En el nor­te, el maíz vol­vió a ser ren­ta­ble y ya cre­ció la su­per­fi­cie cie

El NEA y NOA tre­pa­ron rá­pi­do con las nue­vas re­glas de jue­go.

Clarin - Rural - - TAPA - Esteban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

El maíz ha si­do sin du­da el pro­ta­go­nis­ta de es­ta cam­pa­ña es­ti­val. En un pri­mer mo­men­to, la in­ten­ción de siem­bra era muy ba­ja y se es­ti­ma­ba una re­duc­ción muy fuer­te del área. Lue­go, tras la qui­ta de las re­ten­cio­nes y el in­cre­men­to en el va­lor del ce­real, los pro­duc­to­res de­ci­die­ron apos­tar al cul­ti­vo a úl­ti­mo mo­men­to.

En to­tal, se sem­bra­ron 3.300.000 hec­tá­reas, se­gún da­tos de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, una caí­da del 3% en re­la­ción a la cam­pa­ña pa­sa­da.

Así, con es­te con­tex­to, la su­per­fi­cie mai­ce­ra ca­yó en ca­si to­das las zo­nas pro­duc­ti­vas del país, sal­vo en el nor­te del país.

Con­ti­nuan­do con los da­tos de la Bol­sa, en el NOA se sem­bra­ron 242.000 hec­tá­reas con­tra las 230.000 hec­tá­reas que se ha­bían im­plan­ta­do en el ci­clo an­te­rior. Y en el NEA, se sem­bra­ron es­te año 378.000 hec­tá­reas ver­sus las 360.000 hec­tá­reas de la cam­pa­ña 2014/15.

En es­tas dos re­gio­nes, a su vez, la ven­ta­na de siem­bra se ex­tien­de has­ta fi­nes de enero y prin­ci­pios de fe­bre­ro, lo que ayu­dó a re­ver­tir las de­ci­sio­nes a los pro­duc­to­res.

En par­ti­cu­lar, en el NEA, la si­tua­ción de un año pa­ra el otro cam­bió con­si­de­ra­ble­men­te, se­gún da­tos de la téc­ni­ca del INTA Saenz Pe­ña, Cha­co, Ma­ría Eu­ge­nia Qui­ro­lo.

En sín­te­sis, el mar­gen bru­to en es­ta cam­pa­ña pa­só a ser po­si­ti­vo. En fe­bre­ro de 2015 era ne­ga­ti­vo en $ 1.911 por hec­tá­rea y en fe­bre­ro de es­te año, el mar­gen bru­to es de $2.279 por hec­tá­rea. Es­tos da­tos fue­ron ob­te­ni­dos con rin­des de 4.500 ki­los por hec­tá­rea (pro­me­dio de la zo­na) a un va­lor de $ 2.275 por to­ne­la­da, me­nos los gas­tos de la­bo­res de siem­bra, co­se­cha y co­mer­cia­li­za­ción.

Un re­fle­jo de es­ta co­yun­tu­ra es Juan Pa­blo Gou­jon, quien pro­du­ce jun­to a su fa­mi­lia en Co­lo­nia Eli­sa, ubi­ca­da en el cen­tro oes­te de Cha­co. “Cin­co años atrás, el maíz era par­te fun­da­men­tal de las ro­ta­cio­nes y par­ti­cu­lar­men­te en nues­tra zo­na con fuer­tes ad­ver­si­da­des am­bien­ta­les. Pe­ro el año pa­sa­do cam­bió: hi­ci­mos me­nos gra­mí­neas tan­to maíz, tri­go y sor­go”, se­ña­ló.

An­te es­ta fal­ta de ro­ta­ción, en una re­gión con al­tas tem­pe­ra­tu­ras y llu­vias, el con­su­mo de ras­tro­jo de

“El pa­se de fac­tu­ra por no ha­ber he­cho las co­sas bien fue ra­pi­do”, di­ce Gou­jon

los sue­los fue ele­va­do es­ta cam­pa­ña. “Hu­bo man­cho­nes en los lo­tes y pro­ble­mas de ero­sión. El pa­se de fac­tu­ra por no ha­ber he­cho las co­sas bien fue ra­pi­dí­si­mo. Por eso, es fun­da­men­tal que to­dos los años se in­clu­ya al­gu­na gra­mí­nea pa­ra man­te­ner los ni­ve­les de ma­te­ria or­gá­ni­ca”, sos­tu­vo.

Pe­ro aho­ra, Gou­jon se en­tu­sias­mó con es­te nue­vo es­ce­na­rio. En aque­lla zo­na, el rin­de de in­di­fe­ren­cia del maíz va­ría en­tre 4.500 a 5.000 ki­los por hec­tá­rea.

Y pa­ra es­te año, en su ca­so par­ti­cu­lar, los nú­me­ros son muy po­mi­llo­nes si­ti­vos, por­que es­ti­ma un rin­de de 7.000 ki­los por hec­tá­rea y ade­más, con la ven­ta­ja de ha­ber com­pra­do los in­su­mos pre­vios a la de­va­lua­ción. Pe­ro acla­ró que no hay que pen­sar a fu­tu­ro la siem­bra de maíz con es­tos va­lo­res ac­tua­les.

“En es­ta úl­ti­ma cam­pa­ña no hi­ci­mos maíz de pri­me­ra y so­la­men­te hi­ci­mos ca­si 100 hec­tá­reas de se­gun­da. La in­ten­ción era au­men­tar la su­per­fi­cie más pe­ro ya nos ha­bía­mos pre­pa­ra­do la siem­bra de so­ja”.

Así, con es­tos nú­me­ros, pla­nean mo­di­fi­car el es­que­ma de siem­bra que cam­bia to­tal­men­te pa­ra la cam­pa­ña 2016/17: ca­si un 50% de la su­per­fi­cie con tri­go, al­go im­pen­sa­do pa­ra su es­que­ma, y la otra mi­tad, se re­par­te en­tre maíz y gi­ra­sol. “Es­ta­mos muy en­tu­sias­ma­dos con la cam­pa­ña que vie­ne y con ga­nas de ha­cer co­sas”, se es­pe­ran­zó Gou­jon.

Por otra par­te, en la otra re­gión del nor­te, el NOA, tam­bién vol­vió la ren­ta­bi­li­dad en el maíz, se­gún co­men­tó Li­san­dro de los Ríos, ge­ren­te de Pro­grano, una en­ti­dad que reune a más de 250 pro­duc­to­res lí­de­res de Sal­ta.

Pe­ro ex­pli­có que to­da­vía los nú­me­ros del cul­ti­vo son muy fi­nos y la ren­ta­bi­li­dad de­pen­de de la pro­duc­ción que ob­tie­ne ca­da pro­duc­tor, ya que el rin­de de in­di­fe­ren­cia, se­gún da­tos de Pro­grano, es de 6.900 ki­los por hec­tá­rea.

“El maíz es el úni­co cul­ti­vo que pue­de ser ren­ta­ble hoy por hoy. Ni la so­ja da nú­me­ros po­si­ti­vos ya que el flete si­gue te­nien­do una in­ci­den­cia muy gran­de en los cos­tos de pro­duc­ción”, aler­tó. Y agre­gó que tam­po­co el po­ro­to y el tri­go son ren­ta­bles.

De to­das ma­ne­ras, a pe­sar de es­ta suba en el área, ase­gu­ró que la su­per­fi­cie mai­ce­ra si­gue sien­do ba­ja en re­la­ción a lo que era ha­ce 5 años atrás: ca­da 3 hec­tá­reas de so­ja, ha­bía una de maíz. “In­cluir el maíz ha­ce sus­ten­ta­ble a la pro­duc­ción”, sin­te­ti­zó el eje­cu­ti­vo de Pro­grano.

En es­ta lí­nea, de­ta­lló los be­ne­fi­cios con dos ejem­plos cla­ros: se re­po­nen los nu­trien­tes que ex­trae la so­ja y ayu­da a ba­jar la pre­sión del pi­cu­do ne­gro pa­ra la si­guien­te cam­pa­ña, una de las prin­ci­pa­les pla­gas, (VER: NOA: preo­cu­pa...) y es­to ha­ce re­du­cir las apli­ca­cio­nes pa­ra con­tro­lar­la. t

A pleno sol. Juan Pa­blo Gou­jon, en ple­na co­se­cha de maíz, en Cha­co. Es­te año es­ti­ma ob­te­ner 7.000 ki­los por hec­tá­rea.

De los Ríos. Ge­ren­te de Pro­grano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.