Ba­rrick, VW, el Pa­pa y el agro

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Las bue­nas prác­ti­cas no de­ben con­ver­tir­se en una mu­le­ti­lla del sec­tor

Tres acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos días qui­zá no ha­yan re­ci­bi­do su­fi­cien­te aten­ción, por­que pa­re­cen aje­nos al sec­tor agro­pe­cua­rio. Sin em­bar­go, los une un de­no­mi­na­dor co­mún: la cues­tión am­bien­tal, una de las tri­bu­la­cio­nes con las que tie­ne que li­diar el cam­po, que se ha con­ver­ti­do en un po­lo de atrac­ción de los au­to­de­no­mi­na­dos eco­lo­gis­tas.

El pri­mer even­to fue el de­rra­me de cia­nu­ro en la mi­na Ve­la­de­ro, don­de la com­pa­ñía ca­na­dien­se Ba­rrick Gold ex­trae oro y co­bre. Aun cuan­do sea muy po­co pro­ba­ble que la con­ta­mi­na­ción ge­ne­ra­da im­pli­que al­gún ries­go pa­ra la po­bla­ción (la ciu­dad de Já­chal, la más cer­ca­na, es­tá a 150 ki­ló­me­tros; y ex­per­tos in­de­pen­dien­tes se­ña­lan que el cia­nu­ro se des­com­po­ne rá­pi­da­men­te en com­pues­tos no tó­xi­cos), es to­tal­men­te inad­mi­si­ble el ma­ne­jo de la cri­sis.

Los res­pon­sa­bles de la mi­na no die­ron cuen­ta del pro­ble­ma en tiem­po y for­ma, y en apa­ren­te com­pli­ci­dad con las au­to­ri­da­des es­con­die­ron la ba­su­ra de­ba­jo de la mon­ta­ña. Si bien la em­pre­sa ter­mi­nó se­pa­ran­do a quin­ce fun­cio­na­rios, fue evi­den­te la de­sidia por ac­ción y omi­sión.

Ba­rrick Gold es­tá en la mi­ra de los ver­des des­de ha­ce tiem­po. Sus di­rec­ti­vos lo sa­ben, y ha­cen cons­tan­tes es­fuer­zos por mos­trar sus ac­cio­nes en fa­vor del me­dio am­bien­te. Pe­ro al­guien de­jó la ca­ni­lla abier­ta, otro no cam­bió un cue­ri­to, y al­guno se ol­vi­dó de po­ner el ta­pón. Im­per­do­na­ble.

No es­ta­mos fren­te a una ca­tás­tro­fe am­bien­tal. Es­ta­mos fren­te a una ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca y so­cial: el ejér­ci­to de ac­ti­vis­tas am­bien­ta­les, don­de mi­li­tan, en­tre otros, po- lí­ti­cos, mé­di­cos y abo­ga­dos ávi­dos de po­pu­la­ri­dad, se en­con­tró con la me­sa ser­vi­da.

El se­gun­do even­to fue afue­ra, pe­ro tam­bién im­pac­ta por­que tam­bién ero­sio­na la con­fian­za de la co­mu­ni­dad. La au­to­mo­triz ale­ma­na Volks­wa­gen al­te­ró la compu­tado­ra de sus au­tos die­sel, de mo­do de que no se pu­die­ran de­tec­tar las emi­sio­nes reales. El he­cho fue des­cu­bier­to por la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal (EPA) de los Es­ta­dos Uni­dos.

La ac­ción de la em­pre­sa ca­yó un 30 por cien­to en po­cas ho­ras, an­te la ne­ce­si­dad de pre­vi­sio­nar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra co­rre­gir el pro­ble­ma y pa­gar mul­tas equi­va­len­tes al va­lor de los au­tos ven­di­dos. El asun­to no es­tá ter­mi­na­do: el su­na­mi arras­tró las ac­cio­nes de Pors­che (prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de Volks­wa­gen) y la li­gó tam­bién BMW.

Hay un es­tu­dio que di­ce que las Com­pa­ñías que ha­cen frau­de son cas­ti­ga­das por el mercado por has­ta sie­te ve­ces los cos­tos le­ga­les del mis­mo.

El ter­cer acon­te­ci­mien­to ha si­do la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co a los Es­ta­dos Uni­dos, tras su pe­ri­plo por Cu­ba, y en par­ti­cu­lar su im­po­nen­te dis­cur­so en el Ca­pi­to­lio. El San­to Pa­dre no de­jó pa­sar el te­ma am­bien­tal, evo­can­do su re­cien­te en­cí­cli­ca Lau­da­to Si. Y una vez más, hi­zo cen­tro en la ne­ce­si­dad de que la aca­de­mia, la cien­cia y la tec­no­lo­gía se pon­gan al ser­vi­cio de la ca­sa de to­dos.

Es­tos even­tos son aus­pi­cio­sos pa­ra el cam­po ar­gen­tino. En no­viem­bre, una de­le­ga­ción li­de­ra­da por Ex­po-Agro irá nue­va­men­te a Agri­tech­ni­ka, en Han­no­ver. Otra opor­tu­ni­dad pa­ra ex­pli­car y ex­hi­bir có­mo en es­tas pam­pas se es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la for­ma de pro­du­cir ali­men­tos. Y que a los enor­mes be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de la siem­bra di­rec­ta y otras tec­no­lo­gías que “ali­via­nan” la agri­cul­tu­ra, tam­bién im­pli­can avan­ces en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Me­nos emi­sio­nes, más car­bono se­cues­tra­do en los sue­los, bio­com­bus­ti­bles a par­tir de al­mi­dón y acei­te ve­ge­tal, sis­te­mas de al­ma­ce­na­je fle­xi­bles que evi­tan la ele­va­ción de mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos. Es la par­te de la co­pa me­dio lle­na. Ya sa­be­mos to­do lo que fal­ta.

Pe­ro sa­be­mos tam­bién aho­ra que no hay lu­gar pa­ra erro­res. Que hay mu­cha ig­no­ran­cia al ace­cho, aga­za­pa­da pa­ra sa­lir al cru­ce de cual­quier des­via­ción.

La agri­cul­tu­ra cons­cien­te y las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las no de­ben con­ver­tir­se en una mu­le­ti­lla pa­ra sa­car­se el sa­yo. So­mos to­dos res­pon­sa­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.