El co­no­ci­mien­to como eje

El au­tor di­ce que el eco­sis­te­ma del co­no­ci­mien­to es­tá des­pla­zan­do al ca­pi­ta­lis­mo del si­glo XX. Y pro­po­ne que el agro si­ga ese ca­mino, pa­ra pa­sar de ser el gra­ne­ro al su­per­mer­ca­do del mundo.

Clarin - Rural - - DEL 8 AL 11 DE MARZO - Fer­nan­do Brom Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El 1 de enero del año 2000 no so­la­men­te co­men­zó un nue­vo año, dé­ca­da y si­glo. Tam­bién to­mó ve­lo­ci­dad por la au­to­pis­ta in­ter­net la Era del Co­no­ci­mien­to, que con gran vi­sión de fu­tu­ro anun­ció el pa­dre del ma­na­ge­ment como cien­cia y ar­te: Pe­ter Drucker (1970) al anun­ciar la lle­ga­da del tra­ba­ja­dor del co­no­ci­mien­to.

El co­no­ci­mien­to, to­ma­do como el sa­ber en to­das sus for­mas (cien­tí­fi­cas, tec­no­ló­gi­cas, ten­den­cias, etc), es hoy el prin­ci­pal fac­tor de po­der, más allá del di­ne­ro o la can­ti­dad de em­plea­dos o fá­bri­cas que una per­so­na pue­da te­ner. Mu­chos gran­des fra­ca­sos se ex­pli­can por no ha­ber leí­do los tiem­pos en cla­ve de cam­bio de co­no­ci­mien­to: Block­bus­ter (al­qui­ler de pe­lí­cu­las) y Ko­dak (cap­tu­ra de imá­ge­nes) son dos ejem­plos tan­gi­bles de gran­des ideas in­no­va­do­ras que no su­pie­ron adap­tar­se o ges­tio­nar los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. En el ex­tre­mo opues­to: What­sapp, una em­pre­sa de 50 per­so­nas va­lua­da en 19 bi­llo­nes de dó­la­res.

Los cam­bios de épo­ca im­pli­can la lle­ga­da de nue­vas reali­da­des dis­rup­ti­vas, que cam­bian las re­glas de jue­go. El cam­bio de pa­ra­dig­mas de to­da nue­va era re­de­fi­ne los ejes de po­der y li­de­raz­go. En el si­glo XXI el más po­de­ro­so es el que tie­ne el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción. Las nue­vas gran­des for­tu­nas son de em­pren­de­do­res que in­ven­ta­ron al­go que cambió la vi­da de la gen­te o de los ne­go­cios que sa­tis­fa­cen de­seos o ne­ce­si­da­des en for­ma ex­cep­cio­nal. La pla­ta­for­ma in­ter­net es transac­cio­nal, re­la­cio­nal, co­mu­ni­ta­ria y so­cial.

El si­glo XX (Era de las Or­ga­ni­za­cio­nes) se ca­rac­te­ri­zó por dar lu­gar a gran­des or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas que apli­ca­ron los 5 prin­ci­pios vá­li­dos y eter­nos de la Ad­mi­nis­tra­ción: or­ga­ni­za­ción, di­rec­ción, pla­ni­fi­ca­ción, coor­di­na­ción y con­trol. Con es­tos 5 ele­men­tos la gran me­ta a lo­grar era la efi­cien­cia. Ejem­plo de es­tos avan­ces son la fa­bri­ca­ción en se­rie y la robótica apli­ca­da a la pro­duc­ción, y el mar­ke­ting apli­ca­do al análisis de ne­ce­si­da­des y de­seos pa­ra crear mer­ca­dos y cons­truir gran­des mar­cas, mu­chas ve­ces el ac­ti­vo más va­lio­so de una com­pa­ñía.

El si­glo XXI (Era del Co­no­ci­mien­to) dio lu­gar a la apa­ri­ción de nue­vas he­rra­mien­tas que de­fi­nen el éxi­to o fra­ca­so de to­do em­pren­di­mien­to. Se tra­ta de in­ven­tos o des­cu­bri­mien­tos que es­tán cam­bian­do la vi­da y las re­la­cio­nes en­tre los se­res hu­ma­nos y las or­ga­ni­za­cio­nes, con eje en dos nue­vas reali­da­des: sos­te­ni­bi­li­dad (au­to­no­mía de re­cur­sos) y sus­ten­ta­bi­li­dad (im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad y el me­dio am­bien­te).

Ejem­plos de es­tas nue­vas reali­da­des: los ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes, el au­to­mó­vil sin con­duc­tor, la robótica, los na­no­ma­te­ria­les, los nue­vos ma­te­ria­les, la tec­no­lo­gía di­gi­tal, la red in­ter­net, la siem­bra di­rec­ta, la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca, etc.

Los 5 prin­ci­pios de la ad­mi­nis­tra­ción (or­ga­ni­za­ción) del si­glo XX, cu­ya prin­ci­pal me­ta era la efi­cien­cia; así como las he­rra­mien­tas de la ges­tión (ma­na­ge­ment) en el si­glo XXI, cu­ya me­ta prin­ci­pal es crear va­lor, son los que de­be­mos re­sig­ni­fi­car adap­tán­do­los a los có­di­gos del si­glo XXI.

Han pa­sa­do ya 16 años del si­glo XXI y Ar­gen­ti­na los ha per­di­do atra­pa­da en el pa­sa­do. He­mos lo­gra­do al­go im­po­si­ble: que has­ta nues­tro pa­sa­do sea im­pre­vi­si­ble. Las ideo­lo­gías del si­glo XIX y los po­pu­lis­mos del si­glo XX no nos de­ben ha­cer per­der las opor­tu­ni­da­des del si­glo XXI. En la lu­cha por la de­ca­den­cia no te­ne­mos com­pe­ten­cia, ex­cep­to un ma­no­jo de paí­ses do­mi­na­dos por lí­de­res po­pu­lis­tas y to­ta­li­ta­rios, a lo que se su­ma la corrupción por au­sen­cia de po­der ju­di­cial (con­trol), con lo cual la po­bre­za pa­sa a ser un ex­ce­len­te ne­go­cio que ase­gu­ra cau­dal elec­to­ral eterno. No hay na­da más es­tú­pi­do y an­ti­pro­gre­sis­ta que intentar ha­cer bien lo que no hay que ha­cer. El cam­bio y la in­no­va­ción en po­lí­ti­ca, economía, so­cie­dad y me­dio am­bien­te son el úni­co ca­mino po­si­ble pa­ra sa­lir del es­tan­ca­mien­to ac­tual. Con tra­ba­jo en equi­po y ges­tión, en ba­se a prin­ci­pios y he­rra­mien­tas de la pos­mo­der­ni­dad, adop­tan­do nue­vos pa­ra­dig­mas.

El Eco­sis­te­ma del Co­no­ci­mien­to (si­glo XXI) es­tá des­pla­zan­do al ve­tus­to Ca­pi­ta­lis­mo del si­glo XX. Un ejem­plo: en el cam­po agrí­co­la de­be­mos de­jar de ser el gra­ne­ro del mundo y pa­sar a ser el su­per­mer­ca­do del mundo. Efi­cien­cia y crea­ción de va­lor: esa es la cues­tión!. t

So­ja en siem­bra di­rec­ta. Ese sis­te­ma es una de las nue­vas gran­des reali­da­des que des­ta­ca el au­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.