El gra­ve problema de las ma­le­zas re­sis­ten­tes se si­gue ex­ten­dien­do

El yu­yo co­lo­ra­do aho­ra pi­sa fuer­te en el NEA. Y cre­ce en Cór­do­ba.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@cla­rin.com

Las ma­le­zas problema no aflo­jan y ca­da vez más se ex­tien­den por to­das las zo­nas agrí­co­las. Aho­ra, el NEA co­men­zó a su­frir la lle­ga­da de un nue­vo in­tru­so. Se tra­ta de Ama­rant­hus pal­me­ri (una de las es­pe­cies de yu­yo co­lo­ra­do), una hier­ba que re­sis­te al gli­fo­sa­to. Y se su­ma a la otra es­pe­cie de Ama­rant­hus, el hy­bri­dus (ex qui­ten­sis), que ya es­tá ins­ta­la­do des­de ha­ce va­rios años en aque­lla re­gión del nor­te y que es re­sis­ten­te al gru­po de las ALS y al gli­fo­sa­to.

Ade­más, es­tas dos es­pe­cies se si­guen ex­pan­dien­do en Cór­do­ba, específicamente en el sud­oes­te de la pro­vin­cia.

Mar­tín Al­va­re­da, ase­sor del CREA Sa­cha­yoj, de la re­gión del Cha­co san­tia­gue­ño, ase­gu­ró que ya en es­ta cam­pa­ña ob­ser­vó va­rios lo­tes in­fes­ta­dos con Ama­rant­hus pal­me­ri en la zo­na que re­co­rre dia- ria­men­te, des­de Sa­cha­yoj y Otum­pa, lo­ca­li­da­des ubi­ca­das en el no­roes­te de San­tia­go del Estero, has­ta Las Pie­dri­tas y Cha­ra­ta, al su­r­es­te de la pro­vin­cia de Cha­co.

El téc­ni­co es­ti­mó que es­ta ma­le­za lle­gó a tra­vés de las co­se­cha­do­ras del sur, so­bre to­do de con­tra­tis­tas cor­do­be­ses, que van a tra­ba­jar en aque­llas lo­ca­li­da­des.

“En el nor­te hay po­cas em­pre­sas que an­tes de in­gre­sar al lo­te ha­gan una lim­pie­za de la ma­qui­na­ria. Se le pi­de al con­tra­tis­ta que ha­ga es­te pro­ce­di­mien­to, pe­ro no hay una su­per­vi­sión pos­te­rior”, des­ta­có.

Así, es­ta ma­le­za se su­ma a las ya co­no­ci­das en el NEA, como son bo­rre­ria y gomph­re­na (de hoja an­cha) y al sor­go de Ale­po, pa­ta de gan­so, echi­no­cloa, pap­pop­ho­rum y pas­to amar­go (gra­mí­neas), que ya es­tán com­pli­can­do a los pro­duc­to­res des­de ha­ce va­rias cam­pa­ñas.

Se­gún Al­va­re­da, la pri­me­ra re­co­men­da­ción pa­ra el pro­duc­tor es que se­pan di­fe­ren­ciar el ama­rant­hus pal­me­ri del ama­rant­hus hy­bri­dus, pa­ra po­der rea­li­zar un co­rrec­to con­trol.

Lue­go, en esos lo­tes que se en­cuen­tre la ma­le­za, se de­be tra­ba­jar fuer­te­men­te pa­ra que no se di­se­mi­ne aun más. “Hay que en­ten­der que al yu­yo co­lo­ra­do no se lo va a eli­mi­nar, sino que hay que con­vi­vir con la ma­le­za. Eli­mi­nar­la de­fi­ni­ti­va­men­te cos­ta­rá al me­nos 10 años, rea­li­zan­do las con­tro­les co­rrec­ta­men­te”.

Ade­más, el téc­ni­co acla­ró que se de­be rea­li­zar más ro­ta­ción de los mo­dos de ac­ción, ya que en el NEA se apli­can her­bi­ci­das pre emer­gen­tes que son ma­yor­men­te ALS o atra­zi­na, que no tie­nen efec­to so­bre es­ta nue­va ame­na­za.

Por su par­te, en el sud­oes­te de Cór­do­ba, el problema de yu­yo co­lo­ra­do, tan­to Ama­rant­hus pal­me­ri como hy­bri­dus, se si­gue agra­van­do, y en al­gu­nos lo­tes es­ta ma­le­za tie­ne más al­tu­ra que la so­ja.

El ase­sor Jo­sé Ma­ría Lu­ciano, de es­ta zo­na cor­do­be­sa, agre­ga que la fal­ta de pi­so im­pi­de las apli­ca­cio­nes de pro­duc­tos, por­que se prac­ti­ca agri­cul­tu­ra in­ten­si­va con do­ble cul­ti­vo y por es­tos días tie­nen di­fi­cul­ta­des con las na­pas.

“El yu­yo co­lo­ra­do pue­de apa­re­cer de gol­pe en lo­tes que has­ta un mo­men­to es­ta­ban lim­pios. En la zo­na nues­tra em­pe­zó a na­cer en sep­tiem­bre y apa­re­ce a prin­ci­pios de no­viem­bre. Nos pa­só en un lo­te de so­ja sin an­te­ce­den­te de la ma­le­za, don­de de pron­to apa­re­ció”, des­cri­bió el ase­sor en una re­co­rri­da jun­to a téc­ni­cos de Syn­gen­ta.

Por eso, des­de la com­pa­ñía ase­gu­ran que el ta­ma­ño de la ma­le­za es cla­ve pa­ra te­ner un con­trol efi­cien­te y ho­mo­gé­neo en el lo­te. En es­te sen­ti­do, la em­pre­sa des­ta­có las ca­rac­te­rís­ti­cas de Ed­dus, un her­bi­ci­da se­lec­ti­vo con con­trol re­si­dual que com­bi­na dos in­gre­dien­tes ac­ti­vos, S-me­to­la­clo­ro y Fo­me­sa­fen, con si­tios de ac­ción di­fe­ren­tes, y pue­de uti­li­zar­se tan­to en pre como en post emer­gen­cia.

Si se apli­ca en pre-emer­gen­cia, se de­be rea­li­zar con el ‘lo­te a ce­ro’ pa­ra que el 100% de los im­pac­tos pue­dan lle­gar al sue­lo. En el ca­so de apli­car en post-emer­gen­cia, el ta­ma­ño crí­ti­co de la ma­le­za es de 5 cen­tí­me­tros o dos ho­jas ver­da­de­ras, acon­se­jan los ex­per­tos.

Pro­ble­món. Un lo­te de so­ja en Río Cuar­to in­fes­ta­do con Ama­rant­hus pal­me­ri.

Fla­ge­lo. Una plan­ta de Ama­rant­hus pal­me­ri al cos­ta­do de la ru­ta en Otum­pa, al nooes­te de la pro­vin­cia de San­tia­go del Estero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.