Jun­tos, con­tra las ma­le­zas

Un gru­po de em­pre­sas de agro­quí­mi­cos for­mó un co­mi­té pa­ra lu­char con­tra las es­pe­cies re­sis­ten­tes.

Clarin - Rural - - AGROINDUSTRIA / AGRICULTURA -

Las ma­le­zas son las res­pon­sa­bles de im­por­tan­tes pér­di­das ren­di­mien­to en los cul­ti­vos. En los úl­ti­mos años, el pro­ble­ma es la apa­ri­ción de una gran can­ti­dad de es­pe­cies, co­mo ca­pín, ra­ma ne­gra, sor­go de Ale­po, rai­grás anual, yu­yo co­lo­ra­do y na­bón, en­tre otras, ca­pa­ces de so­bre­vi­vir a la apli­ca­ción de va­rios prin­ci­pios ac­ti­vos.

An­te es­tas cir­cuns­tan­cias ca­da vez más com­ple­jas, las em­pre­sas que in­ves­ti­gan, desa­rro­llan y fa­bri­can pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, nu­clea­das en la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe) crea­ron re­cien­te­men­te el Co­mi­té de Ac­ción de Re­sis­ten­cia a Her­bi­ci­das (CARH) de Ar­gen­ti­na, cu­yo ob­je­ti­vo es con­cien­ti­zar y ca­pa­ci­tar en el ma­ne­jo in­te­gra­do y uso res­pon­sa­ble de her­bi­ci­das (prin­ci­pal­men­te, a tra­vés de la ro­ta­ción de los prin­ci­pios ac­ti­vos) e in­ter­ac­tuar con otras ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les y pri­va­das pa­ra ge­ne­rar un ma­yor co­no­ci­mien­to de los even­tos de re­sis­ten­cia pre­sen­tes en el país, y de las me­di­das de ma­ne­jo pa­ra con­tro­lar­los, in­for­mó Ca­sa­fe.

El Ma­ne­jo In­te­gra­do de Ma­le­zas (MIM) es una he­rra­mien­ta ins­ta­la­da en pla­gas y en­fer­me­da­des ha­ce mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, pa­ra las ma­le­zas es no­ve­do­so. Y es el ca­mino que im­pul­sa el co­mi­té.

Es­ta es­tra­te­gia, afir­man des­de él, se asien­ta en el uso de di­ver­sas téc­ni­cas de con­trol, sin de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de al­gu­na de ellas. Las prin­ci­pa­les prác­ti­cas pa­ra un co­rrec­to ma­ne­jo in­te­gra­do son:

Mo­ni­to­reo pe­rió­di­co del cul­ti­vo.

Al­ter­nan­cia de her­bi­ci­das de di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción.

Apli­ca­cio­nes con las con­di­cio­nes am­bien­ta­les ade­cua­das. Ro­ta­ción de cul­ti­vos. Co­no­ci­mien­to de la bio­lo­gía de la pla­ga.

Ma­ne­jo del cul­ti­vo (den­si­dad, fe­cha de siem­bra, ge­né­ti­ca).

Ade­más, co­no­cer la bio­lo­gía de las ma­le­zas, as­pec­to cla­ve pa­ra su ma­ne­jo, es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra iden­ti­fi­car los mo­men­tos de ma­yor de­bi­li­dad en su cre­ci­mien­to. Lo esen­cial, se­gún los con­se­jos de es­ta nue­va or­ga­ni­za­ción, es ata­car a las ma­le­zas en el mo­men­to de su emer­gen­cia; es de­cir, cuan­do las plan­tas son pe­que­ñas. Por eso, es fun­da­men­tal el mo­ni­to­reo cons­tan­te pa­ra iden­ti­fi­car las es­pe­cies du­ras, lo que fa­ci­li­ta­rá co­no­cer el ban­co de se­mi­llas en el lo­te.

Sa­ber la fe­cha y du­ra­ción del pe­río­do de ger­mi­na­ción ayu­da a de­fi­nir la es­tra­te­gia de ma­ne­jo, di­cen los ex­per­tos. Y ejem­pli­fi­can: en el ca­so de es­pe­cies de ger­mi­na­ción con­cen­tra­da, es re­co­men­da­ble es­pe­rar a que la to­ta­li­dad de los in­de di­vi­duos ha­yan emer­gi­do y lue­go rea­li­zar el con­trol, mien­tras que pa­ra es­pe­cies de ger­mi­na­ción en va­rias ca­ma­das, es im­por­tan­te la im­ple­men­ta­ción de un bar­be­cho ade­cua­do, te­nien­do en cuen­ta el uso de pro­duc­tos re­si­dua­les.

En de­fi­ni­ti­va, la crea­ción de es­te co­mi­té es un pa­so más ha­cia un ma­ne­jo ajus­ta­do de las es­pe­cies de di­fí­cil con­trol. Aho­ra, ade­más de los téc­ni­cos y pro­duc­to­res, las em­pre­sas tam­bién for­man una se­lec­ción pa­ra traer so­lu­cio­nes. t

La apli­ca­ción de her­bi­ci­das es una prác­ti­ca cla­ve del ma­ne­jo in­te­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.