Va­lor agre­ga­do… en des­tino

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SE­MA­NA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La vi­si­ta del pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Ho­llan­de fue un pa­so de­ci­si­vo en el re­gre­so del país al mun­do, que (na­die sa­be bien por qué) nos si­gue es­pe­ran­do. Un he­cho tan aus­pi­cio­so obli­ga a re­pa­sar la agen­da de te­mas pen­dien­tes, al­gu­nos muy fres­cos, que afec­tan a la ca­de­na agroin­dus­trial.

La se­ma­na pa­sa­da, pre­ci­sa­men­te, ha­bla­mos de la pa­ra­do­ja del “va­lor agre­ga­do en ori­gen”. Y men­cio­ná­ba­mos el ca­so del acei­te de gi­ra­sol, un pro­duc­to em­ble­má­ti­co de la Ar­gen­ti­na, que du­ran­te mu­chos años pe­leó los pri­me­ros lu­ga­res en el po­dio global. Y que aho­ra es­tá se­ve­ra­men­te ja­quea­do. Va­mos a pro­fun­di­zar un po­co.

Des­de siem­pre, la vie­ja Eu­ro­pa pu­so to­da cla­se de tra­bas pa­ra el in­gre­so de acei­te de gi­ra­sol ar­gen­tino. En los úl­ti­mos años, en­con­tra­ron una per­li­ta y ce­rra­ron fi­las atrás de ella: la de­tec­ción de ves­ti­gios de un in­sec­ti­ci­da, el di­clor­vós, en el acei­te cru­do ar­gen­tino. Ha­ce más de diez años, la UE ba­jó prác­ti­ca­men­te a ce­ro la to­le­ran­cia pa­ra es­ta mo­lé­cu­la, muy efi­caz pa­ra el con­trol de in­sec­tos en post co­se­cha.

Des­de ha­ce tiem­po, la ca­de­na lo­cal del gi­ra­sol, coor­di­na­da por Asa- gir, vie­ne plan­tean­do la ne­ce­si­dad de evi­tar su uso, sus­ti­tu­yén­do­lo por otros co­mo el Fos­fu­ro de alu­mi­nio. Pe­ro es­tos pro­duc­tos son más di­fí­ci­les de ma­ni­pu­lar, ya que re­quie­ren de her­me­ti­ci­dad en los si­los y obli­gan a un “pe­río­do de ca­ren­cia” mí­ni­mo de cin­co días. Es­to sig­ni­fi­ca que la se­mi­lla no pue­de mo­ver­se an­tes de ese lap­so, lo que com­pli­ca a los aco­pia­do­res.

El di­clor­vós es li­po­so­lu­ble, aun­que muy vo­lá­til. Es­tá en la se­mi­lla. Cuan­do se ex­trae el acei­te, se lle­va con­si­go los ves­ti­gios del in­sec­ti­ci­da. Un so­lo ca­mión que lle­ve mer­ca­de­ría tra­ta­da pue­de ge­ne­rar re­si­duos en una enor­me par­ti­da de acei­te. Pe­ro en el pro­ce­so de re­fi­na­do, es­tos ves­ti­gios des­apa­re­cen to­tal­men­te. En el ai­re se de­gra­da ins­tan­tá­nea­men­te a com­pues­tos in­ter­me­dios iner­tes, que tam­bién se de­gra­dan en­se­gui­da.

La UE tra­ba con aran­ce­les muy al­tos el in­gre­so de acei­te re­fi­na­do. Pre­ten­den el “va­lor agre­ga­do en des­tino”, así co­mo China lo ha­ce con la so­ja: no quie­ren com­prar ha­ri­na y acei­te, sino el po­ro­to pa­ra pro­ce­sar­lo allá. To­do el mun­do quie­re lo mis­mo. Los con­tra­rios tam­bién jue­gan. La in­dus­tria que pro­ce­sa gi­ra­sol en la Ar­gen­ti­na se en­con­tra­ba fren­te a una en­cru­ci­ja­da: no po­día ven­der acei­te cru­do al atrac­ti­vo mer­ca­do eu­ro­peo, por la cues­tión del di­clor­vós, pe­ro tam­po­co po­día en­trar con el re­fi­na­do, sin ves­ti­gios del in­sec­ti­ci­da. Si­ga­mos. La ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri cum­plió con lo pro­me­ti­do y lle­vó a ce­ro los de­re­chos de ex­por­ta­ción del gi­ra­sol, una pro­me­sa de cam­pa­ña. Y apa­re­ció de pron­to la de­man­da eu­ro­pea por se­mi­lla de gi­ra­sol pa­ra ali­men­tar su pro­pia in­dus­tria de crus­hing. Y no es mo­co de pa­vo: de­cía­mos la se­ma­na pa­sa­da que ya hay ven­di­das 400.000 to­ne­la­das de la olea­gi­no­sa, lo que es­tá de­jan­do sin ma­te­ria pri­ma a las prin­ci­pa­les plan­tas del país. La ma­yor par­te de ellas, en el sud­es­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, prin­ci­pal zo­na pro­duc­to­ra y de con­ver­gen­cia del gi­ra­sol.

La si­tua­ción es al­ta­men­te ries­go­sa, no so­lo por la pér­di­da de em­pleo y ac­ti­vi­dad en el interior. Lo más gra­ve es lo que pue­de pa­sar cuan­do la mer­ca­de­ría lle­gue a des­tino. La au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria eu­ro­pea sa­be que la se­mi­lla pue­de con­te­ner el in­sec­ti­ci­da. Pue­de que ha­gan la vis­ta gor­da, por­que sa­ben que no hay ries­go pa­ra la sa­lud ya que a la gón­do­la lle­ga re­fi­na­do. Pe­ro mien­tras tan­to, la Ar­gen­ti­na tie­ne que pa­gar más ca­ra la se­mi­lla, y sa­lir a ven­der con des­cuen­to en ter­ce­ros paí­ses, en mu­chos ca­sos com­pi­tien­do con el acei­te de gi­ra­sol ela­bo­ra­do en, por ejem­plo, la Fran­cia de Ho­llan­de, con gi­ra­sol ar­gen­tino.

La plau­si­ble idea “del cam­po a la gón­do­la” y del “va­lor agre­ga­do en ori­gen” se con­vier­te en “va­lor agre­ga­do en des­tino”. Ha­ce fal­ta sin­to­nía fina.

Una tor­ta. El gi­ra­sol ar­gen­tino es muy com­pe­ti­ti­vo, pe­ro por dis­tin­tas tra­bas mu­chas ve­ces no se pue­de pro­ce­sar aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.