El rie­go, un gi­gan­te dor­mi­do

Un im­por­tan­te es­tu­dio pú­bli­co-pri­va­do pre­sen­ta­do ha­ce po­cos días en Men­do­za ase­gu­ra que la Ar­gen­ti­na pue­de tri­pli­car el área ba­jo rie­go, que en la ac­tua­li­dad es de 2 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Es una enor­me opor­tu­ni­dad pa­ra mul­ti­pli­car la pro­duc­ción.

Clarin - Rural - - TAPA - Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@clarin.com

Ar­gen­ti­na tie­ne el po­ten­cial pa­ra re­gar 6,2 mi­llo­nes de hec­tá­reas pro­duc­ti­vas. Es­ta pro­yec­ción sur­ge de un tra­ba­jo rea­li­za­do con­jun­ta­men­te por la FAO (Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción) y la Uni­dad pa­ra el Cam­bio Ru­ral (UCAR) del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, con la par­ti­ci­pa­ción de dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das del país.

Las con­clu­sio­nes del es­tu­dio “Po­ten­cial de am­plia­ción de rie­go en Ar­gen­ti­na”, fue­ron ex­pues­tas en la Jor­na­da In­ter­na­cio­nal de Uso del Agua con Fi­nes Pro­duc­ti­vos rea­li­za­da en Men­do­za, re­cien­te­men­te. “El tra­ba­jo reunió la ma­sa crí­ti­ca de in­ves­ti­ga­ción y es el es­tu­dio más im­por­tan­te que exis­te has­ta el mo­men­to en la Ar­gen­ti­na so­bre el te­ma del rie­go, fun­da­men­tal­men­te cen­tra­do en la ex­pan­sión de nue­vas áreas pa­ra po­der con­ti­nuar cre­cien­do co­mo país pro­duc­tor y abas­te­ce­dor de ali­men­tos a un mun­do que los es­tá de­man­dan­do”, ex­pli­có Jorge Ne­me, coor­di­na­dor eje­cu­ti­vo de la UCAR.

Ac­tual­men­te, en el país se rie­gan 2,1 mi­llo­nes de hec­tá­reas, a par­tir de fuen­tes su­per­fi­cia­les y sub­te­rrá­neas, ape­nas un 5% del área cul­ti­va­da. A pe­sar de su ba­ja efi­cien­cia re­la­ti­va, esa su­per­fi­cie ge­ne­ra al­re­de­dor de un 13% del va­lor de la pro­duc­ción agrí­co­la del país. Pe­ro es po­si­ble ir por más.

Pa­ra de­ter­mi­nar el po­ten­cial de irri­ga­ción fue ne­ce­sa­rio bus­car mu­cha in­for­ma­ción dis­per­sa y ge­ne­rar la fal­tan­te. Los da­tos so­bre su­per­fi­cie agrí­co­la re­ga­da ac­tual­men­te, sis­te­mas de rie­go, dis­po­ni­bi­li­dad y ca­li­dad de agua, usos y ti­pos de suelo, cul­ti­vos, ren­di­mien­tos, cos­tos, pre­cios, mer­ca­dos, in­fra­es­truc­tu­ra, ener­gía dis­po­ni­ble, re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos, ni­vel de or­ga­ni­za­ción, te­nen­cia de la tie­rra, mar­cos nor­ma­ti­vos, en­tre otras va­ria­bles, se com­pi­la­ron y con­so­li­da­ron en un so­lo do­cu­men­to.

Los re­sul­ta­dos ini­cia­les se pre­sen­ta­ron a ex­per­tos y en ba­se a sus opi­nio­nes se hi­cie­ron co­rrec­cio­nes y ajus­tes. Fi­na­men­te, se re­dac­tó el do­cu­men­to fi­nal con la par­ti­ci­pa­ción del INA, el INTA, uni­ver­si­da­des, el sec­tor pri­va­do y or­ga­ni­za­cio­nes de pro­duc­to­res co­mo Aa­pre­sid, CREA y Mai­zar.

“Lue­go de ana­li­zar las áreas re­ga­das exis­ten­tes y to­das las va­ria­bles a te­ner en cuen­ta en un proyecto de rie­go, la con­clu­sión es que en Ar­gen­ti­na, con la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos y en con­di­cio­nes via­bles des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, en la ac­tua­li­dad la su­per­fi­cie irri­ga­da se po­dría am­pliar a 6,2 mi­llo­nes de hec­tá­reas”, ase­gu­ró Luis Lo­yo­la, ofi­cial del proyecto de la FAO, es de­cir, el tri­ple de la su­per­fi­cie que se rie­ga en es­te mo­men­to.

Al­can­zar es­ta me­ta de­man­da­ría unos 31.000 mi­llo­nes de dó­la­res, una in­ver­sión en tec­no­lo­gía de rie­go que trae­ría va­rios be­ne­fi­cios aso­cia­dos: por un la­do, ge­ne­ra­ría

un uso más efi­cien­te del agua, la am­plia­ción del área pro­duc­ti­va y el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro, ade­más, se­ría una me­di­da de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co y una he­rra­mien­ta de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co a tra­vés de la ge­ne­ra­ción de em­pleo y ma­yo­res in­gre­sos.

“Ade­más, con­tan­do con rie­go, el pro­duc­tor po­dría ga­ran­ti­zar la pro­duc­ción, po­dría pla­ni­fi­car y plan­tear su es­que­ma de ro­ta­ción, al­go muy im­por­tan­te pa­ra la con­ser­va­ción de los sue­los”, sos­tu­vo Lo­yo­la.

Se­gún el es­tu­dio, hay 915.000 hec­tá­reas que hoy no se cul­ti­van y que po­drían en­trar en pro­duc­ción de ma­ne­ra via­ble. Las mis­mas se en­cuen­tran, en su ma­yo­ría, en zo­nas don­de se­ría ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar rie­go in­te­gral (du­ran­te to­do el año). Por ca­so, en el nor­te de la Patagonia, Río Ne­gro con­cen­tra­ría el 45% de esas tie­rras.

Exis­ten, sin em­bar­go, al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes pa­ra al­can­zar el po­ten­cial se­ña­la­do, en cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la ca­pa­ci­ta­ción, la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, los re­cur­sos eco­nó­mi­cos, los fac­to­res po­lí­ti­co-cul­tu­ra­les, el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, la de- gra­da­ción de tie­rras y la sa­li­ni­dad, en­tre otras.

“El se­ten­ta por cien­to de nues­tro te­rri­to­rio es ári­do o se­mi­ári­do con po­ten­cial pro­duc­ti­vo, siem­pre y cuan­do en esos te­rri­to­rios po­da­mos eje­cu­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas con res­pec­to a los re­cur­sos hu­ma­nos e in­fra­es­truc­tu­ra”, afir­mó Ne­me.

No obs­tan­te, co­mo in­di­có Lo­yo­la, “el rie­go no de­pen­de so­la­men­te de la in­fra­es­truc­tu­ra sino tam­bién de te­mas co­mo el buen ma­ne­jo, la ca­pa­ci­ta­ción, el for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes y los usua­rios; los pro­duc­to­res no se crean ni se in­ven­tan por ti­rar agua a los cam­pos”.

Re­gar más tie­rras pa­ra ha­cer­las pro­duc­ti­vas en la Ar­gen­ti­na o au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad es po­si­ble y via­ble, de acuer­do al es­tu­dio pre­sen­ta­do.

Si bien se tra­ta de pro­ce­sos lar­gos, que im­pli­can fuer­tes in­ver­sio­nes, en el con­tex­to de cam­bio cli­má­ti­co y cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos, ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas y me­ca­nis­mos orien­ta­dos a mi­ti­gar los im­pac­tos de los dé­fi­cits y ex­ce­sos de agua so­bre la pro­duc­ción, fa­vo­re­cien­do el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble y es­tra­té­gi­co, re­sul­ta­rá fun­da­men­tal. El po­ten­cial es­tá.

Maíz. En cul­ti­vos co­mo es­te, de alta de­man­da hí­dri­ca, los pí­vots de rie­go es­ta­bi­li­zan los rin­des.

De pun­ta. Hay pro­duc­to­res que ya apos­ta­ron a sis­te­mas de rie­go sub­te­rrá­neo.

So­ja. En al­gu­nas re­gio­nes del país los lo­tes del cul­ti­vo se rie­gan por el sis­te­ma de ca­na­les.

Tri­go. Es un cul­ti­vo de al­to po­ten­cial pa­ra re­gar. Aquí, en Santiago del Es­te­ro.

Es­te es el es­tu­dio más im­por­tan­te que exis­te en el país, cen­tra­do en la ex­pan­sión de nue­vas áreas de rie­go pa­ra pro­du­cir más ali­men­tos

Jorge Ne­me

Coor­di­na­dor eje­cu­ti­vo de la UCAR

Con­tan­do con rie­go, el pro­duc­tor po­dría pla­ni­fi­car su es­que­ma de ro­ta­ción, al­go muy im­por­tan­te pa­ra la con­ser­va­ción de los sue­los

Luis Lo­yo­la

Ofi­cial del proyecto de la FAO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.