El rui­do de los me­ta­les

Clarin - Rural - - La columna de la semana - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

El cam­po, nue­va­men­te, cum­pli­rá el pa­pel de sa­car las pa­pas del fue­go.

Se asis­te a un fin de ci­clo po­lí­ti­co y lo que vie­ne se­rá di­fe­ren­te. Ga­ne quien ga­ne, y aun cuan­do el kirch­ne­ris­mo ha­rá lo que pue­da pa­ra con­ser­var es­pa­cios de po­der, en un par de me­ses arran­ca­rá otra his­to­ria. Una his­to­ria en la que el cam­po, nue­va­men­te, cum­pli­rá el pa­pel de sa­car las pa­pas del fue­go.

Na­die pue­de ser tan ne­cio co­mo pa­ra no en­ten­der­lo. Ni si­quie­ra el “ofi­cia­lis­mo”, que si ga­na de­ja­rá de ser­lo. Por­que no va a ri­far la ca­rre­ra en el pri­mer co­do. Hay su­fi­cien­tes sín­to­mas de que así se­rá.

El pro­pio Ju­lián Domínguez, que sue­na pa­ra car­gos de al­to ran­go si triun­fa Scio­li, di­jo es­ta se­ma­na que hay que eli­mi­nar las re­ten­cio­nes y los ROEs pa­ra trigo y maíz. Es más que un dis­cur­so de cam­pa­ña.

Has­ta Ki­ci­llof con­fe­só a gen­te del sec­tor que él era par­ti­da­rio de ha­cer­lo, pe­ro CFK no po­día ce­der en su pe­lea con el cam­po.

Ne­ce­dad que le hi­zo su­frir una in­sen­sa­ta pér­di­da de di­vi­sas, po­nien­do en ries­go la sa­lud ma­cro­eco­nó­mi­ca en el final de su man­da­to.

Has­ta el año pa­sa­do, qui­tar los de­re­chos de ex­por­ta­ción y li­be­rar el co­mer­cio per­mi­tía re­cu­pe­rar ren­ta­bi­li­dad. Hoy es una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa, pa­ra sa­lir de la zo­na ro­ja, don­de no hay cul­ti­vo ni pro­duc­tor que se sal­ve. El mun­do ya no es lo que era.

Es­tos son tiem­pos du­ros en el ne­go­cio de los commodities. El de­rrum­be del pe­tró­leo, que co­men­zó en ju­nio de 2014, se tras­la­dó a to­das las ma­te­rias pri­mas.

Los in­ver­so­res reac­cio­na­ron fren­te al de­bi­li­ta­mien­to de la de­man­da chi­na. Su­frie­ron los mi­ne­ra­les, en es­pe­cial el co­bre, en me­nor me­di­da el oro. El ín­di­ce de commodities de Bloom­berg, cal­cu­la­do so­bre 22 pro­duc­tos, ca­yó un 50% des­de 2011 re­gre­san­do a los va­lo­res de 1999.

De las 10 com­pa­ñías con peor per­for­man­ce en el ín­di­ce de Stan­dard&Poor’s (so­bre 500 tí­tu­los), 8 per­te­ne­cen a em­pre­sas de commodities.

El lu­nes pa­sa­do fue par­ti­cu­lar-al­go men­te tu­mul­tuo­so. En po­cas ho­ras, Al­coa, la em­pre­sa em­ble­má­ti­ca del alu­mi­nio es­ta­dou­ni­den­se, con 127 años de his­to­ria, anun­ció su par­ti­ción en dos com­pa­ñías más pe­que­ñas.

La Ro­yal Dutch Shell, una de las más gran­des pe­tro­le­ras, anun­ció que aban­do­na­ba la ex­plo­ra­ción en el Artico, don­de ti­ró al agua 7 mil mi­llo­nes de dó­la­res sin re­torno al­guno.

Un vie­jo axio­ma di­ce que el re­me­dio pa­ra el pre­cio ba­jo es, pre­ci­sa­men­te, el pre­cio ba­jo. Así co­mo, a la in­ver­sa, el pro­ble­ma de los al­tos pre­cios se re­suel­ve con… los al­tos pre­cios.

De al­gu­na ma­ne­ra, hoy el sec­tor de ma­te­rias bá­si­cas es­tá na­dan­do en los stocks ge­ne­ra­dos por la bo­nan­za. De acuer­do a un in­for­me del Ci­ti­bank, la mi­ne­ría de co­bre -mo­to­ri­za­da por la de­man­da chi­na­re­ci­bió in­ver­sio­nes glo­ba­les por 33.000 mi­llo­nes de dó­la­res en los úl­ti­mos diez años.

“Cuan­do la economía chi­na chu­pa frío, los me­ta­les aga­rran neu­mo­nia”, re­co­ge la agen­cia Bloom­berg de Tai Wong, ex­per­to de BMO Ca­pi­tal Mar­kets.

Pe­ro no su­ce­de lo mis­mo, o al me­nos en la mis­ma pro­por­ción, con los bá­si­cos ali­men­ti­cios y ener­gé­ti­cos. Si la economía chi­na se orien­ta más al con­su­mi­dor, los ali­men­tos su­fri­rán me­nos.

En un se­mi­na­rio rea­li­za­do es­ta se­ma­na en con­jun­to en­tre el Con­se­jo Pro­fe­sio­nal de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, el ex­per­to Mar­ce­lo Re­gú­na­ga re­mar­có que se man­tie­ne la ten­den­cia del con­su­mo de so­ja y gra­nos fo­rra­je­ros, trac­cio­na­do por la tran­si­ción die­té­ti­ca ha­cia las pro­teí­nas ani­ma­les.

Pe­ro en­se­gui­da Ramiro Cos­ta, economista de la Bol­sa, ex­pu­so cru­da­men­te los nú­me­ros de la pro­duc­ción lo­cal.

El es­tan­ca­mien­to, que se con­so­li­dó es­te año con una caí­da de la su­per­fi­cie de trigo y un preo­cu­pan­te de­sin­te­rés por la siem­bra de maíz (que no se­rá com­pen­sa­da con ma­yor área so­je­ra) es la peor no­ti­cia pa­ra el go­bierno que en­tra.

¿Se­rá, co­mo di­ce Al­fre­do Zi­ta­rro­sa en El Cam­po en In­vierno, que “siem­pre da ca­los­tro la va­ca re­cién pa­ri­da”?.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.