Ro­ge­lio Fo­gan­te: el al­ma de las co­se­chas

Clarin - Rural - - NEWS - Víc­tor Truc­co Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Ha­ce más de 40 años, en el co­mien­zo de mi ca­mi­nar por los cam­pos, no sa­bía que exis­tía Ro­ge­lio Fo­gan­te. Tam­po­co sa­bía que esos tri­gos que pi­sa­ba eran obra de su ca­be­za y de sus ma­nos. Aque­llas va­rie­da­des de tri­gos del INTA que Ro­ge­lio creó ins­pi­ra­do en sus apren­di­za­jes con Nor­man Bour­lag, el Pre­mio No­bel de la Paz, del cual fue uno de sus dis­cí­pu­los pre­di­lec­tos. La vi­da me lle­vó a co­no­cer­lo y a te­ner el pri­vi­le­gio de su amistad. En los años de Aa­pre­sid, don­de nos en­se­ña­ba co­sas nue­vas, fru­to de su ima­gi­na­ción y sa­bi­du­ría, de esa ex­tra­ña in­te­gra­ción en­tre con­cep­tos y prác­ti­cas, mun­dos don­de Ro­ge­lio iba y ve­nía có­mo­da­men­te. Gran par­te de las in­no­va­cio­nes en so­ja, de es­ta agri­cul­tu­ra ad­mi­ra­da en el mundo, sa­lie­ron de sus ideas.

Más ade­lan­te, cuan­do crea­mos Bio­ce­res, y de­ci­día­mos en te­rre­nos des­co­no­ci­dos, ex­plo­ran­do fron­te­ras, bus­ca­ba la apro­ba­ción de esa mi­ra­da de hom­bre sa­bio, cal­mo, en­tra­ña­ble, desafian­te. An­du­vi­mos jun­tos por los cam­pos ar­gen­ti­nos, en Bra­sil y has­ta en Ucra­nia, don­de lo lla­ma­ban “pro­fe­sor” sin en­ten­der las pa­la­bras que de­cía, so­lo por ver­lo ca­mi­nar y ver lo que otros no veían. Una vez, vi­si­tan­do cul­ti­vos en el sud­oes­te bo­nae­ren­se, an­te los desafíos de aque­lla bra­va na­tu­ra­le­za, Ro­ge­lio me di­jo: “No hay cam­pos bue­nos o malos, hay ne­go­cios bue­nos o malos, to­do se pue­de”.

Con Ro­ge­lio in­ter­cam­biá­ba­mos co­rreos con fre­cuen­cia los úl­ti­mos años. Co­men­ta­ba los li­bros que leía muy tem­prano, a la ma­dru­ga­da, ca­si todos los días, o al­gún ar­tícu­lo o pa­per cien­tí­fi­co, o so­bre po­lí­ti­ca. No re­cuer­do que ha­bla­ra mal de al­gu­na per­so­na, ni si­quie­ra cuan­do fue ex­pul­sa­do de la Uni­ver­si­dad de Ro­sa­rio, don­de fue de­cano de Agro­no­mía, per­se­gui­do po­lí­ti­ca­men­te, o cuan­do, sin lu­gar en el INTA, que tan­to ama­ba, se fue a ha­cer em­pre­sas en el sec­tor pri­va­do.

La fa­mi­lia dis­per­sa­rá sus ce­ni­zas, tal como él pi­dió, en ese po­tre­ro que ca­mi­nó du­ran­te tan­tos años. No era el me­jor po­tre­ro, era el que más lo desafió, el que lo­gró me­jo­rar. Ro­ge­lio re­na­ce­rá ca­da año con los fru­tos de ese po­tre­ro y de todos los cam­pos de la pa­tria. Su al­ma y sa­bi­du­ría es­ta­rán en ca­da co­se­cha, por siem­pre.

*No­ta de re­dac­ción: El au­tor es uno de los fun­da­do­res de Aa­pre­sid.

Fo­gan­te. Un téc­ni­co vi­sio­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.