Aho­ra, ¡a los yu­yos!

de­sa­fío a la agri­cul­tu­ra

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Las em­pre­sas que mo­ni­to­rean cam­pos por las en­fer­me­da­des y las pla­gas de los cul­ti­vos vie­nen re­con­vir­tien­do su tra­ba­jo an­te la ex­pan­sión del pro­ble­ma de las ma­le­zas que re­sis­ten a los her­bi­ci­das. Tres pro­fe­sio­na­les del ru­bro cuen­tan su ex­pe­rien­cia.

La pro­ble­má­ti­ca de las ma­le­zas es­tá ge­ne­ran­do cam­bios im­por­tan­tes en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos a dis­tin­tos ni­ve­les téc­ni­cos. Su im­pac­to ge­ne­ra di­ver­sos ajus­tes de ma­ne­jo y tam­bién cam­bios en los es­que­mas de tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor. Así lo de­mues­tra un gru­po de em­pre­sas de mo­ni­to­reo de tres im­por­tan­tes zo­nas pro­duc­ti­vas del país, que con­ta­ron a Cla­rín Ru­ral có­mo se vie­nen adap­tan­do.

Gui­ller­mo Gras­so es di­rec­tor de mo­ni­to­reo de la fir­ma Hal­cón, con ba­se en Je­sús Ma­ría, Cór­do­ba. En esa zo­na, el gru­po que di­ri­ge re­le­va unas 35.000 hec­tá­reas. La re­gión su­fre un fuer­te im­pac­to por la in­ci­den­cia de las ma­le­zas du­ras y, por eso, la di­ná­mi­ca de los mo­ni­to­reos es­tá cam­bian­do la ma­ne­ra de tra­ba­jar y la men­ta­li­dad de los agri­cul­to­res.

“El pro­duc­tor ya con­si­de­ra al mo­ni­to­reo co­mo una in­ver­sión ne­ce­sa­ria, por­que sa­be que con los nú­me­ros ajus­ta­dos de hoy, ex­ce­der­se en los gas­tos pa­ra el tra­ta­mien­to de las ma­le­zas lo de­jan fue­ra del ne­go­cio”, se­ña­la Gras­so.

La pre­sión de las ma­le­zas so­bre los sis­te­mas pro­duc­ti­vos vie­ne au­men­tan­do des­de el nor­te al sur del país. Y la im­por­tan­cia que se le da al pro­ble­ma tam­bién es­tá cre­cien­do en es­te sen­ti­do.

Se­gún cuen­ta Gras­so, la em­pre­sa pa­ra la que tra­ba­ja co­men­zó a re­ci­bir ma­yor de­man­da pa­ra el mo­ni­to­reo de ma­le­zas des­de el 2009. “En ese en­ton­ces se unie­ron un par de fac­to­res. Lue­go de la se­quía, mu­chas em­pre­sas au­men­ta­ron la su­per­fi­cie ba­jo arren­da­mien­to y al­qui­la­ron cam­pos que ya ve­nían mal ma­ne­ja­dos des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co. De esa ma­ne­ra, se to­pa­ron con es­ta pro­ble­má­ti­ca, que fue cre­cien­do en la zo­na”.

El téc­ni­co tam­bién in­di­ca que el sis­te­ma de al­qui­le­res anua­les no per­mi­te te­ner re­gis­tros es­ta­bles de lo que pa­sa en ca­da lo­te, lo cual agu­di­za es­te ti­po de pro­ble­má­ti­cas.

Gras­so ex­pli­ca que el prin­ci­pal pro­ble­ma que es­tán tra­tan­do de con­tro­lar en la zo­na son las gra­mí­neas y que, por eso, el mo­men­to de con­trol es cla­ve. “Es­tas es­pe­cies co­men­za­ron a es­ca­par a los con­tro­les cuan­do se te­nía co­mo prác­ti­ca apli­car gli­fo­sa­to más un her­bi­ci­da hor­mo­nal, sin otro in­gre­dien­te ac­ti­vo que con­tro­le a las ma­le­zas de ho­ja fi­na”, se­ña­la.

Lue­go de seis años de apren­der so­bre la di­ná­mi­ca de ma­le­zas en su zo­na y con­si­de­ran­do que las gra­mí­neas son el prin­ci­pal pro­ble­ma ac­tual, Gras­so di­ce que el mo­ni­to­reo y el co­no­ci­mien­to del lo­te son las me­jo­res ma­ne­ras de ha­cer una pla­ni­fi­ca­ción de ma­ne­jo efec­ti­va, ba­sa­da en la adop­ción de her­bi­ci­das pre-emer­gen­tes. Y que ese es un gran apor­te que em­pre­sas co­mo la su­ya pue­den ha­cer.

Pa­ra el sur de San­ta Fe y nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, des­de La­res, una em­pre­sa tra­di­cio­nal­men­te de­di­ca­da a mo­ni­to­rear pla­gas y en­fer­me­da­des, cuen­tan que los ajus­tes en el tra­ba­jo que rea­li­zan fue­ron si­mi­la­res a los que tu­vie­ron sus co­le­gas cor­do­be­ses.

En es­te ca­so, Die­go Al­va­rez, res­pon­sa­ble del gru­po de mo­ni­to­reo, di­ce: “Des­de ha­ce cin­co años has­ta la ac­tua­li­dad pa­sa­mos de ha­cer po­co ma­ne­jo de ma­le­zas a bus­car to­da una nue­va me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo pa­ra ma­ne­jar jus­ta­men­te es­ta pro­ble­má­ti­ca”.

El ase­sor téc­ni­co ex­pli­ca que el im­pac­to de la ra­ma ne­gra so­bre es­ta re­gión fue de­ci­si­vo y con­du­jo a que exis­ta una can­ti­dad cre­cien­te de con­sul­tas por par­te de los pro- duc­to­res. Des­de ese mo­men­to, las ma­le­zas de di­fí­cil ma­ne­jo se fue­ron agre­gan­do año tras año, sin ce­sar.

Hoy, se­gún Al­va­rez, li­dian con es­pe­cies de eleu­si­ne, ca­pín, rai­grás, en­tre las de ho­ja fi­na, y ra­ma ne­gra, co­mo prin­ci­pal ex­po­nen­te de las de ho­ja an­cha, aun­que es­tán aler­ta an­te la lle­ga­da po­si­ble de los yu­yos co­lo­ra­dos, que ya es­tán sien­do un gran pro­ble­ma en al­gu­nas zo­nas del sur cor­do­bés.

El cam­bio en el ti­po de tra­ba­jo al que Al­va­rez se re­fie­re sig­ni­fi­có más con­sul­tas so­bre mez­cla y ro­ta­ción de pro­duc­tos her­bi­ci­das pa­ra los con­tro­les quí­mi­cos, co­mo así tam­bién có­mo ha­cer con­tro­les en mo­men­tos cla­ve, pa­ra lo­grar ma­yor efi­cien­cia.

“Hay que en­ten­der que la pro­ble­má­ti­ca de gra­mí­neas tie­ne re­sul­ta­dos de un año pa­ra otro. Es de­cir, apli­ca­mos es­te oto­ño pa­ra ver el im­pac­to en el oto­ño si­guien­te”, ad­vier­te.

Y agre­ga que to­da­vía re­ci­ben con­sul­tas pa­ra ha­cer tra­ta­mien­tos de res­ca­te, con do­ble gol­pe de her­bi­ci­das, que im­pli­ca gas­tar en­tre 120 a 130 dó­la­res por hec­tá­rea, un va­lor “al­tí­si­mo”, te­nien­do en cuen­ta la es­truc­tu­ra de cos­tos ac­tua­les y los ba­jos pre­cios de los gra­nos.

En el sud­es­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, los her­ma­nos Bil­bao, Agus­tín y Es­te­ban tie­nen su

em­pre­sa Agroes­tu­dio Vien­to Sur, con ba­se en Ne­co­chea. Des­de allí, di­cen a Cla­rín Ru­ral que la pro­ble­má­ti­ca de ma­le­zas du­ras hi­zo que se mul­ti­pli­ca­ran los es­fuer­zos por me­jo­rar el ma­ne­jo del sis­te­ma agrí­co­la. Agus­tín di­ce que “se to­mó más con­cien­cia so­bre el pro­ble­ma y hay más co­no­ci­mien­to”.

Sin em­bar­go, des­ta­ca que en su re­gión pro­duc­ti­va co­rren con la ven­ta­ja de “te­ner ocu­pa­do los lo­tes to­do el año, ya que los cul­ti­vos fuer­tes son los in­ver­na­les y por eso el sis­te­ma com­pi­te me­jor con las ma­le­zas”.

Pe­ro Bil­bao re­co­no­ce que su ta­rea de mo­ni­to­reo vie­ne cam­bian­do. Aho­ra, se en­cuen­tra an­te el re­cla­mo y la ne­ce­si­dad de ha­cer mo­ni­to­reos más ajus­ta­dos, pa­ra des­pués eje­cu­tar apli­ca­cio­nes más pre­ci­sas.

Se­gún él, es­to vie­ne ge­ne­ran­do cam­bios en los pa­ra­dig­mas de con­trol. “En es­ta zo­na, las es­pe­cies re­sis­ten­tes se ma­ne­jan en ‘man­cho­neo’. Es de­cir, se ha­cen con­tro­les di­ri­gi­dos con pa­la o pul­ve­ri­za­dor de mo­chi­la, pa­ra evi­tar que la ma­le­za se di­se­mi­ne”, ex­pli­ca.

Des­de dis­tin­tas re­gio­nes, los mo­ni­to­rea­do­res no de­jan du­das: su tra­ba­jo vie­ne cam­bian­do, y el co­no­ci­mien­to ha­ce la di­fe­ren­cia.

A cam­po. En un lo­te de so­ja apa­re­ce una plan­ta de ra­ma ne­gra, una de las ma­le­zas más pe­li­gro­sas.

¿Y es­ta?. Un téc­ni­co, an­te una plan­ta de sor­go de Ale­po, una de las es­pe­cies más pro­ble­má­ti­cas, en un lo­te de so­ja del sur de San­ta Fe, en la úl­ti­ma cam­pa­ña.

Hay mu­cho tra­ba­jo nue­vo que im­pli­ca ase­so­rar al pro­duc­tor so­bre mez­clas y ro­ta­ción de her­bi­ci­das, pa­ra ha­cer apli­ca­cio­nes efi­ca­ces

Die­go Al­va­rez

Ase­sor del nor­te bo­nae­ren­se

El mo­ni­to­reo y el co­no­ci­mien­to del lo­te son nues­tras he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer una pla­ni­fi­ca­ción de ma­ne­jo efec­ti­va con­tra ma­le­zas

Gui­ller­mo Gras­so

Téc­ni­co del cen­tro cor­do­bés

Los mo­ni­to­reos más ajus­ta­dos y las apli­ca­cio­nes de pro­duc­tos más pre­ci­sas es­tán ge­ne­ran­do cam­bios en el pa­ra­dig­ma de con­trol

Agus­tín Bil­bao

Con­sul­tor del sud­es­te de Bs. As.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.