La cla­ve del de­sa­rro­llo

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Cuan­do pen­sa­mos en ac­ti­tud em­pren­de­do­ra ve­mos que, en la re­gión, Ar­gen­ti­na tie­ne los me­jo­res ín­di­ces de em­pren­de­du­ris­mo; in­clu­so tri­pli­ca a Es­pa­ña en ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra. Así, ve­mos co­mo mu­chos em­pren­de­do­res ter­mi­nan tra­ba­jan­do en Si­li­con Va­lley o ra­di­can­do sus em­pre­sas en la re­gión. De es­ta for­ma, ¿có­mo po­de­mos co­mo país ge­ne­rar­les más con­di­cio­nes pa­ra que es­to no pa­se?

Si ana­li­za­mos a la Ar­gen­ti­na co­mo ter­cer pro­duc­tor de ce­rea­les y olea­gi­no­sos a ni­vel mun­dial, po­dría­mos pen­sar que, an­te el de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to de la de­man­da de pro­teí­nas a ni­vel mun­dial de los úl­ti­mos ocho años, jun­to al au­men­to de los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio, que el sec­tor es­ta­ría en sus me­jo­res mo­men­tos. Sin em­bar­go, la­men­ta­ble­men­te, es­to no es así; he­mos per­di­do mer­ca­dos y la pro­duc­ción se ha es­tan­ca­do cuan­do nues­tros ve­ci­nos han cre­ci­do sus­tan­cial­men­te. Pe­ro peor aún, hoy el pro­duc­tor se en­cuen­tra an­te la dis­yun­ti­va de apos­tar a una siem­bra de trigo pen­san­do que las va­ria­bles de­be­rían o van a cam­biar de acá a su co­se­cha.

¿Te­ne­mos co­mo país que lle­gar a es­tos lí­mi­tes? Es­tos años el clus­ter pro­duc­ti­vo hu­bie­ra po­di­do ge­ne­rar unas 30 mi­llo­nes de to­ne­la­das ex­tras por año de ex­por­ta­ción.

¿Qué nos pa­sa a los ar­gen­ti­nos? El mun­do hoy dis­cu­te otras co­sas: en Ca­li­for­nia se ha­bla de li­cen­cias pa­ra ca­mio­nes sin cho­fer, im­pre­sión en 3D de ór­ga­nos, de­tec­ción tem­pra­na de cán­cer con una in­ver­sión de 150 dó­la­res de equi­pa­mien­to y no más de 20 dó­la­res el es­tu­dio en sí mis­mo, na­no­tec­no­lo­gía, bio­tec­no­lo­gía y ro­bó­ti­ca a su má­xi­ma ex­pre­sión.

Una com­pe­ten­cia fe­roz de ins­ti­tu­cio­nes, go­bier­nos y aca­de­mia pa­ra cap­tar los me­jo­res ta­len­tos mun­dia­les y ge­ne­rar­les las con­di­cio­nes pa­ra que em­pren­dan ahí. La in­cer­ti­dum­bre es lo úni­co cier­to.

La pre­gun­ta es, en­ton­ces: ¿Qué de­be­mos ha­cer co­mo ar­gen­ti­nos pa­ra ge­ne­rar el ám­bi­to pa­ra que los em­pren­de­do­res em­pren­dan en Ar­gen­ti­na y re­gio­na­li­cen des­de acá sus pro­yec­tos, las eco­no­mías re­gio­na­les pue­dan desa­rro­llar­se, y el agro pue­da cre­cer?

En su li­bro “Por qué fra­ca­san los paí­ses”, Da­ron Ace­mo­glu, ha­bla de ins­ti­tu­cio­nes in­clu­si­vas y bá­si­ca­men­te las re­su­me de la si­guien­te ma­ne­ra: es­ta­dos de­mo­crá­ti­cos que ge­ne­ran:

In­cen­ti­vos pa­ra que su gen­te aho­rre, in­vier­ta e in­no­ve.

Un Es­ta­do pre­sen­te don­de la ca­pa­ci­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo sean la fuen­te de per­te­ne­cer al mis­mo.

Un Es­ta­do que res­pe­te la di­vi­sión de po­de­res ge­ne­ran­do con­fian­za y un círcu­lo vir­tuo­so.

Es­tos as­pec­tos, a su vez, ge­ne­ran mer­ca­dos in­clu­si­vos que:

Per­mi­ten igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos y no pa­ra unos po­cos.

Dan lu­gar a la des­truc­ción crea­ti­va que no es más que in­no­var y cam­biar ge­ne­ran­do una me­jo­ra sos­te­ni­ble y cre­cien­te en el lar­go pla­zo.

¿Po­de­mos pen­sar que es­te año lo­gra­re­mos en­tre to­dos los ar­gen­ti­nos em­pe­zar a dis­cu­tir otras co­sas? Pues ca­da año que pa­sa equi­va­le en de­sa­rro­llo per­di­do a va­rios años de la dé­ca­da pa­sa­da y va­rias dé­ca­das del si­glo pa­sa­do. Co­men­ta Ace­mo­glu en su li­bro que de te­ner que pro­nos­ti­car no ve a la Ar­gen­ti­na con po­si­bi­li­da­des de su­mar­se a la lis­ta de paí­ses con ins­ti­tu­cio­nes in­clu­si­vas. ¿Có­mo ex­pli­car­le que es­tá equi­vo­ca­do? De no­so­tros de­pen­de. t

No­ta de la Re­dac­ción: el au­tor es pro­fe­sor del IAE y di­rec­tor de ADB­lick Agro.

Ar­gen­ti­na es el ter­cer pro­duc­tor de ce­rea­les y olea­gi­no­sas a ni­vel mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.