Es el mo­men­to de pro­te­ger al trigo con­tra el fu­sa­rium

Los con­se­jos del es­pe­cia­lis­ta de la UBA Mar­ce­lo Car­mo­na.

Clarin - Rural - - Tapa - Mar­ce­lo Car­mo­na Fi­to­pa­tó­lo­go (UBA) No­ta de la Re­dac­ción: par­ti­ci­pa­ron de es­te tra­ba­jo Nor­ma For­men­to y Mer­ce­des Scan­dia­ni.

La fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga del trigo (FET), cau­sa­da por es­pe­cies del gé­ne­ro Fu­sa­rium, ocu­rre en to­das las re­gio­nes ce­rea­le­ras del mun­do. Du­ran­te mu­chos años se con­si­de­ró co­mo una en­fer­me­dad se­cun­da­ria en Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, el au­men­to de su fre­cuen­cia de apa­ri­ción y se­ve­ri­dad en to­do el Cono Sur, la con­vir­tió en unas de las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des del trigo. Y es­ta cam­pa­ña es ca­rac­te­ri­za­da por ca­si to­dos los Ins­ti­tu­tos que es­tu­dian la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca co­mo año Ni­ño y es por ello que en al­gu­nas re­gio­nes la pro­ba­bi­li­dad de ata­que pue­de ser al­ta.

El pro­ble­ma se des­ta­ca prin­ci­pal­men­te en las re­gio­nes de cli­ma hú­me­do y de al­tas tem­pe­ra­tu­ras, coin­ci­dien­do con los es­ta­dios de floración. Las epi­de­mias ge­ne­ral­men­te es­tán aso­cia­das a pe­río­dos de mo­ja­do de la es­pi­ga pro­lon­ga­dos (ma­yo­res a 48 ho­ras) du­ran­te la an­te­sis, ex­ten­dién­do­se has­ta la for­ma­ción de grano le­cho­so.

Los sín­to­mas de la en­fer­me­dad son fá­cil­men­te diag­nos­ti­ca­dos me­dian­te la ob­ser­va­ción del blan­quea­do de las es­pi­gas y es­pi­gui­llas y por la for­ma­ción de los sig­nos del pa­tó­geno en for­ma de una ma­sa ro­sa­da sal­món so­bre las es­truc­tu­ras flo­ra­les.

Es­ta gra­ve en­fer­me­dad, que re­du­ce el ren­di­mien­to y la ger­mi­na­ción de la se­mi­lla, es ade­más pe­li­gro­sa por­que afec­ta la ca­li­dad ali­men­ta­ria del grano y de sus sub­pro­duc­tos, de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción con mi­co­to­xi­nas, que son un ries­go pa­ra la sa­lud hu­ma­na y ani­mal.

Los da­ños cau­sa­dos por la en­fer­me­dad son una mar­ca­da re­duc­ción del ren­di­mien­to de gra­nos, dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad co­mer­cial del grano (grano fu­sa­rio­so = grano da­ña­do) y re­duc­ción de po­der ger­mi­na­ti­vo y del vi­gor de la se­mi­llas.

De las en­fer­me­da­des de los ce­rea­les in­ver­na­les, la FET es la que pre­sen­ta las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de con­trol y por lo tan­to es un per­ma­nen­te de­sa­fío pa­ra fi­to­me­jo­ra­do­res y fi­to­pa­tó­lo­gos.

El au­men­to de la fre­cuen­cia y de da­ños di­rec­tos cau­sa­dos es­ta­ría aso­cia­do al cam­bio cli­má­ti­co re­gio­nal, mo­no­cul­ti­vo, ma­yor área sem­bra­da con es­pe­cies sus­cep­ti­bles, siem­bra di­rec­ta y la po­ca ro­ta­ción.

Por lo tan­to, el ca­len­ta­mien­to glo­bal y las ma­yo­res pre­ci­pi­ta­cio­nes, su­ma­do a la inexis­ten­cia de cul­ti­va­res to­le­ran­tes o re­sis­ten­tes y a la ba­ja efi­cien­cia de con­trol quí­mi­co, exi­gen una bús­que­da in­me­dia­ta de una so­lu­ción.

El pro­ce­so in­fec­cio­so de las en­fer­me­da­des fún­gi­cas de las plan­tas y su epi­de­mio­lo­gía de­pen­de, en­tre otros fac­to­res, de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas fa­vo­ra­bles.

Pa­ra la FET, co­no­cer el am­bien­te es de fun­da­men­tal im­por­tan­cia, ya que es el pro­ta­go­nis­ta directo más re­la­cio­na­do con la se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad. Pa­ra es­ti­mar sus va­lo­res exis­ten mo­de­los que han si­do desa­rro­lla­dos en Ar­gen­ti­na.

Una de las he­rra­mien­tas más prác­ti­cas, fá­ci­les y úti­les con que cuen­tan los pro­duc­to­res y ase­so­res es la con­sul­ta de los ma­pas de ries­go de la FET en la re­gión pam­pea­na, ela­bo­ra­dos por el Ins­ti­tu­to de Cli­ma y Agua del IN­TA Cas­te­lar. Allí, con los da­tos de pre­dic­ción de los mo­de­los, se dia­gra­man los ma­pas de ries­go.

Pa­ra ca­da su­bre­gión tri­gue­ra y por fe­cha de es­pi­ga­zón, los lu­nes, miér­co­les y vier­nes se con­fec­cio­nan ma­pas pre­sen­tan­do la dis­tri­bu­ción es­pa­cial del gra­do de ries­go es­ti­ma­do (ro­jo, ama­ri­llo y ver­de). Pa­ra va­rios si­tios y fe­chas de es­pi­ga­zón se gra­fi­ca la evo­lu­ción del Ín­di­ce de Fu­sa­rium de la cam­pa­ña.

De acuer­do a las pro­ba­bi­li­da­des de in­fec­ción ana­li­za­das con los mo­de­los am­bien­ta­les y si és­tos dan zo­na de ries­go de in­fec­ción ro­jo y even­tual­men­te ama­ri­llo, se cuen­ta con ma­yor cer­ti­dum­bre pa­ra de­ci­dir el con­trol quí­mi­co.

La pro­tec­ción quí­mi­ca con­tra es­ta en­fer­me­dad se ba­sa en el uso de fun­gi­ci­das pro­tec­to­res, que evi­ten prin­ci­pal­men­te la en­tra­da del pa­tó­geno, anu­lan­do la in­fec­ción cuan­do las es­po­ras del hon­go se de­po­si­tan so­bre las an­te­ras ex­pues­tas.

El fu­sa­rium afec­ta la ca­li­dad ali­men­ta­ria del grano y de sus sub­pro­duc­tos

Al ro­jo vi­vo. Las al­tas pre­ci­pi­ta­cio­nes mantendrán aler­tas a los pro­duc­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.