Abu­sos que di­si­pan va­lor

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

La peor con­se­cuen­cia del abu­so de la ca­de­na na­cio­nal por par­te de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner es la di­si­pa­ción de va­lor de sus anun­cios. Es lo que pa­só es­ta se­ma­na con la apro­ba­ción de los pri­me­ros even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos ob­te­ni­dos en el país: el HB4 de Bio­ce­res-In­dear, de to­le­ran­cia a se­quía en so­ja, y el PVY -de Tec­no­plant, una em­pre­sa vin­cu­la­da al la­bo­ra­to­rio na­cio­nal Si­dus- pa­ra vi­rus en pa­pa.

El he­cho tie­ne enor­me tras­cen­den­cia, no só­lo por lo que es­tos even­tos im­pli­can en sí mis­mo, sino por­que re­ve­la lo que pue­de lo­grar­se cuan­do se ar­ti­cu­lan los re­cur­sos del sis­te­ma pú­bli­co de in­ves­ti­ga­ción con la de­man­da de la economía real.

un me­ca­nis­mo de trac­ción des­de la de­man­da, en es­te ca­so los pro­duc­to­res del agro, lo que per­mi­te orien­tar los re­cur­sos (pú­bli­cos y pri­va­dos) ha­cia fi­nes con­cre­tos.

Hay un ele­men­to adi­cio­nal: en bio­tec­no­lo­gía, la Ar­gen­ti­na desa­rro­lló un so­fis­ti­ca­do y po­ten­te sis­te­ma de des­re­gu­la­ción. Es­to ha si­do, ob­je­ti­va­men­te, una po­lí­ti­ca de Es­ta­do: se ini­ció en los 90 y se fue con­so­li­dan­do sin pri­sa y sin pau­sa.

Hoy go­za de enor­me pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal y cons­ti­tu­ye un es­pe­jo en el que se mi­ran to­dos los paí­ses que quie­ren avan­zar por es­te sen­de­ro.

Es una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que ha sa­bi­do cons­truir el país, a pe­sar de to­dos sus vai­ve­nes y dis­la­tes. De­be per­du­rar.

Pe­ro has­ta aho­ra el sis­te­ma re­gu­la­to­rio só­lo ha­bía li­be­ra­do even­tos ob­te­ni­dos en el ex­te­rior. Des­de es­ta se­ma­na, el ins­tru­men­to se re­ve­la co­mo una pa­lan­ca cla­ve pa­ra el de­sa­rro­llo de bio­tec­no­lo­gía na­cio­nal.

Va­ya­mos al grano…Mu­chos en el cam­po no co­no­cen la gé­ne­sis del even­to HB4 de to­le­ran­cia a stress en so­ja.

Es un de­sa­rro­llo de la in­ves­ti­ga­do­ra Ra­quel Chan, del Ins­ti­tu­to de Agro­bio­tec­no­lo­gía del Li­to­ral, un cen­tro crea­do por el Con­se­jo Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Tec­no­ló­gi­cas de Ar­gen­ti­na (Co­ni­cet) y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Li­to­ral (UNL). Pe­ro ha­bía que va­li­dar­lo a cam­po, e ini­ciar el cos­to­so pro­ce­so de au­to­ri­za­ción, pa­ten­ta­mien­to y co­lo­ca­ción en el mercado.

Pa­ra ello, se aso­cia con Bio­ce­res, una em­pre­sa crea­da ha­ce diez años por un pu­ña­do de pro­duc­to­res lí­de­res, y que lue­go fue abrien­do su ca­pi­tal per­mi­tien­do el in­gre­so de más so­cios y re­cur­sos. Hoy la in­te­gran más de 250 ac­cio­nis­tas que han in­ver­ti­do mu­cho di­ne­ro.

En­tre ellos, Ar­ca­dia, de Si­li­con Va­lley, que ade­más de cons­ti­tuir­se en ac­cio­nis­ta, se pu­so al hom­bro el pro­ce­so de apro­ba­ción en los Es­ta­dos Uni­dos, que avan­za con pa­so fir­me.

Ha­ce tres años, cuan­do la se­quía ha­cía es­tra­gos en to­do el Me­dio Oes­te nor­te­ame­ri­cano, tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de ver plots don­de se des­ta­ca­ban ní­ti­da­men­te los sur­cos sem­bra­dos con va­rie­da­des tes­ti­go trans­for­ma­das con “Ver­de­ca”, el nom­bre co­mer­cial del even­to HB4.

Su ma­yor be­ne­fi­cio no es la po­si­bi­li­dad de am­pliar el área so­je­ra a zo­nas ári­das. Lo real­men­te im­por­tan­te es que le da­rá es­ta­bi­li­dad a los al­tos rin­des po­ten­cia­les en las zo­nas tra­di­cio­na­les de cul­ti­vo.

Los be­ne­fi­cios se re­par­ti­rán, co­mo co­rres­pon­de, en­tre los usua­rios (los pro­duc­to­res) y los ob­ten­to­res. Y aquí vie­ne la otra gran cues­tión: en la Ar­gen­ti­na la in­ves­ti­ga­ción en se­mi­llas es­tá tra­ba­da por la ca­la­mi­dad de la “bol­sa blan­ca”. Es­te año, la se­mi­lla de so­ja cer­ti­fi­ca­da que sem­bra­rán los pro­duc­to­res es ape­nas el 10% del to­tal.

El de­re­cho al “uso pro­pio” se con­vir­tió en otro abu­so, y no son los “pe­que­ños pro­duc­to­res” sino que hay ver­da­de­ras or­ga­ni­za­cio­nes que se de­di­can a ven­der co­mo se­mi­lla lo que com­pran co­mo grano.

Así, con­ver­ti­mos ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas en un des­a­gui­sa­do crio­llo. Se ter­mi­na.

En la in­dus­tria pe­rio­dís­ti­ca es­ta­mos acos­tum­bra­dos al “copy­right”, don­de por pu­bli­car una foto aje­na se ne­go­cia con su au­tor o con quien ha­ya ad­qui­ri­do sus de­re­chos.

Aquí, de­bie­ra ser lo mis­mo: la pro­pie­dad in­te­lec­tual es en bue­na me­di­da el sa­la­rio del crea­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.