El ojo del amo en­gor­da el ga­na­do

La fa­mi­lia Blúa, en el sur san­ta­fe­sino, ajus­tó a cam­po y en los ne­go­cios la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. Su fuer­te es la ven­ta de “ter­ne­ros bo­li­tas” y la re­cría en ver­deos in­ver­na­les en lo­tes que lue­go ro­tan a so­ja y maíz.

Clarin - Rural - - TAPA - SAN­TA FE. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La fa­mi­lia Blúa, en el sur san­ta­fe­sino, com­ple­men­ta la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría pa­ra re­du­cir los ries­gos pro­duc­ti­vos. Con el maíz que pro­du­cen ter­mi­nan “ter­ne­ros bo­li­ta”. Ade­más re­crían so­bre ver­deos in­ver­na­les y esos lo­tes lue­go se ro­tan con so­ja.

''Com­bi­na­mos la cría con la agri­cul­tu­ra de tal ma­ne­ra que am­bas se com­ple­men­tan y po­ten­cian per­fec­ta­men­te bien, en el cam­po y en la ges­tión, por­que le vol­ca­mos el mis­mo es­fuer­zo y la mis­ma tec­no­lo­gía a ca­da una”, con­tó a Cla­rín Ru­ral Mar­cos Blúa, de Agro­pe­cua­ria Blúa, una em­pre­sa fa­mi­liar que en ple­na zo­na nú­cleo desa­rro­lla un sis­te­ma de cría bo­vi­na in­ten­si­va (CBI), apa­lan­ca­do por la con­ver­sión de gra­nos y fo­rra­jes (ver­deos y pas­tu­ras)

Cuar­ta ge­ne­ra­ción de ga­na­de­ros, hoy en Cha­ñar La­dea­do, al sur san­ta­fe­sino, los Blúa apues­tan a una com­ple­men­ta­rie­dad en­tre la cría, re­cría, en­gor­de y la agri­cul­tu­ra, en una zo­na don­de los ren­di­mien­tos de so­ja al­can­zan los 5.500 ki­los por hec­tá­rea, o más, los maí­ces pue­den su­pe­rar los 12.000 ki­los y ca­da hec­tá­rea va­le 20.000 dó­la­res. En el ca­so de es­ta fir­ma, to­do ocu­rre en 500 hec­tá­reas de sue­los con al­to po­ten­cial agrí­co­la don­de va­cas, crías y va­qui­llo­nas ro­tan en­tre ver­deos de in­vierno (ave­na y rai­grás), pas­tu­ras de al­fal­fa y se con­su­me la pro­duc­ción de maíz pa­ra la ter­mi­na­ción a co­rral de los ter­ne­ros.

En la ajus­ta­da com­bi­na­ción de pas­tu­ras se des­ta­ca un 15% de la su­per­fi­cie con al­fal­fa (77 hec­tá­reas) y el res­to es­tá ocu­pa­do por maíz y so­ja. Y so­bre ras­tro­jo de los cul­ti­vos de ve­rano se siem­bran los ver­deos in­ver­na­les.

Con es­te ma­ne­jo, en el cam­po de los Blua hay ín­di­ces ga­na­de­ros dig­nos de la efi­cien­cia. Lo­gran te“Com­bi­na­mos ner una car­ga de 500 va­cas en 77 hec­tá­reas, 96% de pre­ñez y 90% de des­te­te, un com­bo que per­mi­te pro­du­cir ca­si 2.300 ki­los de car­ne por hec­tá­rea ga­na­de­ra. To­do, en un sis­te­ma de siem­bra di­rec­ta que ya lle­va 30 años de la­bran­za ce­ro.

Des­de el año 1900, apro­xi­ma­da­men­te, la fa­mi­lia Blúa fue va­rian­do sus ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas en­tre cría, re­cría, in­ver­na­da pas­to­ril y feed­lot, con los tra­di­cio­na­les cul­ti­vos agrí­co­las de la zo­na, co­mo tri­go, so­ja y maíz, aun­que ac­tual­men­te só­lo que­dan so­ja y maíz de pri­me­ra.

“¿Por qué si la agri­cul­tu­ra pue­de no va a po­der la ga­na­de­ría?”, re­cuer­da Mar­cos Blúa, que ese fue el dis­pa­ra­dor pa­ra que jun­to a su pa­dre, Raúl, de­ci­die­ran a fi­nes de los ’90, de­jar atrás la in­ver­na­da de no­vi­llos y apos­ta­ran por una cría pro­fe­sio­nal de al­to ren­di­mien­to.

“Ha­ce unos vein­te años, pa­ra los in­ver­na­do­res, la com­pra-ven­ta se hi­zo im­po­si­ble y de­tec­ta­mos co­mo una de­bi­li­dad que nues­tra ac­ti­vi­dad de­pen­die­ra de la com­pra de ter­ce­ros por­que ven­día­mos los no­vi­llos y te­nía­mos que re­po­ner la cría, per­dien­do pla­ta en el mo­men­to de esa ope­ra­ción”, re­cor­dó Blúa. Por otra par­te, agre­gó que, ade­más, el cam­po que­da­ba va­cío en al­gún mo­men­to del año por­que esa re­la­ción de pre­cios no­vi­llo/ter­ne­ro era muy ne­ga­ti­va.

“Em­pe­za­mos con 3,5 va­cas por hec­tá­rea ga­na­de­ra y hoy du­pli­ca­mos esa can­ti­dad lo que nos per­mi­te te­ner más ter­ne­ros”, cuen­ta Raúl Blúa. Y aña­de que pa­ra ellos la va­ca que no que­da pre­ña­da sa­le del sis­te­ma y así, con es­ta pre­sión de se­lec­ción, al­can­za­ron a te­ner va­cas de cría con has­ta 16 pa­ri­cio­nes.

La apues­ta del sis­te­ma de cría de la fir­ma es lo­grar una ga­na­de­ría tan efi­cien­te co­mo la agri­cul­tu­ra, con una uti­li­za­ción in­te­li­gen­te de los ras­tro­jos. Por eso, des­de que na­ce, el ter­ne­ro tie­ne un se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo. Se pe­sa, se “ca­ra­va­nea” y se des­pa­ra­si­ta. Los ma­chos se cas­tran y to­dos los da­tos se vuel­can en una pla­ni­lla. Los ter­ne­ros no se en­cie­rran has­ta los 180-200 días, prio­ri­zan­do el ma­ne­jo sa­ni­ta­rio. Du­ran­te el en­cie­rre se le su­mi­nis­tran va­cu­nas res­pi­ra­to­rias, clos­tri­dia­les y de que­ra­to­con­jun­ti­vi­tis y nue­va­men­te se des­pa­ra­si­tan. Un plan sa­ni­ta­rio ade­cua­do, jun­to con una bue­na ali­men­ta­ción y las prác­ti­cas de ma­ne­jo ami­ga­bles (cui­da­do del ani­mal en la man­ga, som­bra, agua lim­pia y fres­ca) son fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner en buen es­ta­do a los ani­ma­les.

“Cuan­do los ter­ne­ros cum­plen

100 días de vi­da –cuen­ta Blúa-se co­mien­za con un “creep-fee­ding” en co­me­de­ros au­to­má­ti­cos en el mis­mo lo­te don­de es­tán”. Allí se les su­mi­nis­tra un 12% de nú­cleo vi­ta­mí­ni­co con­cen­tra­do y 88% de maíz en­te­ro, con un por­cen­ta­je de pro­teí­na de en­tre 15% a 18%.

De es­ta for­ma se lo­gra un pro­me­dio de au­men­to de pe­so al des­te­te en­tre 0,8 a 1,1 ki­los dia­rios. Pe­ro ade­más, se lo­gra un buen es­ta­do de las ma­dres por­que el ter­ne­ro de­ja de lac­tar y co­me ali­men­to ba­lan­cea­do, así co­mo tam­bién se adap­ta el ru­men de la cría a una die­ta a ba­se de con­cen­tra­dos.

Cuan­do los ter­ne­ros pe­san en­tre 200 a 220 ki­los se des­te­tan por ba­lan­za. Es­to ocu­rre, apro­xi­ma­da­men­te, a los seis me­ses de vi­da. El pro­me­dio de la con­ver­sión de ali­men­to en car­ne en el feed­lot es de 4,9 ki­los de ali­men­to ba­lan­cea­do pa­ra pro­du­cir un ki­lo de ter­ne­ro. Y el pro­duc­to fi­nal son ter­ne­ros bo­li­ta (li­via­nos pa­ra con­su­mo in­terno) que tie­nen, en pro­me­dio, al mo­men­to de ven­ta, 300 días de vi­da y un pe­so pro­me­dio de 330 ki­los.

Tam­bién desa­rro­llan el ne­go­cio de re­cría de com­pra. Ad­quie­ren ter­ne­ri­tos de 130 ki­los en ma­yo y lo en­gor­dan en rai­grás so­la­men­te has­ta oc­tu­bre cuan­do lo­gran los 230-240 ki­los y los en­cie­rran a feed­lot.

Otro de los as­pec­tos al que los Blúa le dan mu­cha im­por­tan­cia es a la ge­né­ti­ca. Los to­ros se com­pran por sus ín­di­ces pro­duc­ti­vos, ba­jo pe­so al na­cer, al­ta ca­pa­ci­dad de ser­vi­cio y buenos ín­di­ces de cre­ci­mien­to. “No re­pa­ra­mos tan­to en ca­rac­te­res es­té­ti­cos”, apun­tó Mar­cos Blúa. Las ter­ne­ras tam­bién tie­nen tra­za­bi­li­dad in­ter­na. Ellas se eli­gen por su ba­jo pe­so al na­cer -no más de 33 ki­los-, que ha­yan te­ni­do un cre­ci­mien­to ma­yor a 0,90 ki­los dia­rios al des­te­te y que sus her­ma­nas o her­ma­nos an­te­rio­res no ha­yan pe­sa­do más de 34 ki­los al mo­men­to del na­ci­mien­to.

Las ter­ne­ras de re­po­si­ción co­men ali­men­to con­cen­tra­do has­ta los 230 ki­los. Des­pués pa­san a las pas­tu­ras y, gra­cias a tra­ta­mien­to nu­tri­cio­nal di­fe­ren­cia­do, to­das al­can­zan la pu­ber­tad muy tem­prano.

“Se en­to­ran o in­se­mi­nan des­de los 11 a 14 me­ses con un pe­so de 380 ki­los”, con­tó Blúa. Fun­cio­nan es­pe­cial­men­te bien co­mo ma­dres y es no­ta­ble su man­se­dum­bre.

Las re­ser­vas

El ma­ne­jo del fo­rra­je es cla­ve y pa­ra ello en el cam­po de los Blúa tam­bién hay un ma­ne­jo ajus­ta­do.

Ca­da lo­te se di­vi­de en seis par­ce­las que se pas­to­rean du­ran­te sie­te días ca­da una. En ve­rano, en las pas­tu­ras más nue­vas, so­bra pas­to. Pa­ra ha­cer un apro­ve­cha­mien­to óp­ti­mo del re­cur­so, es­te re­ma­nen­te se trans­fie­re al in­vierno en for­ma de heno o ro­llos.

“Es­tos ro­llos son la re­ser­va pa­ra la sa­li­da del in­vierno, cuan­do to­da­vía las pas­tu­ras no ex­pre­san su má­xi­mo po­ten­cial”, ex­pli­có Mar­cos Blúa.

De abril a sep­tiem­bre, por otro la­do, de­pen­dien­do de la ca­li­dad del ras­tro­jo con ave­na ca­da hec­tá­rea pue­de re­ci­bir a una o dos va­cas. De sep­tiem­bre has­ta abril si­guien­te, se ha­ce el pas­to­reo en lo­tes de 40 hec­tá­reas de pas­tu­ras de ba­se al­fal­fa (la per­ma­nen­cia es de sie­te días por par­ce­la). Es­to da co­mo re­sul­ta­do una car­ga ins­tan­tá­nea de 40 va­cas con sus crías por hec­tá­rea. La cría bo­vi­na in­ten­si­va re­quie­re de ca­pa­ci­ta­ción y co­no­ci­mien­to apli­ca­do, pe­ro tam­bién pa­sión y de­di­ca­ción por­que el tra­ba­jo se ex­tien­de a lo lar­go de los 365 días del año. Es­tas cua­li­da­des agro-ga­na­de­ras es­tán en la san­gre de la fa­mi­lia Blúa.

Pos­tal agro-ga­na­de­ra. Mar­cos Blúa so­bre un lo­te de maíz en pleno na­ci­mien­to. De­trás, un ro­deo de ter­ne­ros pas­to­rean­do al­fal­fa y, de fon­do, los si­los tra­di­cio­na­les que guar­dan la pro­duc­ción de so­ja y maíz.

Mar­ca­ción. Un ma­ne­jo tí­pi­co de la cría: la iden­ti­fi­ca­ción de la ter­ne­ra­da.

Gor­di­tos. Mar­cos Blúa den­tro de un co­rral de en­cie­rre con ter­ne­ros en en­gor­de.

“Cu­cha­ra­cha”. Así lla­man a es­ta sem­bra­do­ra al vo­leo pa­ra sem­brar ave­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.