Con esen­cia sus­ten­ta­ble

En el sur san­ta­fe­sino, Mau­ro Ste­fo­ni y Gon­za­lo Me­lo­ni tra­ba­jan du­ro pa­ra con­ser­var in­tac­to el po­ten­cial del sis­te­ma agrí­co­la de la re­gión. A par­tir de aho­ra, con­fían que sin re­ten­cio­nes a los ce­rea­les se pro­du­ci­rá más y me­jor y con to­da la tec­no­lo­gía.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Se con­fir­ma­ron dos no­ti­cias muy es­pe­ra­das por los pro­duc­to­res agrí­co­las. Una de ellas fue la eli­mi­na­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción pa­ra el tri­go, el maíz, el gi­ra­sol y el sor­go y, la otra, fue la uni­fi­ca­ción del ti­po de cam­bio lo que per­mi­ti­rá ir equi­li­bran­do, po­co a po­co, los cos­tos y los már­ge­nes eco­nó­mi­cos de los cul­ti­vos.

Por su par­te, la so­ja, ese es­cu­do eco­nó­mi­co que de­fen­dió a mu­chas em­pre­sas en los úl­ti­mos años, pa­ga­rá un 5% me­nos en re­ten­cio­nes y pa­sa de 35% a un 30%.

Es­tas no­ve­da­des re­pre­sen­tan pa­ra la ma­yo­ría pro­duc­to­res un ali­cien­te más pa­ra recuperar to­do el pa­que­te tec­no­ló­gi­co y la ro­ta­ción de cul­ti­vos. En otros ca­sos, en cam­bio, re­pre­sen­ta res­pi­rar con ali­vio por­que nue­va­men­te se re­va­lo­ri­za­rán las ideas sus­ten­ta­bles.

Mau­ro Ros­so, Gon­za­lo Me­lo­ni y Mau­ro Ste­fo­ni son so­cios y ase­so­res téc­ni­cos den­tro de la zo­na cen­tral del país. Pa­ra ellos, el anun­cio tra­jo tran­qui­li­dad ya que tra­ba­jan en zo­nas en las que el mo­no­cul­ti­vo so­je­ro ca­ló hon­do y el ne­go­cio agrí­co­la era in­via­ble pa­ra el de­sa­rro­llo de bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo.

Los tres tie­nen una amis­tad que los une des­de la uni­ver­si­dad, cuan­do eran es­tu­dian­tes de la ca­rre­ra de in­ge­nie­ría agro­nó­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Ro­sa­rio, re­cuer­dan Ste­fo­ni y Me­lo­ni en diá­lo­go con

Cla­rín Ru­ral. Mien­tras re­se­ñan su his­to­ria, ca­mi­nan y eva­lúan un her­mo­so trigal de al­to po­ten­cial y a pun­to de co­se­char­se, re­cien­te­men­te, en la zo­na de Ca­ña­da de Gó­mez, sur de San­ta Fe. De acuer­do a los téc­ni­cos, es­ta zo­na vie­ne re­gis­tran­do re­cu­rren­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes lo que a ve­ces di­fi­cul­ta las la­bo­res de siem­bra y re­tra­sa la en­tra­da en el lo­te pa­ra tri­llar el tri­go.

Se­gún Ste­fo­ni, quien ana­li­za la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes al tri­go y el maíz y la me­jo­ra en el ti­po de cam­bio, en los úl­ti­mos ocho años “se acu­mu­la­ron mu­chas ga­nas de re­to­mar la adop­ción de bue­nas prác­ti­cas den­tro de las em­pre­sas ya que en es­te tiem­po, y más mar­ca­da­men­te en las úl­ti­mas cam­pa­ñas, se tra­tó de sub­sis­tir fi­nan­cie­ra­men­te. Ha­ber­le sol­ta­do la rien­da al tri­go y el maíz ge­ne­ra­rá que mu­chos pro­duc­to­res vuel­van a apos­tar a es­tos cul­ti­vos”, ex­pli­ca, muy en­tu­sias­ta.

Me­lo­ni, en cam­bio, más cau­to, ad­vier­te: “Es la com­bi­na­ción de fac­to­res que ne­ce­si­tá­ba­mos: la qui­ta de re­ten­cio­nes y el ajus­te cam­bia­rio por­que los cos­tos de pro­du­cir una hec­tá­rea de maíz ac­tual­men­te son al­tí­si­mos”.

Ellos no du­dan res­pec­to de los be­ne­fi­cios y la es­ta­bi­li­dad de ren­di­mien­tos que apor­ta el ce­real al sem­brar­se en es­ta fe­cha de año y el po­ten­cial que tie­ne en la re­gión. Por es­to, sos­tie­nen que mu­chos pla­nes de siem­bra se mo­di­fi­ca­ron y se in­cli­na­ron ha­cia el maíz, más aun que el ce­real y la so­ja tie­nen pre­cios se­me­jan­tes.

Los tres téc­ni­cos tie­nen his­to­rias de vi­da e ideas téc­ni­cas si­mi­la­res, por ello de­ci­die­ron for­mar el Gru­po Ker­nel en el año 2008, agre­gan co­mo par­te de su his­to­ria. El ker­nel es un tér­mino que en quí­mi­ca sig­ni­fi­ca nú­cleo y re­pre­sen­ta­ría el eje que los iden­ti­fi­ca ya que ellos cre­cie­ron en dis­tin­tos pue­blos del in­te­rior san­ta­fe­sino y hoy man­tie­nen vi­va esa esen­cia desa­rro­llan­do sus ideas pro­duc­ti­vas co­mo pro­fe­sio­na­les agró­no­mos con­so­li­da­dos.

Has­ta el año 2008 tra­ba­ja­ron por se­pa­ra­do co­mo ase­so­res y, en ple­na cri­sis del cam­po, de­ci­die­ron unir­se. Se ini­cia­ron com­ple­men­tan­do sus ideas téc­ni­cas y así unie­ron a sus ase­so­ra­dos. To­da­vía re­cuer­dan que en los pri­me­ros tiem­pos, en pleno pa­ro agro­pe­cua­rio, vi­si­ta­ban a los pro­duc­to­res en los cor­tes de ru­tas. Hoy, el con­tex­to les cam­bió. El gru­po ase­so­ra ca­si 25.000 hec­tá­reas en­tre San­ta Fe, Cór­do­ba y En­tre Ríos y de­bi­do al vo­lu­men de ta­reas de­ci­die­ron di­vi­dir­se las zo­nas de tra­ba­jo: en San­ta Fe y En­tre Ríos tra­ba­jan Ste­fo­ni y Me­lo­ni y, en Cór­do­ba, don­de re­co­no­cen que tie­nen una im­por­tan­te can­ti­dad de tra­ba­jo y em­pre­sas de ma­yor es­ca­la es­tá ins­ta­la­do Ros­so.

Den­tro de la zo­na nú­cleo, Ste­fo­ni y Me­lo­ni ase­gu­ran que tie­nen una im­por­tan­te ta­rea de con­cien­ti­za­ción téc­ni­ca cuan­do tra­ba­jan con los pro­duc­to­res ya que las prác­ti­cas agrí­co­las de los úl­ti­mos años, con ba­ja ro­ta­ción de cul­ti­vos, han im-

El mo­no­cul­ti­vo fa­vo­re­ció la de­gra­da­ción y ero­sión del suelo

pac­ta­do fuer­te en los sis­te­mas agrí­co­las. Am­bos téc­ni­cos sos­tie­nen que co­mún­men­te los pro­duc­to­res son resistentes a adop­tar bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo de­bi­do al con­tex­to eco­nó­mi­co, sin em­bar­go, des­ta­can que eso tra­jo apa­re­ja­do se­rias con­se­cuen­cias.

Al afir­mar és­to, es­tán pen­san­do, prin­ci­pal­men­te, en los pro­ble­mas de ma­le­zas que su­fren y que cre­cen cam­pa­ña tras cam­pa­ña. De acuer­do a ellos, es­ta zo­na del sur san­ta­fe­sino es un si­tio crí­ti­co ya que los con­tra­tis­tas tra­ba­jan pa­ra to­das las di­rec­cio­nes y traen las di­ver­sas pro­ble­má­ti­cas de re­sis­ten­cias a her­bi­ci­das. Sin em­bar­go, los ase­so­res sos­tie­nen que la si­tua­ción no es gra­ve to­da­vía y, ade­más, se ma­ne­jan con pro­to­co­los ajus­ta­dos pa­ra las dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas.

“Tam­bién la de­gra­da­ción de los sue­los y las pér­di­das por ero­sión hí­dri­ca son cues­tio­nes con las que nos en­con­tra­mos per­ma­nen­te­men­te en los cam­pos. Es más, con mu­cha preo­cu­pa­ción ve­mos que por las ma­le­zas resistentes, mu­chas ve­ces se prac­ti­can la­bran­zas pri­ma­rias”, se la­men­ta Me­lo­ni, mien­tras mo­ni­to­rea un lo­te de so­ja de pri­me­ra en un pri­me­ros es­ta­dios de cre­ci­mien­to. Ste­fo­ni, que trae en sus ma­nos dos pe­que­ñas ho­jas de so­ja con sín­to­mas de sep­to­rio­sis y pos­tu­ras de chin­che, apor­ta su idea: “Bus­ca­mos que los pro­duc­to­res en­tien­dan la im­por­tan­cia de los ma­ne­jos es­pe­cí­fi­cos se­gún ca­da pro­ble­má­ti­ca y un diag­nós­ti­co de­ter­mi­na­do. Los ca­pa­ci­ta­mos pa­ra que no si­gan con tác­ti­cas re­pe­ti­ti­vas que en al­gún mo­men­to tu­vie­ron éxi­to”.

Los téc­ni­cos tie­nen una vi­sión es­tra­té­gi­ca del ma­ne­jo y con­clu­yen al res­pec­to: “Nos afir­ma­mos en ma­ne­jos pre­ven­ti­vos y eso es lo que ge­ne­ra la di­fe­ren­cia”.

Otra de los as­pec­to que los ayu­da a con­so­li­dar ideas agro­nó­mi­cas, co­men­tan, es la for­ma­ción de un equi­po de tra­ba­jo con los pro­duc­to­res.

“Con ca­da pro­duc­tor ge­ne­ra­mos una re­la­ción de con­fian­za co­mo par­te de la cual crea­mos un equi­po. Así te­ne­mos re­sul­ta­dos exi­to­sos y tra­ba­ja­mos a par­tir de los erro­res”, des­ta­ca Ste­fo­ni, a lo que Me­lo­ni di­ce: “For­mar equi­pos tam­bién ayu­da a que los pro­duc­to­res bus­quen re­sol­ver rá­pi­do las pro­ble­má­ti­cas que tie­nen en el lo­te. Así no des­apro­ve­cha­mos re­cur­sos am­bien­ta­les y los des­ti­na­mos com­ple­ta­men­te a los cul­ti­vos. De esa for­na, pro­du­ci­mos al to­pe de nues­tro po­ten­cial”.

Tri­gue­ros. Ste­fo­ni (izq.) con Me­lo­ni en ple­na trilla del ce­real en Ca­ña­da de Gó­mez.

Nue­vo ho­ri­zon­te. Ste­fo­ni (izq.) jun­to a Me­lo­ni, en Ca­ña­da de Gó­mez, se en­tu­sias­man con recuperar to­do el pa­que­te de bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las en la zo­na nú­cleo.

La­bo­ra­to­rio. Prue­bas de po­der ger­mi­na­ti­vo.

Pla­gas. Hue­vos de chin­che en lo­tes so­je­ros.

Hon­gos. Sín­to­mas de sep­to­rio­sis en so­ja.

Em­bol­sa­do. Sin re­ten­cio­nes, guar­dan el tri­go pa­ra ir fi­nan­cian­do la cam­pa­ña.

Tri­go. Rin­des pro­me­dios por arri­ba de 45 qq/ha en el sur san­ta­fe­sino.

Suelo. La ele­va­da hu­me­dad di­fi­cul­ta las la­bo­res de siem­bra y trilla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.