Pla­gas: la cla­ve es pre­ve­nir

Pa­ra el ma­ne­jo de in­sec­tos es cen­tral el mo­men­to, tan­to pa­ra de­fi­nir una es­tra­te­gia de con­trol ajus­ta­da co­mo pa­ra sa­ber cuán­do apli­car­la.

Clarin - Rural - - LA CAMPAÑA DE SOJA -

Pa­ra lo­grar que la so­ja ex­pre­se su má­xi­mo ren­di­mien­to es fun­da­men­tal co­men­zar con la den­si­dad de plan­tas re­co­men­da­da, al igual que una dis­tri­bu­ción y emer­gen­cia uni­for­mes. Sin em­bar­go, un buen stand im­pli­ca que se con­tro­ló a las pla­gas del suelo en el mo­men­to ade­cua­do.

Se­gún ad­vir­tió el in­ge­nie­ro agró­no­mo Javier Váz­quez, ase­sor pri­va­do y es­pe­cia­lis­ta en con­trol de pla­gas agrí­co­las, “la in­ten­si­dad de los da­ños oca­sio­na­dos por las pla­gas de suelo en la im­plan­ta­ción de los cul­ti­vos pue­de va­riar en­tre el 1% y has­ta su­pe­rar el 80%, con­du­cien­do a la re­siem­bra”.

Por otra par­te, ase­gu­ró -du­ran­te una jor­na­da téc­ni­ca or­ga­ni­za­da por Syn­gen­ta en Mar­cos Juá­rez- que el pe­río­do de im­plan­ta­ción es cor­to y que si el pro­ble­ma de pla­gas es­tá ins­ta­la­do ha­brá da­ños inevi­ta­bles.

Al res­pec­to, el téc­ni­co ex­pli­có que mu­chos de los or­ga­nis­mos del suelo (ca­ra­co­les, bi­chos bo­li­ta o ba­bo­sas) que des­com­po­nen los residuos ve­ge­ta­les vi­ven en los pri­me­ros cen­tí­me­tros, si­tio don­de se de­po­si­ta la se­mi­lla, y pue­den com­por­tar­se co­mo pla­gas de la so­ja. Tam­bién hay otras pla­gas más co­no­ci­das por los pro­duc­to­res, co­mo el gu­sano co­go­lle­ro, la oru­ga bo­li­lle­ra o la oru­ga de la ver­do­la­ga, al igual que pul­go­nes y trips.

En re­fe­ren­cia a es­tos in­sec­tos, Váz­quez des­ta­có que exis­te la pre­ven­ción a par­tir de la cap­tu­ra de adul­tos en tram­pas de luz o los tra­ta­mien­tos in­sec­ti­ci­das de se­mi­lla con ac­ción sis­té­mi­ca.

El ex­per­to ex­pli­có que re­sul­tan cla­ve el mo­men­to de con­trol de es­tas pla­gas y las tec­no­lo­gías pa­ra con­tro­lar­las.

En cuan­to al mo­men­to, ma­ni­fes­tó que “las es­tra­te­gias de con­trol de­ben de­fi­nir­se an­tes de la siem­bra, reunien­do co­no­ci­mien­to del cul­ti­vo, las pla­gas y las tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles”. De es­ta for­ma se­rá po­si­ble con­se­guir el éxi­to en la pro­tec­ción del cul­ti­vo y al­can­zar la ma­yor ex­pre­sión del po­ten­cial pro­duc­ti­vo. Ade­más, es­te aná­li­sis ofre­ce­rá in­for­ma­ción an­ti­ci­pa­da so­bre un pro­ble­ma a fu­tu­ro, de ma­ne­ra que el téc­ni­co po­drá pla­ni­fi­car es­tra­te­gias de pre­ven­ción, ase­gu­ró Váz­quez.

Con res­pec­to a las tec­no­lo­gías de con­trol, des­ta­có el mo­ni­to­reo, el uso de te­rá­pi­cos de se­mi­lla, ce­bos tó­xi­cos con atra­yen­tes, es­ti­mu­lan­tes de cre­ci­mien­to, bio­tec­no­lo­gía, apli­ca­cio­nes de in­sec­ti­ci­das so­bre suelo o ras­tro­jo y tam­bién as­per­ja­dos so­bre el fo­lla­je del cul­ti­vo.

Pre­ven­ción. A la izq., el uso de tram­pas de luz es un al­ter­na­ti­va de ac­ción pre­ven­ti­va pa­ra el con­trol de le­pi­dóp­te­ros, ya que per­mi­te an­ti­ci­par­se y es­ti­mar la po­si­ble pre­sión de oru­gas. Arri­ba, el da­ño de bi­cho bo­li­ta so­bre los co­ti­le­do­nes de so­ja. Es­ta fau­na del suelo pue­de com­por­tar­se tam­bién co­mo una pla­ga del cul­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.