In­fra­es­truc­tu­ra al pri­mer plano

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Des­pués de com­par­tir la mi­sión ar­gen­ti­na en Agri­tech­ni­de ca de Han­no­ver, de la que da­mos cuen­ta en las pá­gi­nas cen­tra­les de es­te suplemento, par­ti­mos a los Paí­ses Ba­jos, in­vi­ta­dos por la Dutch Wa­ter Au­to­ri­ties.

La idea era echar una mi­ra­da so­bre las obras de in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­tie­ron a mi­llo­nes de per­so­nas vi­vir y tra­ba­jar se­gu­ras en tie­rras ga­na­das al mar. Es un te­ma cla­ve pa­ra la Ar­gen­ti­na, don­de el fla­ge­lo re­cu­rren­te de las inundaciones -en par­ti­cu­lar en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, pe­ro ex­ten­si­vo a mi­llo­nes de hec­tá­reas en to­das las re­gio­nes pro­duc­ti­vas- re­ve­la erro­res en la pla­ni­fi­ca­ción e inope­ran­cia en la eje­cu­ción.

Vie­nen tiem­pos de cam­bio y la cues­tión de la in­fra­es­truc­tu­ra pa­sa a pri­mer plano.

En es­tos días, Alberto Ro­drí­guez, ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de la In­dus­tria Acei­te­ra (CIA­RA) de­ta­lló las ne­ce­si­da­des de la agroin­dus­tria ex­por­ta­do­ra: ac­ce­so a puer­tos des­de la red vial y fe­rro­via­ria, dra­ga­do de la hi­dro­vía del Pa­ra­ná a 38 pies, so­lu­ción de gra­ves pro­ble­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos que agre­gan cos­tos y qui­tan com­pe­ti­ti­vi­dad, ne­ce­si­dad de ter­mi­nar con con­flic­tos gre­mia­les vio­len­tos que aten­tan con­tra bie­nes y per­so­nas, etc. Só­lo así se po­drá dar cur­so al inexo­ra­ble in­cre­men­to de la pro­duc­ción, que so­bre­ven­drá en cuan­to el nue­vo go­bierno qui­te el pie de la puer­ta gi­ra­to­ria que tra­bó la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

Pe­ro hay mi­llo­nes de hec­tá­reas so­me­ti­das al capricho del agua. Las llu­vias to­rren­cia­les de los úl­ti­mos días re­mar­can, nue­va­men­te, que el cam­bio cli­má­ti­co lle­gó pa­ra que­dar­se. Eso sig­ni­fi­ca even­tos me­teo- ro­ló­gi­cos más in­ten­sos, don­de se acen­tua­rán los clá­si­cos ciclos de se­quía con pe­río­dos de gran­des llu­vias e inundaciones. Ya no al­can­za con la clá­si­ca ape­la­ción al pen­sa­mien­to de Flo­ren­tino Ameghino, que ha­ce 150 años re­co­men­da­ba “Obras de re­ten­ción, no de desagüe”. Ne­ce­si­ta­mos de las dos. Es lo que hi­cie­ron los in­ge­nie­ros de los Paí­ses Ba­jos.

“Dios creó al mun­do, pe­ro a Ho­lan­da la crea­ron los ho­lan­de­ses”, es la mu­le­ti­lla con la que nos re­ci­bió, en el fa­mo­so di­que Maes­lant­ke­ring que pro­te­ge a la ciu­dad y el puer­to de Rot­ter­dam, Pe­ter Per­soon. En to­da el área (Hoek van Ho­lland) hay mi­les de invernáculos y áreas de pas­to­reo, 9 me­tros ba­jo el ni­vel del mar.

Al­bar­do­nes de pro­tec­ción, ca­na­les por to­dos la­dos, puen­tes, ru­tas, ca­mi­nos. Al la­do de ca­da gru­po de invernáculos, se ven re­pre­sas ele­va­das, con pro­mi­nen­tes tu­bos que ele­van el agua des­de los ca­na­les.

En los Paí­ses Ba­jos se han cons­trui­do 3.700 ki­ló­me­tros de al­bar­do­nes que, des­de 1996 (no ha­ce tan­to) se mo­ni­to­rean por ley pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad. Del la­do del mar, han echa­do are­na crean­do pla­yas ar­ti­fi­cia­les. Im­pre­sio­na ver un la­do el mar, con dra­gas lan­zan­do to­rren­tes de agua con are­na ha­cia la cos­ta.

Una lar­ga du­na ya cu­bier­ta de pas­to y del otro la­do, cae el te­rra­plén ha­cia un ca­mino, un ca­nal, y cien­tos de hec­tá­reas de pra­de­ras don­de pas­tan va­cas Ho­lan­do.

Por su­pues­to que hay di­fe­ren­cias geo­grá­fi­cas. Sa­be­mos que nues­tras pam­pas ofre­cen la di­fi­cul­tad de la enor­me su­per­fi­cie y ba­ja pendiente. La pro­ble­má­ti­ca es dis­tin­ta, pe­ro la esen­cia es la mis­ma: trans­for­mar tie­rras de ba­jí­si­ma pro­duc­ti­vi­dad, en nue­vas áreas fo­to­sin­té­ti­cas.

En los úl­ti­mos vein­te años, irrum­pió una nue­va olea­da de tec­no­lo­gía que per­mi­tió du­pli­car la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la. Es de­cir, se du­pli­có el lu­cro ce­san­te del sta­tu quo. Se or­de­na el pai­sa­je y se em­be­lle­ce. Se po­drían crear par­ques con es­pe­cies de in­te­rés, tan­to her­bá­ceas co­mo le­ño­sas, po­ten­cian­do la bio­di­ver­si­dad en ar­mo­nía con el ne­ce­sa­rio ob­je­ti­vo de ge­ne­rar ri­que­za, em­pleo y en­tre­te­ni­mien­to.

Así es en los Paí­ses Ba­jos, don­de las áreas de re­crea­ción, con sen­de­ros pa­ra run­ners y bi­ci­sen­das en los pol­ders.

Los tiem­pos cam­bia­ron. Po­de­mos vol­ver a so­ñar. t

En Ho­lan­da. El fa­mo­so di­que Maes­lant­ke­ring, ro­dea­do de tie­rras pro­duc­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.