Acon­se­jan fer­ti­li­zar las siem­bras tar­días de maíz

Lo sos­tie­ne Fer­ti­li­zar, de acuer­do al aná­li­sis de suelo.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

La siem­bra tar­día de maíz es una prác­ti­ca cre­cien­te en la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na. Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Bol­sa de Ce­rea­les de Cór­do­ba, so­lo en esa pro­vin­cia re­pre­sen­ta ca­si el 85% del área mai­ce­ra. La ex­pe­rien­cia de las úl­ti­mas cam­pa­ñas de­mues­tra que el maíz tar­dío tie­ne una ex­ce­len­te es­ta­bi­li­dad de ren­di­mien­to, aun­que se re­sig­na al­go de po­ten­cial. Pa­ra re­du­cir esa pér­di­da el mí­ni­mo po­si­ble es esen­cial de­fi­nir una es­tra­te­gia de fer­ti­li­za­ción.

“La siem­bra tar­día pa­sa el pe­río­do crí­ti­co de la flo­ra­ción de enero a mar­zo, ade­más se siem­bra en di­ciem­bre, nor­mal­men­te con per­fi­les lle­nos de agua y nu­trien­tes”, des­ta­có Jorge Bas­si, pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar.

Es­to su­ce­de por­que en las siem­bras de di­ciem­bre hay más nu­trien­tes dis­po­ni­bles que en las de sep­tiem­bre, ya que las tem­pe­ra­tu­ras acu­mu­la­das en ese pe­río­do mi­ne­ra­li­zan la ma­te­ria or­gá­ni­ca, que ce­de sus nu­trien­tes a la so­lu­ción del suelo.

“En siem­bras tar­días el aná­li­sis del ni­tró­geno dis­po­ni­ble es in­dis­pen­sa­ble pa­ra de­ci­dir la do­sis. Es que la ofer­ta de ni­tró­geno pue­de ser más del do­ble al mo­men­to de sem­brar un maíz tar­dío, en com­pa­ra­ción con uno tem­prano”, ase­gu­ró Bas­si.

Hay es­tu­dios de es­pe­cia­lis­tas de Aa­crea y el INTA que de­mues­tran que el um­bral al cual hay que lle­var el con­te­ni­do de ni­tró­geno del suelo pa­ra un de­ter­mi­na­do rin­de no va­ría con la fe­cha de siem­bra. “El um­bral es el mis­mo, pe­ro la ba­se de ni­tró­geno con la que cuen­ta el suelo es ma­yor, por lo que la di­fe­ren­cia que de­be­mos apli­car con fer­ti­li­zan­tes nor­mal­men­te dis­mi­nu­ye”, ex­pli­có Bas­si.

En la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to (UNRC) en Cór­do­ba, el in­ge­nie­ro Ga­briel Es­pó­si­to de­mos­tró que, co­mo en el ca­so de los maí­ces de siem­bra tem­pra­na, la res­pues­ta a la fer­ti­li­za­ción ni­tro­ge­na­da apor­ta en­tre 1.000 ki­los y 2.000 ki­los por hec­tá­rea. Tam­bién in­di­có que en los am­bien­tes más de­gra­da­dos la res­pues­ta a la fer­ti­li­za­ción es ma­yor y du­pli­ca a la de los sue­los más fér­ti­les.

“Los re­sul­ta­dos de los en­sa­yos rea­li­za­dos con­fir­man la ne­ce­si­dad de abor­dar la siem­bra de maíz tar­dío de la mis­ma for­ma que el maíz tem­prano co­rri­gien­do do­sis de fer­ti­li­zan­tes en fun­ción a los nu­trien­tes dis­po­ni­bles y los ren­di­mien­tos es­pe­ra­dos”, ase­gu­ró Es­pó­si­to.

Por su par­te, es­tu­dios del CREA Mon­te Buey de­mues­tran que en el maíz tar­dío se pue­den lo­grar más de 10.000 ki­los por hec­tá­rea cuan­do se tra­ba­ja bien la fer­ti­li­za­ción.

En cuan­to a los otros nu­trien­tes, los um­bra­les de fós­fo­ro es­tán cer­ca­nos a las 13 par­tes por mi­llón (ppm), pe­ro es­to va­ría es­pe­cial­men­te con el con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los, ya que en siem­bras tar­días es una fuen­te ex­tra. “La res­pues­ta a azu­fre ha si­do com­pro­ba­da en maíz tar­dío, igual que la de zinc, por lo que no de­be­mos con­fiar­nos en que es­tos nu­trien­tes es­tén re­suel­tos”, re­mar­có Bas­si.

En el ca­so de los maí­ces de se­gun­da; es de­cir, aque­llos que se siem­bran so­bre un cul­ti­vo de in­vierno (tri­go o muy fre­cuen­te­men­te ar­ve­ja), la si­tua­ción es di­fe­ren­te,

ya que si bien com­par­ten la fe­cha de siem­bra con el maíz tar­dío re­ci­ben un suelo con muy ba­jos ni­ve­les de nu­trien­tes dis­po­ni­bles por el con­su­mo que reali­zó el cul­ti­vo an­te­rior.

En es­ta si­tua­ción, el maíz de­be­rá re­ci­bir fer­ti­li­za­cio­nes su­pe­rio­res a las del maíz tem­prano, aun­que la de­ci­sión fi­nal siem­pre de­be ser to­ma­da con el aná­li­sis de suelo. El do­ble cul­ti­vo ar­ve­ja/maíz es muy fre­cuen­te en la zo­na de Ro­sa­rio y per­mi­te ge­ne­rar dos co­se­chas, con un sig­ni­fi­ca­ti­vo apor­te de car­bono al suelo.

“Es im­por­tan­te el co­rrec­to diag­nós­ti­co de la dis­po­ni­bi­li­dad de nu­trien­tes en ca­da am­bien­te y es­pe­cial­men­te en los maí­ces tar­díos, ya que mu­chos pro­duc­to­res caen en el error de so­bres­ti­mar la ofer­ta del am­bien­te y ter­mi­nan li­mi­tan­do el ren­di­mien­to”, ad­vir­tió Jorge Bas­si.

La pers­pec­ti­va pa­ra las fe­chas tar­días es bue­na. De acuer­do a lo que des­ta­ca la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res en su úl­ti­mo in­for­me, se es­tá atra­ve­san­do la ven­ta­na óp­ti­ma pa­ra im­plan­tar es­tas fe­chas y se es­pe­ra un au­men­to en la in­ten­ción de siem­bra en es­tos ca­sos por la ma­yor pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca.

En es­te con­tex­to, la pro­yec­ción de la en­ti­dad es que el ce­real ocu­pa­rá una su­per­fi­cie de 2,85 mi­llo­nes de hec­tá­reas en es­ta cam­pa­ña.

Co­no­ci­mien­to. Bas­si, pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar, ex­pli­có que se sue­le so­bre­es­ti­mar la can­ti­dad de ni­tró­geno en los lo­tes en los que se va a sem­brar maíz por la fal­ta de aná­li­sis de suelo, y así se pier­de po­ten­cial de rin­de al no ajus­tar la do­sis de fer­ti­li­za­ción a lo que ne­ce­si­ta el suelo. Lo mis­mo pa­sa con otros nu­trien­tes.

Bas­si. El pte. de Fer­ti­li­zar di­jo que el diag­nós­ti­co en los am­bien­tes es cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.