La so­ja, por la ren­ta­bi­li­dad per­di­da

Clarin - Rural - - 7 DÍAS POR EL CAMPO -

Tu­cu­mán, cua­tro años a pér­di­da. Un re­cien­te in­for­me de la pres­ti­gio­sa Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agroin­dus­trial Obis­po Co­lom­bres (EEAOC), de Tu­cu­mán, de­jó en cla­ro por qué la agri­cul­tu­ra ya ca­si no es ne­go­cio en el nor­te del país en los úl­ti­mos tiem­pos.

La EEAOC, que di­ri­ge el re­co­no­ci­do in­ge­nie­ro agró­no­mo Da­niel Plop­per, plan­teó que la so­ja, cul­ti­vo de re­fe­ren­cia tam­bién en el nor­te ar­gen­tino, arro­jó már­ge­nes ne­ga­ti­vos o nu­los en Tu­cu­mán en los úl­ti­mos cua­tro años. Y la si­tua­ción, aun­que por su­pues­to con ma­ti­ces, sir­ve de re­fe­ren­cia pa­ra bue­na par­te de la re­gión.

El tra­ba­jo de la en­ti­dad pre­ci­sa que en la úl­ti­ma cam­pa­ña, la 2014/15, “el mar­gen bru­to de so­ja en la pro­vin­cia fue ne­ga­ti­vo en la gran ma­yo­ría de los ca­sos”. Y agre­ga que “des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, la pro­duc­ción de so­ja en Tu­cu­mán lle­va cua­tro años con­se­cu­ti­vos de re­sul­ta­dos muy ajus­ta­dos, nu­los o ne­ga­ti­vos”.

A la ho­ra de ex­pli­car los fac­to­res que más pe­san en esa reali­dad, la EEAOC re­cu­rre a ar­gu­men­tos que re­sul­tan co­mu­nes a to­do el país (al­gu­nos) y so­bre to­do al NOA (otros). En­tre los pri­me­ros, di­ce que “la in­ci­den­cia de las re­ten­cio­nes es en ex­tre­mo ne­ga­ti­va, al dis­mi­nuir el pre­cio en un 35%. Sin su efec­to, los már­ge­nes, en la ma­yo­ría de los ca­sos, se­rían po­si­ti­vos”. Y en cuan­to a los ele­men­tos ne­ga­ti­vos a ni­vel re­gio­nal des­ta­ca que “es ne­ce­sa­rio bus­car al­ter­na­ti­vas que per­mi­tan com­pen­sar o evi­tar el gas­to en fle­te”.

Esa co­yun­tu­ra de la so­ja se re­pi­te, por su­pues­to, en mu­chos otros cul­ti­vos, que es­pe­ran que el nue­vo Go­bierno to­me me­di­das im­pos­ter­ga­bles pa­ra vol­ver a po­ner a esas re­gio­nes del país, de fuer­te pe­so en la agri­cul­tu­ra na­cio­nal, otra vez en mo­vi­mien­to. ¿Pa­gar o no pa­gar?, esa es la cues­tión. Ha­blan­do de so­ja, una cam­pa­ña que lan­zó en los úl­ti­mos días el se­mi­lle­ro Do­nMa­rio en­tre sus clien­tes plantea una cuen­ta sen­ci­lla que pre­ten­de de­jar en cla­ro cuál es el be­ne­fi­cio de pa­gar la nue­va tec­no­lo­gía pa­ra el con­trol de in­sec­tos que in­clu­ye en sus so­jas, que tam­bién es­tá en las va­rie­da­des de su com­pe­ti­dor Ni­de­ra y otras com­pa­ñías del sec­tor. Los de Do­nMa­rio ar­gu­men­tan que el va­lor del cá­non tec­no­ló­gi­co de esas so­jas (las In­tac­ta, que in­clu­yen el gen Bt, que per­mi­te con­tro­lar in­sec­tos le­pi­dóp­te­ros) es de 5,4 dó­la­res por to­ne­la­da de grano, mien­tras que una apli­ca­ción con­tra esos bi­chos (que de­be­ría evi­tar­se con es­ta tec­no­lo­gía), tie­ne un cos­to apro­xi­ma­do de 15 dó­la­res por hec­tá­rea. En una so­ja de se­gun­da en la zo­na nú­cleo (el nor­te ya adop­tó ma­si­va­men­te la tec­no­lo­gía), si se cal­cu­la un rin­de de 2,5 to­ne­la­das por hec­tá­rea, se pa­ga­rían de cá­non 13,5 dó­la­res por hec­tá­rea. La apli­ca­ción sal­dría 15, so­lo con­tan­do el pro­duc­to y el tra­ba­jo del apli­ca­dor. Pe­ro, ade­más, allí no se cuen­tan in­tan­gi­bles co­mo, en­tre otros, sa­ber que no se lle­ga­rá tar­de con la apli­ca­ción, con la con­si­guien­te y cos­to­sa pér­di­da de ren­di­mien­to que eso pue­de ge­ne­rar. El eterno de­ba­te del tri­go y el pan. An­te la po­si­bi­li­dad de que se eli­mi­nen las re­ten­cio­nes a cul­ti­vos co­mo el tri­go en las pró­xi­mas se­ma­nas, al­gu­nos pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo y di­je­ron que eso po­dría im­pac­tar en una suba del pan. El te­ma se ins­ta­ló co­mo de­ba­te en el mun­di­llo de los co­rre­do­res de gra­nos, sus clien­tes pro­duc­to­res y gran­des ex­por­ta­do­res. En ese con­tex­to, un ex­pe­ri­men­ta­do co­rre­dor re­cor­dó, por un la­do, la ba­ja in­ci­den­cia del tri­go en el cos­to del pan. Pe­ro, por otro la­do, apor­tó, co­mo buen me­mo­rio­so, un da­to más in­tere­san­te: ha­ce dos años el tri­go se pa­gó ca­si tres ve­ces más que aho­ra ($ 4.700 la to­ne­la­da en oc­tu­bre de 2013 con­tra $ 1.300 de los úl­ti­mos días), lo cual jus­ti­fi­có pa­ra mu­chos el au­men­to del pan que se re­gis­tró en ese mo­men­to. Pe­ro, lue­go, con el de­rrum­be del tri­go, el pre­cio del ki­lo no ba­jó en las pa­na­de­rías. Si se qui­ta­ra el 23% de re­ten­cio­nes del ce­real, eso no sig­ni­fi­ca­ría que su pre­cio se tri­pli­ca­ría y es­tá cla­ro que es­ta­ría muy le­jos de lle­gar a los va­lo­res del 2013. t

Da­niel Plop­per. Dtor. de Obis­po Co­lom­bres, en Tu­cu­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.