Vol­ver al tri­go y al maíz

El au­tor re­se­ña los úl­ti­mos años di­fí­ci­les del sec­tor agro­pe­cua­rio ar­gen­tino y se la­men­ta por las opor­tu­ni­da­des per­di­das, di­cien­do que el país des­per­di­ció va­lor. Sos­tie­ne que se es­pe­ran po­lí­ti­cas agrí­co­las de lar­go pla­zo pa­ra vol­ver al círcu­lo vir­tu­so de

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Luis M. Urri­za In­ge­nie­ro agró­no­mo - Ana­lis­ta de AA­CREA

de to­do el país es­pe­ran an­sio­sos un nue­vo ci­clo de desa­rro­llo del sec­tor. Las má­qui­nas es­tán lis­tas, las ideas siem­pre vivas, y el cam­po de jue­go al­go de­te­rio­ra­do por la fal­ta de ro­ta­ción de cul­ti­vos. Mu­chos han que­da­do en el ca­mino, pe­ro la vo­ca­ción si­gue in­tac­ta. Sem­bra­mos por mu­chas ra­zo­nes, pe­ro siem­pre sem­bra­mos.

Los úl­ti­mos años, de pre­cios ba­jos e im­pues­tos al­tos, ge­ne­ra­ron un pro­ce­so que ex­pul­só ca­si un ter­cio de los pro­duc­to­res fue­ra del ne­go­cio. Mu­chas zo­nas de pro­duc­ción ale­ja­das de los puer­tos pa­sa­ron a ser in­via­bles.

Las enor­mes opor­tu­ni­da­des his­tó­ri­cas que se pre­sen­ta­ron en el mun­do pa­ra nues­tro sec­tor agro­pe­cua­rio, du­ran­te ca­si una dé­ca­da, per­mi­tie­ron un im­por­tan­te cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción (pa­sa­mos de 70 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos en 2001 a ca­si 100 mi­llo­nes en 2010) y el desa­rro­llo de em­pre­sa­rios, y co­mu­ni­da­des a lo lar­go de to­do el país, pe­ro, sin du­da, gran par­te de esas opor­tu­ni­da­des no pu­die­ron ser apro­ve­cha­da. En de­fi­ni­ti­va, el país des­per­di­ció va­lor. Pro­du­ji­mos me­nos de lo que de­be­ría­mos, per­di­mos stock de ha­cien­da, per­di­mos pre­cios por in­cum­plir con­tra­tos, per­di­mos di­ne­ro, per­di­mos va­lor. Va­lor pa­ra nues­tras co­mu­ni­da­des.

Los ci­clos de cre­ci­mien­to en el sec­tor agro­pe­cua­rio son de lar­go pla­zo, pe­ro con las se­ña­les co­rrec­tas los pro­duc­to­res los abor­da­mos rá­pi­da­men­te.

Los úl­ti­mos años fue­ron sig­na­dos por la re­duc­ción del área sem­bra­da de tri­go, maíz y sor­go. El error es gra­ve. La so­lu­ción, no tan com­pli­ca­da. Me­nos tri­go sig­ni­fi­ca más sue­los des­nu­dos en in­vierno, ex­pues­tos a la ero­sión eó­li­ca e hí­dri­ca. Me­nos tri­go, más ero­sión, me­nos sue­lo fér­til. Me­nos maíz sig­ni­fi­ca me­nos co­mi­da pa­ra po­llos, cer­dos y ga­na­do. Me­nos tri­go y me­nos maíz sig­ni- fi­can me­nos ma­te­ria or­gá­ni­ca en el sue­lo, más dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra, una pro­duc­ción me­nor a ni­vel país en el cor­to y lar­go pla­zos, me­nos con­tra­tis­tas, me­nos fle­te­ros, me­nos ex­por­ta­cio­nes, me­nos di­vi­sas pa­ra el país.

El sec­tor agro­pe­cua­rio y la co­mu­ni­dad lo­cal y glo­bal se ve­rán be­ne­fi­cia­dos si, ya mis­mo, re­to­ma­mos el círcu­lo vir­tuo­so del tri­go y del maíz.

Pa­sar a una ro­ta­ción de cul­ti­vos más ba­lan­cea­da, in­cor­po­ran­do cin­co mi­llo­nes de hec­tá­reas de tri­go y cin­co mi­llo­nes de hec­tá­reas de maíz, sig­ni­fi­ca­ría más fuen­tes de tra­ba­jo ge­nuino, un mi­llón de fle­tes más por año y un in­cre­men­to de las ex­por­ta­cio­nes por 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res. Ca­be re­cor­dar que en la dé­ca­da del 50 sem­bra­mos 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas de es­tos ce­rea­les sin las herramientas tec­no­ló­gi­cas dis­po­ni­bles en la ac­tua­li­dad: siem­bra di­rec­ta, ge­né­ti­ca, agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, rie­go, et­cé­te­ra.

Los pro­duc­to­res es­ta­mos an­sio­sos por dis­po­ner de nue­vas re­glas de cor­to y, so­bre to­do, de lar­go pla­zo, que per­mi­tan re­to­mar es­te ca­mino. Te­ne­mos vo­ca­ción por sem­brar, que­re­mos tri­ga­les de al­ta pro­duc­ción, nos emo­cio­na ver un lo­te de maíz en ple­na flo­ra­ción, un mar de ho­jas ver­des. Sí, nos emo­cio­na.

El sec­tor ha te­ni­do muy buenos años, es cier­to, pe­ro tam­bién nos que­da la bron­ca de no ha­ber po­di­do apro­ve­char to­do lo po­si­ble por ma­las de­ci­sio­nes de nues­tro pro­pio país. Nos due­le que el ca­mino no ha­ya si­do jus­to pa­ra to­dos. Es­ta­mos en con­di­cio­nes de re­to­mar hoy mis­mo un ca­mino más vir­tuo­so pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble. To­do es­tá lis­to es­pe­ran­do la se­ñal de lar­ga­da. Un nue­vo plan de lar­go pla­zo pa­ra sem­brar más tri­go y maíz se­ría un gran pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta. ¿Va­mos? t

Tri­go. Es­te ce­real, jun­to con el maíz, sir­ven pa­ra rea­li­zar una ro­ta­ción más ba­lan­cea­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.