“Del cam­po a la gón­do­la”

Clarin - Rural - - La columna de la semana - Héctor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El go­bierno hi­zo su­ya la mu­le­ti­lla “del cam­po a la me­sa”, acu­ña­da ha­ce unos vein­te años, cuan­do el en­ton­ces se­cre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra Fe­li­pe So­lá creó la Sub­se­cre­ta­ría de Ali­men­ta­ción.

En aque­llos tiem­pos se de­cía, y aho­ra se re­pi­te, que “te­ne­mos que de­jar de ser el gra­ne­ro del mundo pa­ra ser la gón­do­la del mundo”. La idea es que de es­ta ma­ne­ra se “agre­ga va­lor en ori­gen”, lo que im­pli­ca la ge­ne­ra­ción de em­pleo y un flu­jo de in­ver­sio­nes en el in­te­rior. ¿Al­guien pue­de opo­ner­se?

Na­die. Pe­ro en la era K, es­ta idea sir­vió pa­ra jus­ti­fi­car las re­ten­cio­nes y las res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción de va­rios pro­duc­tos bá­si­cos. Una enor­me fa­la­cia, por­que el ob­je­ti­vo fue li­sa y lla­na­men­te re­cau­dar cap­tu­ran­do la ren­ta de un sec­tor con­si­de­ra­do como el ma­yor enemi­go po­lí­ti­co.

La ta­ba se dio vuel­ta. El go­bierno de Cam­bie­mos sin­ce­ró el ti­po de cam­bio, eli­mi­nó las re­ten­cio­nes de la car­ne, el tri­go, el maíz y el gi­ra­sol, y co­men­zó a re­du­cir las de la so­ja. Un nue­vo te­lón de fon­do que re­abre la pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to. So­bre to­do, de los ce­rea­les y el gi­ra­sol.

Pe­ro pa­ra cum­plir el pre­cep­to del va­lor agre­ga­do fal­ta sin­to­nía fina. Hay mu­chos ru­bros que que­da­ron des­aco­mo­da­dos, y en­tre ellos es­tán pre­ci­sa­men­te los que me­jor res­pon­den a la pre­mi­sa del cam­po a la gón­do­la. Vea­mos.

El pri­mer ru­bro que que­dó des­aco­mo­da­do es el de los bio­com­bus­ti­bles, don­de el sur­ti­dor re­em­pla­za a la gón­do­la pe­ro esen­cial­men­te es el mis­mo te­ma.

Es evi­den­te que no go­zan de mu­cha sim­pa­tía por par­te de un go­bierno que tie­ne la sa­na in­ten- ción de im­pul­sar las ener­gías re­no­va­bles. Só­lo el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha he­cho men­ción a su apor­te en la lu­cha con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Cuan­do el te­ma ba­ja a los fun­cio­na­rios de ener­gía, só­lo se ha­bla de eó­li­ca y so­lar.

El anun­cio de la semana an­te­rior, res­pec­to al au­men­to del cor­te con eta­nol (del 10 al 12 por cien­to), no fue acom­pa­ña­do por el re­ajus­te de los pre­cios. El pre­cio del maíz re­ci­bió el be­ne­fi­cio de la quita de re­ten­cio­nes (20 por cien­to) y el ajus­te del ti­po de cam­bio (50 por cien­to).

El eta­nol que­dó re­za­ga­do, mien­tras las naf­tas subían, lo que en los he­chos sig­ni­fi­ca una trans­fe­ren­cia de in­gre­sos del sec­tor agroin­dus- trial al sec­tor pe­tro­le­ro.

Lo mis­mo su­ce­de con el bio­die­sel, cu­yo pre­cio pa­ra el mer­ca­do in­terno no res­pon­de a una ecua­ción co­no­ci­da y trans­pa­ren­te, sino -como di­ce el ex­per­to Clau­dio Mo­li­na, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Bio­com­bus­ti­bles e Hi­dró­geno- “es con­ta­bi­li­dad crea­ti­va”.

Tam­bién aquí hay ce­sión de in­gre­sos al sec­tor pe­tro­le­ro. Al mis­mo tiem­po, se lo cas­ti­gó con la apli­ca­ción de de­re­chos de ex­por­ta­ción del 4 por cien­to, cuan­do an­tes del 10 de di­ciem­bre ha­bían que­da­do en ce­ro. Así, se tien­de a fa­vo­re­cer la ex­por­ta­ción de acei­te cru­do y no la de bio­die­sel.

Es­to tie­ne va­rias consecuencias. Por un la­do, de­ri­va en ma­yor ne­ce­si­dad de ga­soil im­por­ta­do. Por otro, vuel­ca al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal un ma­yor vo­lu­men de acei­te de so­ja, lo que pre­sio­na a la ba­ja su pre­cio. Todos pier­den.

Y ya que estamos con el acei­te, vea­mos lo que es­tá su­ce­dien­do con el “va­lor agre­ga­do en ori­gen” en la ca­de­na del gi­ra­sol.

El acei­te de gi­ra­sol tie­ne el pre­cio pi­sa­do en el mer­ca­do in­terno. Hay va­rias em­pre­sas con re­fi­ne­rías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, so­me­ti­das a una mor­sa im­pla­ca­ble: pre­cio in­terno con­ge­la­do y au­men­to del pre­cio de su ma­te­ria pri­ma, el gi­ra­sol.

Con­se­cuen­cia: se es­ta­ble­ció una fuer­te co­rrien­te de ex­por­ta­cio­nes, con em­bar­ques ya con­cer­ta­dos por unas 400.000 to­ne­la­das, el 20 por cien­to de la co­se­cha.

En otras pa­la­bras, se trans­fie­re mano de obra lo­cal, en mo­lien­da, re­fi­na­ción, en­va­se y dis­tri­bu­ción, al país de des­tino. Ru­ma­nia, por ejem­plo, es­tá to­man­do la pos­ta y son sus re­fi­ne­rías las que lle­gan a las gón­do­las eu­ro­peas con acei­te ori­gi­na­do en se­mi­lla de gi­ra­sol ar­gen­ti­na.

El ca­mino en­tre el cam­po y la gón­do­la es­tá lleno de es­pi­nas. t

> Al­gu­nos ru­bros, como el de los bio­com­bus­ti­bles, que­da­ron re­za­ga­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.