La siem­bra de so­ja va a fon­do: có­mo cui­dar­la des­de el ini­cio.

Las úl­ti­mas no­ve­da­des en ino­cu­la­ción y pro­tec­ción de semillas.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Con ca­si la mi­tad de la so­ja sem­bra­da a ni­vel país en la cam­pa­ña, hoy más que nun­ca ob­te­ner ma­yor rin­de del cul­ti­vo es tras­cen­den­tal pa­ra la ren­ta­bi­li­dad de la olea­gi­no­sa en es­te con­tex­to com­ple­jo. Pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo, una tec­no­lo­gía cla­ve es la ino­cu­la­ción.

Se­gún dis­tin­tos cálcu­los pri­va­dos, en­tre el 75% y 90% de la so­ja sem­bra­da re­ci­be al­gún tra­ta­mien­to de se­mi­lla pa­ra la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca de ni­tró­geno (FBN). Y aho­ra vie­ne con tec­no­lo­gías que sir­ven de bio­con­trol pa­ra en­fer­me­da­des en la se­mi­lla y so­lu­bi­li­za­do­res de fós­fo­ro que ayu­dan a un me­jor de­sa­rro­llo ra­di­cu­lar, en­tre otros avan­ces.

Ri­car­do Ya­pur, ge­ren­te ge­ne­ral de Ri­zo­bac­ter, una de las em­pre­sas lí­de­res del sec­tor, re­cor­dó, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, que la tec­no­lo­gía de ino­cu­la­ción es muy ba­ra­ta. “In­vir­tien­do 5 o 6 dó­la­res por hec­tá­rea se agre­ga el ni­tró­geno ne­ce­sa­rio pa­ra to­da la cam­pa­ña y un fun­gi­ci­da pa­ra pro­te­ger a la se­mi­lla de los hon­gos del suelo”, ex­pli­có.

En es­te sen­ti­do, de­ta­lló que una so­ja bien no­du­la­da fi­ja 100 ki­los de ni­tró­geno/hec­tá­rea/año. Es­to equi­va­le a 200 ki­los de urea, que tie­ne un va­lor de 500 dó­la­res la to­ne­la­da. “La cuen­ta es per­fec­ta”, se en­tu­sias­mó.

En es­te mo­men­to com­pli­ca­do en ren­ta­bi­li­dad pa­ra el pro­duc­tor, Ya­pur di­ce que ve a la gen­te aho­rran­do por to­dos la­dos, “pe­ro no es­toy vien­do que de­jen de ino­cu­lar”.

En cuan­to al fu­tu­ro, sos­tie­ne que lo que se vie­ne en ino­cu­la­ción es el bio­con­trol, pa­ra con­tro­lar en­fer­me­da­des en las semillas. “El fo­co de nues­tro tra­ta­mien­to es­tá orien­ta­do al tra­ta­mien­to de semillas, agre­gan­do la par­te de fer­ti­li­za­ción bio­ló­gi­ca y el con­trol de en­fer­me­da­des en ellas”, re­su­mió el eje­cu­ti­vo.

La otra com­pa­ñía que li­de­ra el mer­ca­do de ino­cu­lan­tes es Mon­san­to BioAg (ex Ni­tra­gin). Ser­gio Me­llo­ni, su di­rec­tor pa­ra Su­da­mé­ri­ca, ex­pli­có a es­te dia­rio que la ino­cu­la­ción si­gue sien­do una tec­no­lo­gía muy re­le­van­te pa­ra la pro­duc­ción de so­ja en Ar­gen­ti­na. “Si bien exis­te una pre­sión por par­te del mer­ca­do por ajus­tar pre­cios, y por ajus­tar tec­no­lo­gías, los ín­di­ces de uso de es­ta tec­no­lo­gía en el país si­guen mos­tran­do que tie­ne una muy fuer­te di­fu­sión”, di­jo.

Al mis­mo tiem­po, Me­llo­ni ex­pli­có que la ino­cu­la­ción agre­ga mu­cho va­lor y tie­ne una ta­sa de re­torno su­pe­rior a otras tec­no­lo­gías del cul­ti­vo de so­ja.

El eje­cu­ti­vo des­ta­có que exis­ten múl­ti­ples tra­ba­jos de INTA, de uni­ver­si­da­des y pro­pios de su em­pre­sa que con­fir­man que los ni­ve­les de apor­te de la ino­cu­la­ción van des­de los 200 ki­los por hec­tá­rea y se van in­cre­men­tan­do de acuer­do a las di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías y con­di­cio­nes de apli­ca­ción.

Me­llo­ni men­cio­nó un tra­ba­jo de un gru­po de cien­tí­fi­cos ar­gen­ti­nos

Aquí, 60% del ni­tró­geno que re­ci­ben los cam­pos vie­ne de la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca

que pu­bli­có una re­vis­ta cien­tí­fi­ca in­ter­na­cio­nal en el cual se mi­de el apor­te de la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca de ni­tró­geno en Ar­gen­ti­na y que des­ta­ca que el 60% del ni­tró­geno que re­ci­ben los cam­pos en el país de­ri­va de la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca.

“Es fun­da­men­tal pa­ra sos­te­ner los ren­di­mien­tos ac­tua­les de la so­ja. Si es­te apor­te lo tu­vié­ra­mos que ha­cer con urea, la in­ver­sión se­ría mi­llo­na­ria”, in­di­có Me­llo­ni.

Por otro la­do, el eje­cu­ti­vo des­ta­có que es­ta tec­no­lo­gía va evo­lu­cio­nan­do. “La mi­ro­bio­lo­gia agrí­co­la pa­só de una tec­no­lo­gía ba­sal, co­mo es la fi­ja­ción bio­ló­gi­ca de ni­tró­geno, ha­cia el api­la­mien­to de mi­cro­or­ga­nis­mos nue­vos que ayu­da­rán a me­jo­rar la pro­duc­ción”.

En ese sen­ti­do, apun­tó que a los ri­zo­bios ha­bi­tua­les se le agre­gan mi­cro­or­ga­nis­mos que so­lu­bi­li­zan fós­fo­ro y ayu­dan al cre­ci­mien­to de la plan­ta, por ejem­plo.

Eduar­do Bay­ley Bus­ta­man­te, ge­ren­te ge­ne­ral de Ba­ren­brug Pa­la­ver­sich, otra co­no­ci­da em­pre­sa del seg­men­to, di­jo que “es­tá de­mos­tra­do que la ino­cu­la­ción apor­ta al me­nos un 15% de au­men­to en los ren­di­mien­tos”. Y dio otro da­to in­tere­san­te: afir­mó que el apor­te de la ino­cu­la­ción se ex­tien­de in­clu­so al mo­men­to que el cul­ti­vo más lo re­quie­re, co­mo la flo­ra­ción, cuan­do le pue­de apor­tar 5 ki­los por hec­tá­rea/día al lo­te, se­gún es­tu­dios que tie­ne la com­pa­ñía.

El eje­cu­ti­vo hi­zo hin­ca­pié en los ino­cu­lan­tes PGPR, a los que con­si­de­ra una se­gun­da ge­ne­ra­ción de pro­duc­tos, en la cual se api­lan tres mi­cro­or­ga­nis­mos: ri­zo­bio, pseu­do­mo­nas y azos­pi­ri­llum. “Gran par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal, so­bre to­do en el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, hay lo­tes muy ca­ren­tes de fós­fo­ro y es­to ayu­da a re­sol­ver ese pro­ble­ma”, di­jo Bay­ley Bus­ta­man­te. El di­rec­ti­vo sos­tu­vo que es­ta tec­no­lo­gía tie­ne mu­cho pa­ra cre­cer, por­que hoy se usa só­lo en 15% del área sem­bra­da con so­ja tra­ta­da.

Pa­ra él, me­re­ce re­cor­dar­se la im­por­tan­cia de ino­cu­lar la so­ja en lo­tes con his­to­ria so­je­ra. En ese sen­ti­do, des­ta­có en­sa­yos del INTA rea­li­za­dos du­ran­te tres años que mues­tran un au­men­to en los ren­di­mien­tos me­dios de 265 ki­los por hec­tá­rea en­tre lo­tes re-ino­cu­la­dos por so­bre los tes­ti­gos con his­to­ria de so­ja pe­ro no re-ino­cu­la­dos. “No que­da la mis­ma can­ti­dad de mi­cro­or­ga­nis­mos en el suelo de una cam­pa­ña a la otra”, ana­li­zó.

Fi­nal­men­te, Bay­ley Bus­ta­men­te con­si­de­ró que en el fu­tu­ro cre­ce­rá la ino­cu­la­ción de pre­ci­sión, con mi­cro­or­ga­nis­mos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da zo­na. “Se se­lec­cio­nan en vir­tud de su ma­yor ca­pa­ci­dad de fi­ja­ción de ni­tró­geno en ca­da re­gión. Es de­cir, se busca la mis­ma es­pe­ci­fi­ci­dad que se da en el mun­do ve­ge­tal”, ex­pli­có.

En de­fi­ni­ti­va, la ino­cu­la­ción tie­ne múl­ti­ples he­rra­mien­tas y to­das bus­can ayu­dar al pro­duc­tor a me­jo­rar su ren­ta­bi­li­dad. Ha­ce fal­ta.

So­ji­ta. En la Ar­gen­ti­na se ino­cu­la en­tre el 75% y 90% del to­tal de la su­per­fi­cie sem­bra­da, se­gún dis­tin­tos cálcu­los pri­va­dos.

Eduar­do Bay­ley Bus­ta­man­te. De Ba­ren­brug Pa­la­ver­sich, tam­bién de Per­ga­mino.

Ri­car­do Ya­pur. Es el ge­ren­te ge­ne­ral de Ri­zo­bac­ter, con fá­bri­ca en Per­ga­mino.

Ser­gio Me­llo­ni. Li­de­ra Mon­san­to BioAg pa­ra Su­da­mé­ri­ca. Tie­ne plan­ta en Pi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.