El de­sa­fío de pre­ser­var los gra­nos

Un ex­per­to acon­se­ja te­ner cui­da­do con las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, el exceso de hu­me­dad y los in­sec­tos, que pue­den pro­vo­car pér­di­das de ca­li­dad.

Clarin - Rural - - NEWS - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Pa­ra ir fi­nan­cian­do la cam­pa­ña du­ran­te el ve­rano, los sue­len al­ma­ce­nar su co­se­cha de gra­nos fi­nos y la van li­qui­dan­do po­co a po­co. Por eso, la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res aler­ta so­bre los cui­da­dos que se de­ben con­si­de­rar en la eta­pa de pos­co­se­cha pa­ra evi­tar pér­di­das de ca­li­dad del tri­go y otros cul­ti­vos de in­vierno que es­tán guar­da­dos.

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras son la prin­ci­pal fuen­te del de­te­rio­ro de los gra­nos y los pro­ble­mas se po­ten­cian si se com­bi­na con ni­ve­les de hu­me­dad por en­ci­ma de los es­tán­da­res re­co­men­da­dos pa­ra un ade­cua­do al­ma­ce­na­mien­to.

Pa­ra re­du­cir las pér­di­das, Ar­man­do Ca­sa­lins, ase­sor de la Fe- de­ra­ción de Aco­pia­do­res, des­ta­có la im­por­tan­cia de lle­var ade­lan­te las bue­nas prác­ti­cas en pos­co­se­cha, que tie­nen por ob­je­ti­vo pre­ser­var la ino­cui­dad de los gra­nos ya que ter­mi­nan sien­do ali­men­to pa­ra los se­res hu­ma­nos o pa­ra los ani­ma­les. “Pa­ra lo­grar man­te­ner esa ino­cui­dad has­ta el mo­men­to de trans­for­mar­los en ali­men­tos ne­ce­si­ta­mos te­ner gra­nos sa­nos, se­cos, lim­pios y fríos”, pre­ci­só Ca­sa­lins.

Si se cum­ple con es­tos cua­tro re­qui­si­tos, el man­te­ni­mien­to de los gra­nos en el tiem­po es po­si­ble, pe­ro si no se da al­gu­na de esas con­di­cio­nes co­mien­za un de­te­rio­ro de la ca­li­dad, ya que in­sec­tos y mi­croor­ga­nis­mos em­pie­zan a me­ta­bo­li­zar los con­te­ni­dos de esos gra­nos.

En los úl­ti­mos años, el cre­ci­mien­to ace­le­ra­do de la pro­duc­ción de ce­rea­les y olea­gi­no­sas de­ri­vó en la am­plia di­fu­sión de los si­lo-bol­sa, que cons­ti­tu­ye una he­rra­mien­ta va­lio­sa en las épo­cas en las que se con­cen­tra la co­se­cha de ca­da grano.

Se es­ti­ma, se­gún da­tos de la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res, que hay 30 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gra­nos en la Ar­gen­ti­na que son al­ma­ce­na­das con es­ta tec­no­lo­gía. En ese to­tal, el tri­go par­ti­ci­pa, apro­xi­ma­da­men­te, con 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das, el maíz con 6 mi­llo­nes y los 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das res­tan­tes son de so­ja.

En el si­lo-bol­sa hay al­gu­nos as­pec­tos que se de­ben cui­dar pa­ra no ma­lo­grar la ca­li­dad de los gra­nos al­ma­ce­na­dos. “El tiem­po de per­ma­nen­cia en la bol­sa es cru­cial”, ad­vir­tió Ca­sa­lins.

Se re­co­mien­da, siem­pre de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y de que la bol­sa no se rom­pa, que los gra­nos no de­ben per man e pro­duc­to­res cer más de 2 o 3 me­ses al­ma­ce­na­dos en si­lo-bol­sas.

Ca­sa­lins ex­pli­có que con el tiem­po la bol­sa se va con­vir­tien­do en permea­ble, lo que per­mi­te el in­gre­so de oxí­geno y eso ac­ti­va el desa­rro­llo de in­sec­tos, un pro­ce­so que se ace­le­ra en los gra­nos de co­se­cha es­ti­val, como el tri­go y la ce­ba­da, al com­bi­nar­se con al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

“Y en los ca­sos que au­men­ta la hu­me­dad, por ejem­plo por ro­tu­ra de la bol­sa, tam­bién ha­brá desa­rro­llo de hon­gos no­ci­vos pa­ra la ali­men­ta­ción hu­ma­na y ani­mal”, ase­gu­ró el ex­per­to.

Una de las cues­tio­nes que ana­li­zan los pro­duc­to­res pa­ra de­ci­dir la mo­da­li­dad de al­ma­ce­na­je son los cos­tos de las al­ter­na­ti­vas; es de­cir, aco­pio ver­sus si­lo­bol­sa.

Ca­sa­lins in­di­có que lo se co­bra por el in­gre­so a la plan­ta de aco­pio es equi­va­len­te a lo que el pro­duc­tor de­be in­ver­tir so­lo en el cos­to de la bol­sa y a eso de­be agre­gar los gas­tos de em­bu­ti­do y ex­trac­ción. Ade­más, de acuer­do al sis­te­ma de ex­trac­ción de la bol­sa, se es­ti­ma que al­re­de­dor de un 5% de los gra­nos que­dan en el cam­po.

Otra ven­ta­ja es que se trans­fie­re la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­ser­var la co­se­cha. “Cuan­do los gra­nos se en­tre­gan a los aco­pios hay dos fac­to­res que que­dan ce­rra­dos pa­ra el pro­duc­tor, la can­ti­dad y la ca­li­dad de sus gra­nos. A par­tir de allí, la res­pon­sa­bi­li­dad se­rá del aco­pia­dor”, con­clu­yó Ca­sa­lins. t

Al­ma­ce­na­je. La prio­ri­dad es man­te­ner los gra­nos de tri­go sa­nos, se­cos y fríos.

Si­lo-bol­sa. La Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res es­ti­ma que unas 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go de es­ta cam­pa­ña se van a guar­dar en las “bol­sas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.