Ha­ble­mos del agua, en se­rio

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

El mar­tes se ce­le­bró el Día Mun­dial del Agua. Las re­des so­cia­les se inun­da­ron de ape­la­cio­nes so­bre la con­ve­nien­cia de cui­dar el re­cur­so. La ma­yor par­te, ob­vias e in­sus­tan­cia­les. Ha­ble­mos del agua, pe­ro en se­rio.

Te­ne­mos mu­cho pa­ra de­cir. En pri­mer lu­gar, po­cos en el mun­do mo­derno se han preo­cu­pa­do por un buen uso del re­cur­so co­mo los ac­to­res de es­ta Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

En to­do lo que tie­ne que ver con el me­dio am­bien­te, la re­gla bá­si­ca es in­cre­men­tar la efi­cien­cia en el uso de los fac­to­res.

En crio­llo, lo­grar la ma­yor pro­duc­ti­vi­dad con el me­nor im­pac­to po­si­ble, par­tien­do del he­cho de que cual­quier ac­ti­vi­dad hu­ma­na im­pli- ca al­te­rar lo que ha­bía.

La tec­no­lo­gía adop­ta­da ma­si­va­men­te en es­tas pam­pas en las úl­ti­mas tres dé­ca­das arro­jó re­sul­ta­dos for­mi­da­bles en lo que ha­ce a la efi­cien­cia del uso del agua.

Nadie en el mun­do ob­tie­ne tan­tas to­ne­la­das de gra­nos por mi­lí­me­tro de agua de llu­via caí­da so­bre el cul­ti­vo.

Es ca­si mi­la­gro­so lo que ha lo­gra­do -por so­lo ci­tar un ejem­plo- Eu­ge­nio Bat­ti­la­na, en Ban­de­ra (San­tia­go del Es­te­ro), co­se­chan­do más de 30 quin­ta­les de tri­go con ape­nas 35 mm. La cla­ve era el agua acu­mu­la­da en el per­fil del sue­lo.

Al­gu­nos pien­san que nos pa­sa­mos de lar­go. Pue­de que al­gu­na ra­zón ten­gan.

Las na­pas al­tas, en un ci­clo de llu­vias abun­dan­tes (que pa­re­ce ser una ten­den­cia se­cu­lar) cons­ti­tu­yen una ame­na­za, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad.

El re­me­dio es in­cre­men­tar la eva­po­trans­pi­ra­ción, lo que im­pli­ca cam­bios en las ro­ta­cio­nes. Aho­ra, la política ayu­da a in­cor­po­rar más gra­mí­neas.

Y al­fal­fa, un cul­ti­vo de ex­tra­or­di­na­rio po­ten­cial, que cuen­ta con nue­vas he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas, si­gue rei­nan­do en­tre las fo­rra­je­ras y afron­ta un cre­cien­te mer­ca­do de ex­por­ta­ción. Cuan­do los ára­bes com­pran al­fal­fa, es­tán com­pran­do el agua que por acá so­bra y a ve­ces cas­ti­ga.

Tam­bién lle­gó el tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar el atra­so en la in­dus­tria fo­res­tal. La ma­de­ra tam­bién es agua cap­tu­ra­da y con­ver­ti­da en va­lor. La ab­sur­da ba­ta­lla con­tra las pas­te­ras nos con­de­nó a un atra­so con­si­de­ra­ble, per­di­mos el tren pe­ro vie­ne otro. A es­te no hay que de­jar­lo pa­sar.

Hay más no­ti­cias de agua pa­ra es­te bo­le­tín. Di­ce Eduar­do Mar­te­llot­to, di­rec­tor re­gio­nal del INTA en el cen­tro de Cór­do­ba, que en su pro­vin­cia hay un mi­llón y me­dio de hec­tá­reas con agua dis­po­ni­ble pa­ra rie­go com­ple­men­ta­rio. Ima­gi­ne­mos 8 to­ne­la­das de tri­go se­gui­das de 10 de maíz de se­gun­da en un am­plio ar­co 150 km al nor­te de la ciu­dad, pa­san­do por Vi­lla Ma­ría y Rio Cuar­to.

Ni ha­blar de las pro­vin­cias de San­ta Fe y En­tre Ríos, re­co­rri­das por los ríos más cau­da­lo­sos de la re­gión. El Pa­ra­ná y el Uru­guay dre­nan ale­gre­men­te ha­cia el océano Atlán­ti­co, don­de se sa­li­ni­zan sin re­me­dio. He­mos asis­ti­do al es­pec­tácu­lo obs­ceno de mi­les de va­cu­nos muer­tos, a diez ki­ló­me­tros del Pa­ra­ná, du­ran­te la se­quía del 2009 que diez­mó el stock ga­na­de­ro.

Ni ha­blar de los re­cur­sos dis­po­ni­bles a lo lar­go de to­da la cor­di­lle­ra, de Jujuy a San­ta Cruz.

Es mu­cho lo que se ha he­cho, pe­ro es mu­cho tam­bién lo que que­da dis­po­ni­ble. El mun­do es­tá con ga­nas de in­ver­tir en es­te apro­ve­cha­mien­to, con fon­dos so­be­ra­nos y pri­va­dos, ade­más de las fuen­tes tra­di­cio­na­les (Ban­co Mun­dial, BID, Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to, etc.)

Pe­ro tam­bién es­tán los ex­ce­sos. No es po­si­ble re­fu­giar­se en el con­cep­to de “hu­me­dal” y re­sig­nar­se a per­der mi­llo­nes de hec­tá­reas pro­duc­ti­vas. En las is­las del Pa­ra­ná, en la cuen­ca del Sa­la­do.

Ho­lan­da, o mejor di­cho Paí­ses Ba­jos, han cons­trui­do una po­ten­cia agrí­co­la por de­ba­jo del ni­vel del mar.

Los bar­cos que cir­cu­lan por la ría de Rot­ter­dam se ven des­de aba­jo, mi­les de hec­tá­reas de in­ver­nácu­los con to­da cla­se de hor­ta­li­zas y flo­res. Pra­de­ras don­de se ha­ce la le­che del que­so Gouda. Re­ten­ción y dre­na­je. Se pue­de.

Sí, se pue­de.

Po­cos se han preo­cu­pa­do por un buen uso de es­te re­cur­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.