Dos pla­gas de ries­go pa­ra la grue­sa

Los ata­ques de iso­ca bo­li­lle­ra en so­ja y oru­ga mi­li­tar tar­día en maíz pue­den pro­vo­car pér­di­das se­ve­ras. Claves pa­ra man­te­ner­las a ra­ya.

Clarin - Rural - - EN DEFENSA DE LOS RINDES -

En los dos úl­ti­mas cam­pa­ñas hay dos pla­gas que fue­ron pro­ta­go­nis­tas: la iso­ca bo­li­lle­ra en los lo­tes so­je­ros y la oru­ga mi­li­tar tar­día en maíz y tam­bién en so­ja. Pa­ra evi­tar nue­vas pér­di­das en es­te ci­clo es esen­cial co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­tos in­sec­tos y las me­jo­res es­tra­te­gias pa­ra su ma­ne­jo y con­trol.

La bo­li­lle­ra (He­li­co­ver­pa ge­lo­to­po­eon) pue­de cum­plir de dos a tres ge­ne­ra­cio­nes so­bre el cul­ti­vo de so­ja. Las lar­vas más desa­rro­lla­das tie­nen co­lo­res que va­rían des­de el ma­rrón os­cu­ro al cas­ta­ño ver­do­so y se des­ta­can por con­tar con dos ban­das ama­ri­llen­tas en am­bos cos­ta­dos.

Du­ran­te el ci­clo de la so­ja, en la eta­pa ini­cial ac­túa co­mo cor­ta­do­ra, ge­ne­ran­do da­ños en bro­tes, pe­cío­los y ta­llos tier­nos. “Con ma­yor de­sa­rro­llo pro­du­ce cor­tes por en­ci­ma de los co­ti­le­do­nes y a di­fe­ren­tes al­tu­ras”, ex­pli­ca un in­for­me que ela­bo­ra­ron téc­ni­cos de Ni­de­ra.

En los es­ta­dos ve­ge­ta­ti­vos, la bo­li­lle­ra ac­túa co­mo de­fo­lia­do­ra, pe­ro las prin­ci­pa­les pér­di­das las ge­ne­ra en la eta­pa re­pro­duc­ti­va, al cor­tar in­flo­res­cen­cias y con­su­mir vai­nas en­te­ras en R3 y R4, y di­rec­ta­men­te los gra­nos a par­tir de R5.

En re­la­ción con el con­trol quí­mi­co, en las pri­me­ras eta­pas el pun­to más crí­ti­co es lo­grar una bue­na ca­li­dad de apli­ca­ción, ya que las lar­vas se en­cuen­tran pro­te­gi­das en el bro­te. En los es­ta­dos ve­ge­ta­ti­vos más avan­za­dos, pue­de ser con­ve­nien­te la uti­li­za­ción de pro­duc­tos con ma­yor re­si­dua­li­dad co­mo pue­den ser aque­llos que in­clu­yan en­tre sus prin­ci­pios ac­ti­vos re­gu­la­do­res de cre­ci­mien­to.

La oru­ga mi­li­tar tar­día o gu­sano co­go­lle­ro (Spo­dop­te­ra fru­gi­per­da) es una de las pla­gas más im­por­tan­tes del maíz, es­pe­cial­men­te en los plan­teos de siem­bra tar­día y tam­bién en la so­ja. La oru­ga pue­de ac­tuar co­mo cor­ta­do­ra o de­fo­lia­do­ra en fun­ción del es­ta­dos lar­va­les y del cul­ti­vo. Pre­sen­ta seis es­ta­dios lar­va­les que se cumplen apro­xi­ma­da­men­te en 25 días. Las lar­vas adul­tas pue­den re­co­no­cer­se por pre­sen­tar una “Y” in­ver­ti­da de co­lor cla­ro en la ca­be­za.

En la im­plan­ta­ción de maíz o so­ja pue­de ac­tuar co­mo cor­ta­do­ra. Las lar­vas pe­que­ñas ge­ne­ran da­ños en las ho­jas. A me­di­da que la pla­ga avan­za en el ci­clo, la de­fo­lia­ción se ha­ce más mar­ca­da y en for­ma irre­gu­lar. Los da­ños más im­por­tan­tes ocu­rren cuan­do se ali­men­ta de las ho­jas atra­ve­san­do el co­go­llo en for­ma trans­ver­sal.

“El mo­ni­to­reo fre­cuen­te pa­sa a ser cla­ve, ya que una vez que la lar­va in­gre­só en el co­go­llo las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles son aco­ta­das”, ad­vier­te el in­for­me de Ni­de­ra. En maíz, pa­ra el con­trol de lar­vas pue­den uti­li­zar­se in­sec­ti­ci­das pi­re­troi­des. Las apli­ca­cio­nes noc­tur­nas dan bue­nos re­sul­ta­dos por­que es el mo­men­to de ma­yor ac­ti­vi­dad de la pla­ga. t

Bo­li­lle­ra. Una ame­na­za pa­ra la so­ja.

Oru­ga mi­li­tar. Muy da­ñi­na pa­ra el maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.