Del maíz, a los chan­chos

En Is­la Ver­de, ple­na zo­na agrí­co­la “top” del sud­es­te cor­do­bés, los Ber­nay trans­for­man ese ce­real y la so­ja en car­ne por­ci­na y lue­go en fiam­bres. Des­de la siem­bra has­ta el pun­to de venta, un ca­mino de in­te­gra­ción a pleno en una clá­si­ca em­pre­sa fa­mi­liar.

Clarin - Rural - - TAPA - COR­DO­BA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Por las ex­ce­si­vas pre­ci­pi­ta­cio­nes, el sud­es­te cor­do­bés es hoy una zo­na con ca­mi­nos ru­ra­les muy com­pli­ca­dos. Es­ta pro­ble­má­ti­ca preo­cu­pa a los pro­duc­to­res, ya que se acer­ca la co­se­cha y ha­cen ma­la­ba­ris­mos pa­ra en­trar a los cam­pos y pien­san có­mo ha­rán pa­ra sa­car los gra­nos co­se­cha­dos.

En esa re­gión, el es­ta­ble­ci­mien­to de pro­duc­ción mix­ta “El Ala­mo”, de la fa­mi­lia Ber­nay, en la lo­ca­li­dad de Is­la Ver­de, a 25 ki­ló­me­tros de Mon­te Maíz, tam­bién le es­tá ha­cien­do fren­te a los ava­ta­res del año Ni­ño. Pe­ro allí la agri­cul­tu­ra y pro­duc­ción de cer­dos no ce­sa y se ha­ce con­tra vien­to y ma­rea, pa­ra man­te­ner la fá­bri­ca pro­pia que ela­bo­ra cha­ci­na­dos.

Los Ber­nay co­men­za­ron con la pro­duc­ción por­ci­na y la cons­truc­ción de los pri­me­ros gal­po­nes ha­ce trein­ta años. Die­go Ber­nay, que es mé­di­co ve­te­ri­na­rio, es hi­jo del fun­da­dor y re­cuer­da muy bien cuan­do su pa­dre co­men­zó con la ac­ti­vi­dad. Hoy él tie­ne la pos­ta del ma­ne­jo de la fá­bri­ca y vi­si­ta la gran­ja por las tar­des, mien­tras que su pa­dre, con 84 años, to­da­vía se en­car­ga de se­guir la pro­duc­ción agrí­co­la.

El Ala­mo es un cam­po de 120 hec­tá­reas que ac­tual­men­te tie­ne la mi­tad sem­bra­do con maíz y la mi­tad con so­ja. Sin em­bar­go, es­ta fir­ma pro­du­ce so­bre 600 hec­tá­reas pro­pias, en di­fe­ren­tes cam­pos, con una ro­ta­ción clá­si­ca apo­ya­da en el tri­go y en los dos cul­ti­vos de ve­rano an­tes men­cio­na­dos. Ber­nay re­co­no­ce, du­ran­te la vi­si­ta de Cla­rín Ru­ral, que el tri­go vol­vió a la ro­ta­ción ha­ce dos cam­pa­ñas por la “ne­ce­si­dad de co­ber­tu­ra”. En cam­bio, el maíz y la so­ja son com­po­nen­tes bá­si­cos de la die­ta de los por­ci­nos y siem­pre los siem­bran. De maíz se con­su­me la mi­tad de la su­per­fi­cie sem­bra­da ca­da año y el grano de so­ja se can­jea con un acei­te­ra cer­ca­na por ex­pe­ller y ex­tru­sa­do.

En es­ta ca­de­na pro­duc­ti­va, ca­da es­la­bón es su­ma­men­te im­por­tan­te y un pe­que­ño des­ajus­te im­pac­ta so­bre el si­guien­te. La cam­pa­ña pa­sa­da y la ac­tual son cla­ros ejem­plos de la im­por­tan­cia de ca­da uno.

Los Ber­nay no ha­bían ter­mi­na­do de re­cu­pe­rar­se de las consecuencias de los ex­ce­sos hí­dri­cos de la cam­pa­ña pa­sa­da cuan­do em­pe­za­ron a pa­de­cer los de és­ta, mo­ti­vo por el cual de­bie­ron retrasar su am­bi­ción de cre­cer en la pro­duc­ción de cer­dos.

Los des­ajus­tes de­ri­va­dos de las ex­ce­si­vas llu­vias re­per­cu­tie­ron en la agri­cul­tu­ra y en los ali­men­tos con­ser­va­dos.

“Es­te es se­gun­do año que por fac­to­res cli­má­ti­cos te­ne­mos in­con­ve­nien­tes con los cul­ti­vos. El año pa­sa­do las llu­vias ex­ce­si­vas so­bre el fi­nal del ci­clo del maíz oca­sio­na­ron en­fer­me­da­des fún­gi­cas en la es­pi­ga, por las cua­les tu­vi­mos pér­di­das de pro­duc­ción en los cer­dos, a cau­sa de las mi­co­to­xi­nas. Es­te año, cuan­do el ce­real es­ta­ba por in­gre­sar en el pe­río­do re­pro­duc­ti­vo, un gra­ni­zo muy in­ten­so ca­si lo de­ja sin ho­jas. Se re­cu­pe­ró. Aho­ra hay en­tre un 10% y 20% de to­da la su­per­fi­cie -so­ja y maíz- que es­tá per­di­da por anega­mien­tos”, re­la­ta el téc­ni­co. Aunque tam­bién acla­ra que, más allá de los da­ños, pa­ra es­te año es­pe­ran muy bue­nos ren­di­mien­tos de am­bos cul­ti­vos, que com­pen­sa­rán, en par­te, la su­per­fi­cie per­di­da. Ade­más, el au­men­to en los ren­di­mien­tos pa­ra ellos es muy im­por­tan­te, por­que per­die­ron la to­ta­li­dad del grano de maíz al­ma­ce­na­do en un si­lo sub­te­rrá­neo por el as­cen­so de la na­pa. En ese es­ce­na­rio, el si­tio ele­gi­do pa­ra po­si­cio­nar el si­lo­bol­sa de­be ser es­tra­té­gi­co, ya que las pre­ci­pi­ta­cio­nes se re­pi­ten to­das las se­ma­nas.

En El Ala­mo, el ce­real y la olea­gi­no­sa son los in­su­mos con los que fa­bri­can, en la plan­ta de ba­lan­cea­dos, las ra­cio­nes pa­ra su­mi­nis­trar a los cer­dos. Allí ela­bo­ran 150 to­ne­la­das de ali­men­to al mes

y tam­bién en es­te pun­to se de­tu­vo re­cien­te­men­te la ca­de­na pro­duc­ti­va. “Las llu­vias de­jan ba­jo agua pos­tes de luz y se cor­ta la ener­gía en to­da un re­gión. Cuan­do eso pa­sa, no fun­cio­na la plan­ta de ali­men­tos ba­lan­cea­do, que fa­bri­ca 3.500 ki­los de ali­men­to por ho­ra todos los días. Es un gran problema. Por eso, la so­lu­ción, te­nien­do en cuen­ta que las llu­vias se pre­sen­tan to­das las se­ma­nas y la coope­ra­ti­va de ener­gía eléc­tri­ca tar­da va­rios días en re­es­ta­ble­cer el ser­vi­cio, es con­se­guir un ge­ne­ra­dor de ener­gía pa­ra la plan­ta y te­ner un so­bre stock de ali­men­tos pa­ra esos mo­men­tos”, afir­ma Ber­nay.

El si­guien­te es­la­bón de es­ta di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va son los cer­dos. Es­te pun­to, que es el cen­tro de to­da la ca­de­na, es don­de la fir­ma tie­ne un gran po­ten­cial pa­ra se­guir cre­cien­do.

Los Ber­nay tie­nen una gran­ja de 300 ma­dres y as­pi­ran a lle­gar a 500 en el cor­to pla­zo.

Die­go Ber­nay sa­be per­fec­ta­men­te el po­ten­cial de cre­ci­mien­to que aun tie­ne es­ta car­ne en­tre la pre­fe­ren­cias de los con­su­mi­do­res. Por eso, el de­sa­fío prin­ci­pal pa­ra los pró­xi­mas años es el cre­ci­mien­to en el plan­tel de ma­dres. “Ha­ce unos años nos plan­tea­mos ele­var la can­ti­dad de hem­bras a 500, pe­ro no fue­ron bue­nos tiem­pos pa­ra ha­cer los ajus­tes en in­fra­es­truc­tu­ra que im­pli­ca cre­cer. Te­ne­mos que cam­biar vie­jas ins­ta­la­cio­nes y uni­fi­car gal­po­nes y ca­te­go­rías que di­na­mi­cen el ma­ne­jo con los ani­ma­les. To­do eso lle­va tiem­po, ade­más de los im­pon­de­ra­bles que se van pre­sen­tan­do. Pe­ro as­pi­ra­mos a con­se­guir es­te año un pri­mer es­ca­lón has­ta las 400 hem­bras y, al año si­guien­te, cre­cer en 100 más”, di­ce el téc­ni­co. El ob­je­ti­vo es­tá y las ideas de pun­ta tam­po­co fal­tan en es­te es­que­ma. Aquí to­das las ma­dres son in­se­mi­na­das de for­ma ar­ti­fi­cial (la gran­ja tie­ne sus pro­pios pa­dri­llos y ade­más com­pra se­men a un cen­tro de in­se­mi­na­ción) y, al mis­mo tiem­po, es­tán en un pro­ce­so de re­con­ver­sión de la ge­né­ti­ca, ex­pli­ca el ve­te­ri­na­rio.

Los ín­di­ces pro­duc­ti­vos de 2015 no fue­ron des­ta­ca­dos, se la­men­ta Ber­nay, y re­cién pu­die­ron re­es­ta­ble­cer la co­ne­xión en­tre el cir­cui­to pro­duc­ti­vo y el co­mer­cial en el pri­mer mes de es­te año.

“Has­ta di­ciem­bre en­viá­ba­mos a fae­na en­tre 90 a 100 ca­be­zas por semana y no nos al­can­za­ba pa­ra abas­te­cer la de­man­da de cha­ci­na­dos de nues­tros clien­tes. Ade­más, con el agra­van­te de que pa­ra fin de año siem­pre se in­cre­men­tan las ven­tas. Así, te­nía­mos que com­prar cer­dos a gran­jas de la zo­na pa­ra po­der cum­plir con nues­tros com­pra­do­res, que son car­ni­ce­rías o su­per­mer­ca­dos de las ciu­da­des cer­ca­nas. Por suer­te, du­ran­te enero eso se nor­ma­li­zó y aho­ra po­de­mos cu­brir la de­man­da con ani­ma­les de pro­duc­ción pro­pia, gra­cias a que au­men­ta­mos la can­ti­dad de sa­li­das por mes”, ex­pli­ca.

La fir­ma ter­cia­ri­za la fae­na a un fri­go­rí­fi­co de Bell Vi­lle y ven­de la car­ne y los fiam­bres. La plan­ta ela­bo­ra­do­ra ya cum­plió seis años y Ber­nay es­tá con­ven­ci­do de que to­do fue una gran idea de su pa­dre, que maduró con los años. Como mu­chas en la Ar­gen­ti­na, son una em­pre­sa fa­mi­liar a la cual los obs­tácu­lo le die­ron for­ta­le­za.

Bien ver­de. Así es­tá el maíz, a tono con el nom­bre de su pue­blo. En él po­sa Die­go Ber­nay pa­ra Cla­rín Ru­ral. Más atrás, al­gu­nos de los gal­po­nes de los cer­dos, ven­ti­lán­do­se an­te el ca­lor del ve­rano en Cór­do­ba.

En la gran­ja. Die­go Ber­nay en uno de los gal­po­nes. Ca­da semana se ter­mi­nan en­tre 90/100 ani­ma­les que se en­vían a fae­na.

In­se­mi­na­ción. A la izq., un ope­ra­rio in­se­mi­na una hem­bra del plan­tel con se­men de pa­dri­llos de la gran­ja y de un cen­tro de in­se­mi­na­ción. A la der., se­men re­fri­ge­ra­do.

In­te­gra­ción. Ber­nay den­tro de un lo­te de maíz, con un gal­pón de cer­dos de­trás.

Maíz. Una ex­trac­to­ra re­ti­ra los gra­nos de un si­lo­bol­sa. De ahí irá a la die­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.