Las gran­jas del fu­tu­ro

Clarin - Rural - - CLASIFICADOS - FAU­BA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Un gru­po de jó­ve­nes em­pren­de­do­res in­cu­ba­dos en la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA) desa­rro­lló e im­ple­men­tó el pri­mer ali­men­ta­dor au­to­má­ti­co pa­ra cer­das en una gran­ja de Arre­ci­fes, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Es­te sis­te­ma in­no­va­dor in­te­gra sen­so­res elec­tró­ni­cos y ca­ra­va­nas con chips pa­ra con­du­cir a los ani­ma­les por mó­du­los de ali­men­ta­ción, con ma­yor efi­cien­cia pro­duc­ti­va y me­nos cos­tos eco­nó­mi­cos.

“Si bien la in­dus­tria por­ci­na es­tá cre­cien­do mu­cho en nues­tro país, no­ta­mos que el ni­vel de tec­no­lo­gía pre­sen­ta­ba li­mi­ta­cio­nes en la efi­cien­cia de la ali­men­ta­ción, que re­pre­sen­ta en­tre el 70% y el 80% del cos­to de una gran­ja”, ex­pli­có Leo­nel Rae, es­tu­dian­te de Agro­no­mía y uno de los im­pul­so­res del em­pren­di­mien­to jun­to al eco­no­mis­ta Fran­co Amo­ro­si.

En mar­zo de 2013, es­te diag­nós­ti­co los lle­vó a in­ves­ti­gar el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías que per­mi­tan ase­gu­rar un con­trol efi­caz so­bre las ra­cio­nes de ali­men­to de las cer­das en ges­ta­ción, con me­nos már­ge­nes de error y desperdicios, y a en­con­trar al­ter­na­ti­vas a los sis­te­mas de con­fi­na­mien­to en jau­las, que tam­bién tie­nen in­con­ve­nien­tes pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad de los ani­ma­les.

“La tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da con­sis­te en el di­se­ño de un ali­men­ta­dor au­to­má­ti­co, con puer­tas de en­tra­da y de sa­li­da (si­mi­lar a una man­ga), pro­vis­ta de un lec­tor que pue­de in­di­vi­dua­li­zar a las cer­das a par­tir de un chip co­lo­ca­do en sus ore­jas, como ca­ra­va­nas. Una vez re­co­no­ci­do el ani­mal, el sis­te­ma ra­cio­na el ali­men­to co­rres­pon­dien­te a ese día, pre­via­men­te de­ter­mi­na­da por ve­te­ri­na­rios o nu­tri­cio­nis­tas. Trans­cu­rri­do un tiem­po, la cer­da ter­mi­na de co­mer y vuel­ve al gru­po”, con­tó Rae.

Es­te sis­te­ma de alo­ja­mien­to en gru­po ayu­da a dis­mi­nuir el es­trés del ani­mal que, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en los mo­de­los de con­fi­na­mien­to, pue­de ca­mi­nar y ma­ni­fes­tar su ins­tin­to gre­ga­rio de so­cia­bi- li­za­ción, con me­jo­ras en la pro­duc­ti­vi­dad. Ade­más, se adap­ta muy fá­cil a los cria­de­ros exis­ten­tes, in­clu­so a los que ya tie­nen jau­las.

La ter­mi­nal se con­tro­la con un soft­wa­re des­de cual­quier compu­tado­ra, que per­mi­te de­ter­mi­nar la ra­ción dia­ria co­rres­pon­dien­te a ca­da ani­mal, ob­ser­var las cur­vas de con­su­mo y ajus­tar­las de for­ma in­di­vi­dual. Con WI-FI en el criadero, es po­si­ble ges­tio­nar de ma­ne­ra re­mo­ta y ob­ser­var qué es­tá pa­san­do en ca­da mo­men­to.

Pa­ra desa­rro­llar es­ta tec­no­lo­gía, Rae y Amo­ro­si reunie­ron in­for­ma­ción pro­vis­ta por pro­duc­to­res y di­fe­ren­tes gru­pos de in­ves­ti­ga­ción y se ca­pa­ci­ta­ron pa­ra adaptar a los cria­de­ros lo­ca­les un sis­te­ma de ma­ne­jo elec­tró­ni­co im­ple­men­ta­do en otros paí­ses. Des­de ju­lio del 2013, el em­pren­di­mien­to (www.bil­da­gro.com.ar) se in­te­gró a la in­cu­ba­do­ra de la FAU­BA, In­cUBA­gro.

“A tra­vés de la in­cu­ba­do­ra re­ci­bi­mos ayu­da con la in­ves­ti­ga­ción, con­tac­tos con pro­fe­sio­na­les, ase­so­ra­mien­to en ma­te­ria co­mer­cial y bús­que­da de fi­nan­cia­mien­to, y ac­ce­di­mos a una red de víncu­los con los po­ten­cia­les clien­tes e ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor que re­sul­tan claves pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción”, di­jo Rae.

Lue­go de rea­li­zar con éxi­to las pri­me­ras prue­bas de fac­ti­bi­li­dad téc­ni­ca del pro­to­ti­po, los em­pren­de­do­res lo­gra­ron ins­ta­lar en 2014 el pri­mer ali­men­ta­dor en una gran­ja de Arre­ci­fes, que cuen­ta con un sis­te­ma de ci­clo com­ple­to con 800 ma­dres en pro­duc­ción y más de 15.000 ca­po­nes en en­gor­de. “La idea es que el pro­duc­to, ade­más de te­ner ven­ta­jas pro­duc­ti­vas, ten­ga un cos­to ac­ce­si­ble y no es­té al al­can­ce so­lo de los gran­des ju­ga­do­res, pa­ra que pue­da ser una al­ter­na­ti­va pa­ra los pro­duc­to­res me­dia­nos”, con­clu­yó Amo­ro­si. t

De­sa­fío. Los in­ves­ti­ga­do­res de­tec­ta­ron que el sec­tor por­cino ne­ce­si­ta in­cor­po­rar más tec­no­lo­gía.

Tecno. El chip se co­lo­ca en la ore­ja del ani­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.