Los Gro­bo ven­dió en Uru­guay

Clarin - Rural - - 7 días por el campo - Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@clarin.com

Gro­bo­co­pa­tel, en el cam­bio. El lu­nes pa­sa­do, en Mon­te­vi­deo, el Gru­po Los Gro­bo, que li­de­ra Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel, con­clu­yó el pro­ce­so de ven­ta de su ne­go­cio agrí­co­la en Uru­guay.

La pa­ta uru­gua­ya de Los Gro­bo era la em­pre­sa ADP (Agro­ne­go­cios del Pla­ta), en la que el gru­po ar­gen­tino es­ta­ba aso­cia­do con el pro­duc­tor uru­gua­yo Mar­cos Gui­gou, quien con un gru­po de so­cios ad­qui­rió la par­ti­ci­pa­ción de los ar­gen­ti­nos.

ADP, con ba­se en la ciu­dad de Do­lo­res, de­par­ta­men­to de So­riano (ve­cino a En­tre Ríos), fue una de las com­pa­ñías pro­ta­go­nis­tas del “boom” agrí­co­la que vi­vió el ve­cino país en la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo y cre­ció has­ta con­ver­tir­se en una fir­ma in­te­gra­da des­de la ven­ta de in­su­mos has­ta la ex­por­ta­ción, pa­san­do por la siem­bra.

Hoy, cuan­do el ne­go­cio de la agri­cul­tu­ra en Uru­guay ya no re­lu­ce co­mo an­tes, gol­pea­do por la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les y por pro­ble­mas pro­duc­ti­vos de­ri­va­dos de sue­los que, sal­vo al­gu­nas zo­nas, son me­nos vir­tuo­sos que en la Ar­gen­ti­na, ADP siem­bra cer­ca de 50.000 hec­tá­reas, de las cua­les ca­si 40.000 son de so­ja.

En ese con­tex­to, am­bos so­cios tu­vie­ron vi­sio­nes dis­tin­tas so­bre có­mo de­bía se­guir la com­pa­ñía. Gui­gou pre­ten­día in­cor­po­rar a sus hi­jos, pa­ra que pu­die­ran desa­rro­llar su po­ten­cial, en un con­tex­to de em­pre­sa fa­mi­liar, mien­tras que Los Gro­bo apun­ta­ban a te­ner una fir­ma con un ge­ren­cia­mien­to que no fue­ra ejer­ci­do por los ac­cio­nis­tas.

Ho­ra­cio Bu­sa­ne­llo, CEO del Gru­po Los Gro­bo, lo ex­pli­có así a Cla­rín Ru­ral: “Co­mo la re­la­ción es muy bue­na, desa­rro­lla­mos un pro­ce­so de ‘buy or sell’ (com­pra o ven­ta), con tiem­pos y pro­ce­sos acor­da­dos en­tre las par­tes, de ma­ne­ra que una de las dos se que­da­ra con el 100% de la com­pa­ñía”.

Así las co­sas, Gui­gou y Los Gro­bo se en­fren­ta­ron a un pro­ce­so en el cual el que ofre­cía más se que­da­ba con el 100%. “Mar­cos ofre­ció un ma­yor va­lor y ge­ne­ró un de­re­cho de com­pra de to­das las ac­cio­nes. Ese pro­ce­so se cum­plió en un 100% el lu­nes pa­sa­do”, de­ta­lló Bu­sa­ne­llo.

La di­fe­ren­cia de pun­tos de vis­ta se zan­jó de ma­ne­ra muy ci­vi­li­za­da. Y des­de el gru­po ar­gen­tino lo re­su­men así: “Ha si­do un or­gu­llo pa­ra no­so­tros tra­ba­jar con Mar­cos en la cons­truc­ción de una em­pre­sa que es si­nó­ni­mo de de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en el agro. Le de­sea­mos el me­jor de los éxi­tos y es­ta­mos se­gu­ros que va­mos a se­guir ha­cien­do co­sas jun­tos con él. Es­tra­té­gi­ca­men­te, Uru­guay es im­por­tan­te pa­ra el gru­po y es­ta­mos ana­li­zan­do la me­jor op­ción pa­ra desa­rro­llar nues­tro mo­de­lo allí”, ce­rró Bu­sa­ne­llo.

Des­de Uru­guay, Gui­gou ex­pli­có que “con­ti­nua­rá im­pul­san­do el cre­ci­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to de la agri­cul­tu­ra uru­gua­ya a tra­vés de la in­ver­sión en tec­no­lo­gía y co­no­ci­mien­to, con el ob­je­ti­vo de al­can­zar ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad que per­mi­tan su­pe­rar los desafíos que pre­sen­ta la economía mun­dial”.

El he­cho su­ce­de en un con­tex­to en el cual el gru­po ar­gen­tino vie­ne re­es­truc­tu­ran­do sus ne­go­cios, re­du­cien­do su par­ti­ci­pa­ción en la ac­ti­vi­dad de siem­bra, tam­bién en la Ar­gen­ti­na y en Brasil, y ex­pan­dien­do sus in­ver­sio­nes en la eta­pa del ela­bo­ra­ción de ali­men­tos y ven­ta de in­su­mos. En Ar­gen­ti­na, tie­ne mo­li­nos ha­ri­ne­ros y una fá­bri­ca de pas­tas, en Chi­vil­coy, ade­más de la com­pa­ñía de in­su­mos Agro­fi­na, con la que vie­ne cre­cien­do fuer­te en el ne­go­cio de los agro­quí­mi­cos.

Brasil: ¿prohi­bir la so­ja de se­gun­da?

Tam­bién en Brasil la agri­cul­tu­ra es­tá en épo­ca de tran­si­ción . Allí, los cos­tos de pro­duc­ción son más al­tos que en la Ar­gen­ti­na, y no só­lo por los sue­los me­nos fér­ti­les y los fle­tes más lar­gos, sino tam­bién por un cli­ma que po­ten­cia los pro­ble­mas de pla­gas y en­fer­me­da­des. Más allá de al­gún res­pi­ro que vie­ne apor­tan­do re­cien­te­men­te la de­va­lua­ción del Real, la mo­ne­da bra­si­le­ña, fren­te al dó­lar, los nú­me­ros de la agri­cul­tu­ra bra­si­le­ña es­tán com­pli­ca­dos. En ese con­tex­to, hay mu­chos pro­duc­to­res preo­cu­pa­dos en el es­ta­do de Pa­ra­ná, ve­cino a la Ar­gen­ti­na, por una ini­cia­ti­va que pro­po­ne prohi­bir la siem­bra de so­ja de se­gun­da pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción de una en­fer­me­dad que ha­ce es­tra­gos en Brasil: la ro­ya de la so­ja. La ro­ya es una en­fer­me­dad que se po­ten­cia en zo­nas en las cua­les hay un al­to por­cen­ta­je de lo­tes sem­bra­dos con so­ja so­bre so­ja, ra­zón por la cual al­gu­nos téc­ni­cos del EMBRAPA (si­mi­lar el IN­TA ar­gen­tino) pro­pu­sie­ron co­mo so­lu­ción prohi­bir la siem­bra de so­ja lue­go de otra so­ja; es de­cir, una es­pe­cie de so­ja de in­vierno, co­mún en la zo­na. Un gru­po de le­gis­la­do­res de Pa­ra­ná, el se­gun­do es­ta­do en im­por­tan­cia en la pro­duc­ción de so­ja en Brasil, to­mó el te­ma y pre­sen­tó un pro­yec­to de ley, que aho­ra se es­tá dis­cu­tien­do en el par­la­men­to es­ta­tal. Los crí­ti­cos de la ini­cia­ti­va di­cen que, de apro­bar­se, se­ría un du­ro gol­pe pa­ra la economía de los pro­duc­to­res y de mu­chas co­mu­ni­da­des que es­tán es­tre­cha­men­te vin­cu­la­das al ne­go­cio agrí­co­la.

Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel. Ti­tu­lar de Los Gro­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.