Ima­gi­ne­mos lo que vie­ne

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Ima­gi­ne­mos lo que vie­ne. Qui­zá no ha­ya­mos caí­do en la cuen­ta de que, por pri­me­ra vez en mu­chí­si­mos años, qui­zá en la his­to­ria, la Na­ción, la pro­vin­cia de Buenos Aires y la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Buenos Aires tra­ba­ja­rán en ar­mo­nía. La año­ra­da con­ver­gen­cia de cam­po y ciu­dad es­tá en el ho­ri­zon­te, que lim­pió la fuer­za del pam­pe­ro que so­pla des­de el 25 de oc­tu­bre.

Por ejem­plo: el Mer­ca­do Cen­tral, cla­ve pa­ra el sec­tor fru­tihor­tí­co­la, tie­ne un go­bierno tri­par­ti­to. Pe­ro la voz de man­do es de la Na­ción. Ahí pu­lu­la­ron Mo­reno y sus se­cua­ces. Bueno, ima­gi­ne­mos el cam­bio…

El Ria­chue­lo tie­ne dos már­ge­nes, una por­te­ña y otra bo­nae­ren­se. Los es­fuer­zos de un la­do nau­fra­ga­ban en la inope­ran­cia y la co­rrup­te­la del otro. Lle­va­rá me­nos tiem­po sal­dar una de las prin­ci­pa­les deu­das am­bien­ta­les que ex­hi­ben las tres par­tes. Por­que el Ria­chue­lo la­ce­ra, fun­da­men­tal­men­te, a la Na­ción.

Ha­blar del Ria­chue­lo es ha­blar de dos cues­tio­nes: agua y me­dio am­bien­te. Am­bas, cons­ti­tui­rán in­de­fec­ti­ble­men­te el nú­cleo du­ro de la agen­da que vie­ne. Es­ta­mos fren­te a la opor­tu­ni­dad, por esa cues­tión de la con­ver­gen­cia, de ata­car de raíz el pro­ble­ma de las inun­da­cio­nes. La pro­vin­cia ne­ce­si­ta enor­mes obras de in­ge­nie­ría. La Na­ción de­be ha­cer­las su­yas, por­que se­rá so­cia pri­vi­le­gia­da si se pien­sa en gran­de. No se tra­ta sim­ple­men­te de evi­tar que el agua en­tre en Lu­ján o San Antonio de Are­co, o que cor­te si­mul­tá­nea­men­te las ru­tas 8 y9, o la 7 co­mo du­ran­te tan­tos años.

Ya ha­bla­mos de es­to la se­ma­na pa­sa­da. Allí ha­bla­mos de la epo­pe­ya de los Paí­ses Ba­jos, que cons­tru­ye­ron un país agrí­co­la ga­nan­do tie­rras al mar. Desa­rro­lla­ron la in­ge­nie­ría más im­por­tan­te del pla­ne­ta pa­ra ma­ne­jar el agua. Cuan­do el hu­ra­cán Ka­tri­na des­tru­yó Nue­va Or­leans, fue­ron ellos quie­nes desa­rro­lla­ron las so­lu­cio­nes y con­tri­bu­ye­ron a la re­cons­truc­ción.

Un ar­gen­tino que jus­ta­men­te es­tu­vo en Rot­ter­dam es­ta se­ma­na, le­yó la no­ta y me es­cri­bió: “Cuan­do una va de Ams­ter­dam pa­ra Zwö­lle, pa­sa con el tren por áreas de una tie­rra de un co­lor ex­tra­ño, don­de se ven gran­jas, ani­ma­les, pe­ro no gen­te.

Cuan­do pre­gun­té ha­ce unos años, me di­je­ron que eran las tie­rras ga­na­das al Zui­der­see (el mar in­te­rior) y que no es­ta­ba per­mi­ti­do (en esos años) que na­die vi­vie­ra por me­di­das pre­ven­ti­vas; don­de fi­gu­ra mar y agua, aho­ra hay tie­rra”.

Los tiem­pos cam­bian. No só­lo los tiem­pos po­lí­ti­cos. Tam­bién los tec­no­ló­gi­cos y los pro­duc­ti­vos. Ha­ce 25 o 30 años, cuan­do se pen­sa­ron las obras de la cuen­ca del Sa­la­do, no te­nía­mos las herramientas con las que hoy con­ta­mos. Ade­más de las tec­no­lo­gías du­ras (se­mi­llas, pro­duc­tos de pro­tec­ción, fer­ti­li­zan­tes, ma­qui­na­ria, lo­gís­ti­ca) se vie­ne la era de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Es­ta se­ma­na, John Dee­re y Mon­san­to con­cre­ta­ron un Joint Ven­tu­re pa­ra el ma­ne­jo de “big da­ta” (agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión). Bueno, ima­gi­ne­mos 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas de la pro­vin­cia de Buenos Aires, a 100 km de la ciu­dad de Buenos Aires, ga­na­das pa­ra la pro­duc­ción mo­der­na. Pen­sar sim­ple­men­te en ca­na­les, co­mo ya lo de­cía Flo­ren­tino Ameg­hino ha­ce 150 años, no re­suel­ve el pro­ble­ma. Hay que ma­ne­jar las cuen­cas con sen­ti­do ofen­si­vo, no sim­ple­men­te de­fen­si­vo.

Obras am­bi­cio­sas. Co­mo fue el dra­ga­do y ba­li­za­mien­to de la hi­dro­vía, ini­cia­da en 1995. Es la obra más gran­de del mun­do en su ti­po. Per­mi­tió que subie­ran por el Pa­ra­ná los gran­des bu­ques gra­ne­le­ros, al pro­fun­di­zar­se de 23 a 36 pies. Se hi­zo ca­si ex­clu­si­va­men­te con ca­pi­tal pri­va­do. Fue la ba­se pa­ra que se le­van­ta­ra, en ape­nas dos dé­ca­das, el clus­ter agroin­dus­trial so­je­ro, el más com­pe­ti­ti­vo del mun­do.

Y mu­chos, di­ría que la ma­yo­ría, no tie­ne to­da­vía idea de lo que fui­mos ca­pa­ces de ha­cer. En­ci­ma, con vien­to de fren­te y en un to­dos con­tra to­dos.

Po­de­mos ima­gi­nar­lo. Po­de­mos ha­cer­lo. Aho­ra, en ar­mo­nía, es co­mo di­cen los mu­cha­chos de Ni­ke: just do it. t

Inun­da­ción. Un cam­po ga­na­de­ro en Pi­la, pro­vin­cia de Buenos Aires, tras el des­bor­de del río Sa­la­do en agos­to de es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.