So­ja: ajus­tes cla­ve pa­ra la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das

Los brin­dó Da­niel Lei­va, es­pe­cia­lis­ta de INTA Per­ga­mino. Son una se­rie de con­se­jos pa­ra de­te­ner el avan­ce de las en­fer­me­da­des.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

El ex­per­to Da­niel Lei­va los re­su­mió en cin­co pun­tos.

La so­ja de pri­me­ra avan­za en su ci­clo en la zo­na cen­tral del país y se acer­ca al pe­río­do crí­ti­co de de­ter­mi­na­ción de su ren­di­mien­to. Asi­mis­mo, tam­bién cre­ce la pre­sión de en­fer­me­da­des fún­gi­cas y pla­gas, so­bre to­do, chinche, se­gún da­tos que vie­ne re­por­tan­do el INTA Per­ga­mino en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Con­si­de­ran­do que el po­ten­cial de ren­di­mien­to del cul­ti­vo en es­ta re­gión es al­to, ex­cep­tuan­do cier­tos si­tios que es­tán su­frien­do se­ve­ros dé­fi­cit hí­dri­cos en es­tos úl­ti­mos días, la res­pues­ta al con­trol de en­fer­me­da­des y pla­gas de­be ser con­tun­den­te, di­ce Da­niel Lei­va, es­pe­cia­lis­ta en apli­ca­cio­nes agrí­co­las del INTA Per­ga­mino, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral.

Por eso, Lei­va brin­da con­se­jos cla­ve a te­ner en cuen­ta pa­ra ha­cer apli­ca­cio­nes te­rres­tres o aé­reas de fun­gi­ci­das, lue­go de ha­cer los mo­ni­to­reos ajus­ta­dos que así lo de­ter­mi­nen.

En el ca­so de equi­pos te­rres­tres, las re­co­men­da­cio­nes se ba­san en tres cues­tio­nes cen­tra­les.

“Nues­tros tra­ba­jos de cam­po pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des de fin de ci­clo en es­ta épo­ca del año mues­tran que la ma­yor efi­ca­cia de con­trol la lo­gra­mos apli­can­do un al­to vo­lu­men de agua y fun­gi­ci­da por hec­tá­rea (en­tre 120 a 150 li­tros), con al­ta pre­sión (5 ki­los por cen­tí­me­tro cua­dra­do) y el uso de una pas­ti­lla de cono hue­co.

Res­pec­to a los vo­lú­mes, el es­pe­cia­lis­ta sub­ra­ya que en la de­ter­mi­na­ción de ellos se co­men­ten los erro­res más co­mu­nes. “Exis­te la idea ge­ne­ra­li­za­da que con vo­lú­me­nes en­tre los 40 a 60 li­tros por hec­tá­rea son su­fi­cien­tes pa­ra el con­trol de en­fer­me­da­des. En nin­gún tra­ba­jo de­tec­ta­mos ma­yor efi­ca­cia de con­trol con esos ni­ve­les, te­nien­do en cuen­ta las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ac­tua­les y el es­ta­do del cul­ti­vo en es­te mo­men­to del año. La razón de es­ta idea es­tá aso­cia­da a que el em­pleo de ba­jos vo­lú­me­nes per­mi­te me­no­res tiem­pos ope­ra­ti­vos de tra­ba­jo y más au­to­no­mía”, di­ce.

Por otra par­te, a un vo­lu­men com­ple­to de fun­gi­ci­da, Lei­va acon­se­ja el agre­ga­do de un ten­soac­ti­vo ór­gano si­li­co­na­do, que es de ba­jo cos­to y ace­le­ra la pe­ne­tra­ción del fun­gi­ci­da. Ex­pli­ca que una rá­pi­da ab­sor­ción per­mi­te que el cal­do per­ma­nez­ca me­nos tiem­po so­bre la su­per­fi­cie de la hoja y que allí se se­que. “Si pe­ne­tra una me­nor do­sis al cul­ti­vo, me­nos im­pac­to tie­ne la apli­ca­ción”, men­cio­na.

De acuer­do a lo que se­ña­la el ex­per­to, las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo se mue­ven des­de la par­te ba­ja del cul­ti­vo ha­cia la par­te al­ta, por eso, es muy im­por­tan­te que el cal­do lle­gue a la par­te ba­ja y de­ten­ga el avan­ce de la en­fer­me­dad.

“Se pierde po­der cu­ra­ti­vo si la en­fer­me­dad se en­cuen­tra con el fun­gi­ci­da cuan­do ya avan­zó por to­da la plan­ta”, afir­ma. Así, Lei­va sos­tie­ne que cuan­do la hu­me­dad re­la­ti­va del am­bien­te des­cien­de por de­ba­jo del 50 por cien­to al cal­do de apli­ca­ción tam­bién de­be agre­gar­se un an­ti­eva­po­ran­te.

“De es­ta for­ma, ase­gu­ra­mos que las gotas chi­cas lle­guen has­ta los es­tra­tos in­fe­rio­res y no se eva­po­ren an­tes de lle­gar al blan­co”, sos­tie­ne.

Fi­nal­men­te brin­da las ideas im­por­tan­te en el ca­so de op­tar por ha­cer apli­ca­cio­nes aé­reas las cua­les pue­den ser co­mu­nes en va­rias zo­na por­que hay mu­chos lo­tes que no tie­nen pi­so pa­ra que tran­si­te la pul­ve­ri­za­do­ra.

“Cuan­do se ha­cen apli­ca­cio­nes con avión, recomendamos una apli­car 15 li­tros de agua y fun­gi­ci­da por hec­tá­rea más el ten­soac­ti­vo, un an­cho de tra­ba­jo no ma­yor a 20 me­tros y agre­gar un an­ti­eva­po­ran­te en el ca­so que la hu­me­dad re­la­ti­va sea in­fe­rior al 60 por cien­to”, de­ta­lla el ex­per­to.

En es­tos tiem­pos de­ci­si­vos pa­ra la so­ja es pri­mor­dial lo­grar los me­jo­res re­sul­ta­dos de tra­ta­mien­to fun­gi­ci­da con los me­no­res cos­tos de apli­ca­ción. Por eso hay que aten­der es­tos con­se­jos. t

Re­gu­la­ción. En la pul­ve­ri­za­ción es de­ci­si­vo de­ter­mi­nar el cau­dal, la pre­sión y el ti­po de pi­co pa­ra un tra­ta­mien­to efi­cien­te.

Man­cha ma­rrón. Pro­gre­sa des­de aba­jo del cul­ti­vo. Allí de­be lle­gar el fun­gi­ci­da.

Lei­va. Ex­per­to de INTA Per­ga­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.