­nó­mi­ca que tie­ne que ver con ba­jar la do­sis de fun­gi­ci­das en es­te tiem­po de cri­sis eco­nó­mi­ca.

“Lla­ma la aten­ción la di­fu­sión de una re­co­men­da­ción que se es­tá ge­ne­ra­li­zan­do y que con­sis­te en usar mi­tad de do­sis de mar­be­te co­mer­cial de fun­gi­ci­das, es­pe­cial­men­te en cul­ti­vos de ce­ba­da y trigo pa­ra fre­nar las ex­plo­sio­nes tem­pra­nas de man­chas fo­lia­res y ro­ya na­ran­ja”, in­di­có el es­pe­cia­lis­ta. Prin­ci­pal­men­te, con­ti­nuó, pa­ra el ca­so de la di­vi­di­das, de­be ne­ce­sa­ria­men­te ce­ba­da cer­ve­ce­ra, exis­te una fir­me ser com­pro­ba­da cien­tí­fi­ca­men­te re­co­men­da­ción de ba­jar a la mi­tad en la­bo­ra­to­rio y a cam­po an­tes de la do­sis de fun­gi­ci­das for­mu­la­dos a ser re­co­men­da­da, y siem­pre den­tro ba­se de car­bo­xa­mi­das en mez­clas de un pro­gra­ma de ma­ne­jo in­te­gra­do pa­ra el con­trol del hon­go Ra­mu­la­ria que im­pli­que mo­ni­to­reo de (cau­san­te del sal­pi­ca­do ne­cró­ti­co), la re­sis­ten­cia de la po­bla­ción de ce­pas es­pe­cial­men­te en re­gio­nes en la re­gión, uso de va­rie­da­des don­de es­te pa­tó­geno es­tá pre­sen­te re­sis­ten­tes, ro­ta­ción de cul­ti­vos, en ras­tro­jos y se­mi­llas a con­se­cuen­cia tra­ta­mien­to de se­mi­llas efec­ti­vo, de epi­de­mias pre­vias. y prác­ti­cas cul­tu­ra­les, en­tre otras

En es­ta lí­nea, la re­co­men­da­ción me­di­das”. de apli­car la mi­tad de do­sis o apli­car El gran ries­go que exis­te de la do­sis di­vi­di­da, se­gún Car­mo­na, ge­ne­rar re­sis­ten­cia con­cre­ta a es par­te del ar­te de se­du­cir y cam­po, ex­pli­có Car­mo­na, que­dó pro­po­ner com­pli­ci­dad am­plia­men­te de­mos­tra­do a los an­te la pro­duc­to­res en uti­li­za­ción de las me­dio de una mis­mas mo­lé­cu­las cri­sis eco­nó­mi­ca her­bi­ci­das fi­nan­cie­ra con sub­do­sis y inédita, sos­la­yan­do do­sis cre­cien­tes los prin­ci­pios del ma­ne­jo en un mis­mo lo­te du­ran­te años, in­te­gra­do de en­fer­me­da­des con la con la con­se­cuen­te ac­tual fal­ta de fal­sa idea de ba­jar cos­tos sin per­der ren­ta­bi­li­dad an­te el ma­ne­jo de ma­le­zas efi­cien­cia y ren­ta­bi­li­dad. re­sis­ten­tes.

“Es más una re­co­men­da­ción psi­co­ló­gi­ca “Se de­ja cons­tan­cia de que el que téc­ni­ca, que bus­ca la em­pleo de sub­do­sis (es de­cir, por tran­qui­li­dad so­lo en mi­ras de un de­ba­jo de lo recomendado), aun su­pues­to aho­rro de cos­tos y una en mez­clas de prin­ci­pios ac­ti­vos, ma­yor ren­ta­bi­li­dad”, re­fi­rió. lle­va a au­men­tar el ries­go de ge­ne­rar

Asi­mis­mo, acla­ró que “cual­quier re­sis­ten­cia a esos fun­gi­ci­das me­di­da que sig­ni­fi­que dis­mi­nuir que se uti­li­cen”, con­clu­yó el tra­ba­jo do­sis o ha­cer apli­ca­cio­nes ela­bo­ra­do por el es­pe­cia­lis­ta. t

El em­pleo de las sub­do­sis au­men­ta el ries­go de ge­ne­rar re­sis­ten­cia

Es­ta prác­ti­ca (sub­do­sis) es re­co­men­da­da por al­gu­nos en ce­ba­da y trigo (arri­ba) pa­ra fre­nar las ex­plo­sio­nes tem­pra­nas de man­chas fo­lia­res y ro­ya na­ran­ja.

Apli­ca­ción.

El es­pe­cia­lis­ta Mar­ce­lo Car­mo­na des­ta­có que el em­pleo de sub­do­sis lle­va a au­men­tar el ries­go de ge­ne­rar re­sis­ten­cia a los fun­gi­ci­das que se uti­li­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.