Fer­ti­li­za­ción: los rin­des so­je­ros mues­tran nue­vos te­chos

En 25 de Ma­yo, un en­sa­yo re­ve­ló lo que se pue­de al­can­zar.

Clarin - Rural - - TAPA - 25 DE MA­YO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

La fer­ti­li­za­ción de la so­ja es una asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos. Apli­car fer­ti­li­zan­tes en es­te cul­ti­vo pue­de ser una mi­sión re­cons­truc­ti­va cla­ve, pe­ro ade­más pue­de ele­var el po­ten­cial del ren­di­mien­to. De achi­car bre­chas se tra­ta.

En la lo­ca­li­dad de 25 de Ma­yo, ple­na Cuen­ca del Sa­la­do bo­nae­ren­se, el ase­sor téc­ni­co An­drés Pu­le­ro le re­la­ta a Cla­rín Ru­ral su ex­pe­rien­cia de fer­ti­li­zar la so­ja y afir­ma que el com­por­ta­mien­to que se ob­ser­va en el cul­ti­vo ame­ri­ta ha­cer es­ta prác­ti­ca.

Lo su­ce­di­do en esa zo­na has­ta es­te mo­men­to, cuen­ta Pu­le­ro, se ase­me­ja a otras re­gio­nes en las cua­les se per­die­ron las ro­ta­cio­nes, se re­du­jo al mí­ni­mo la fer­ti­li­za­ción y los cam­pos te­nían al­ta re­pe­ti­ción de siem­bra de so­ja.

“Más allá de si el cam­po es pro­pio, es­tá ba­jo un arren­da­mien­to de lar­go pla­zo o so­lo por con­tra­to de un año, el im­pac­to de la fer­ti­li­za­ción en el cul­ti­vo es con­tun­den­te, y por es­to se lo­gra un aumento cla­ro de los ren­di­mien­tos”, di­ce el téc­ni­co, mien­tras mi­ra un en­sa­yo com­pa­ra­ti­vo de di­fe­ren­tes es­tra­te- gias de fer­ti­li­za­ción en so­ja en un cam­po que arrien­da La Bra­ga­den­se, em­pre­sa pa­ra la que él tra­ba­ja.

Por otra par­te, agre­ga que ha­cer un aná­li­sis eco­nó­mi­co por el ren­di­mien­to ex­tra que se lo­gra al fer­ti­li­zar es una acc­ción ló­gi­ca, pe­ro no tie­ne du­das de que los már­ge­nes ob­te­ni­dos por el plus de ren­di­mien­to su­pe­ran los cos­tos de la prác­ti­ca.

El téc­ni­co in­sis­te con la im­por­tan­cia de las ro­ta­cio­nes y des­ta­ca que gra­cias al tri­go y al maíz, cul­ti­vos que has­ta el mo­men­to eran in­via­bles en la zo­na, se vol­ve­rá a pen­sar en do­sis que re­cons­tru­yan el fós­fo­ro en los he­te­ro­gé­neos sue­los de la cuen­ca del Sa­la­do.

En es­ta lí­nea, el téc­ni­co Gui­ller­mo Pu­glie­se, es­pe­cia­li­za­do en fer­ti­li­za­ción de cul­ti­vos y que re­co­rre va­rias zo­nas pro­duc­ti­vas de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, apor­ta su opi­nión so­bre plan­teos de al­ta nu­tri­ción en so­ja.

“Des­pués de va­rios años de ha­cer en­sa­yos so­bre el im­pac­to de la fer­ti­li­za­ción en el cul­ti­vo, es­toy con­ven­ci­do de que res­pon­de en los cam­pos bien ma­ne­ja­dos des­de el pun­to de vis­ta de la nu­tri­ción. Lo ha­ce el pri­mer año, so­bre to­do cuan­do el cam­po es­tá con ba­jos ni­ve­les de fós­fo­ro (me­nos de do­ce par­tes por mi­llón), y su res­pues­ta se mar­ca mu­cho más con la fer­ti­li­za­ción re­si­dual”, sos­tie­ne el téc­ni­co, que desa­rro­lla su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal en Bun­ge.

Ya sea en el pri­mer año o apun­tan­do al ma­ne­jo de la fer­ti­li­za­ción en el lar­go pla­zo, Pu­glie­se co­men­ta que es una for­ma de ir achi­can­do la bre­cha en­tre los ren­di­mien­tos lo­gra­dos y los al­can­za­bles, ya que se ma­xi­mi­za el po­ten­cial de un am­bien­te de­ter­mi­na­do, y se ob­tie­ne un rin­de di­fe­ren­te y un mar­gen ex­tra.

Por otra par­te, el ase­sor plan­tea que en la me­di­da en que se ele­va el ni­vel de fós­fo­ro del am­bien­te se van ha­cien­do li­mi­tan­tes otros nu­trien­tes a los cua­les se les de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción, co­mo el azu­fre y/o el bo­ro.

Pu­glie­se se en­car­ga de con­du­cir en­sa­yos en cam­po de pro­duc­to­res, lle­van­do una pro­pues­ta que, en de­fi­ni­ti­va, es una es­tra­te­gia de fer­ti­li­za­ción que ele­va la do­sis me­dia de fós­fo­ro que apli­can los pro­duc­to­res. Con esa ex­pe­rien­cia, con­clu­ye que “en la ma­yo­ría de los ca­sos, pro­po­ne­mos, pa­ra la apli­ca­ción del fós­fo­ro en so­ja de pri­me­ra, ha­cer un 70% de la do­sis en in­vierno y un 30% a la siem­bra. Nues­tra ex­pe­rien­cia mues­tra que lo­gra­mos un 20% más de ren­di­mien­to res­pec­to al en­sa­yo tes­ti­go y un 14% so­bre la que prac­ti­can los pro­duc­to­res”.

Así, con­clu­ye que “los már­ge­nes de un plan­teo de al­ta tec­no­lo­gía ca­si du­pli­can los que se lo­gran con el ma­ne­jo del pro­duc­tor y son mu­cho más sus­ten­ta­bles”.

Bien nu­tri­da. An­drés Pu­le­ro, in­ge­nie­ro agró­no­mo de La Bra­ga­den­se, es­tá con­ven­ci­do de las ven­ta­jas de la prác­ti­ca.

Gui­ller­mo Pu­glie­se. Ex­per­to de Bun­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.