Al­qui­le­res: la ho­ra de pen­sar en aso­ciar­se

El au­tor sos­tie­ne que los al­tos cos­tos de pro­duc­ción de la agri­cul­tu­ra ac­tual abren la opor­tu­ni­dad pa­ra que los due­ños de los cam­pos y quie­nes los tra­ba­jan vuel­van a in­ten­tar al­gún es­que­ma aso­cia­ti­vo. Y afir­ma que po­dría te­ner in­tere­san­tes be­ne­fi­cios pa­ra

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Clau­dio Mal­do­na­do So­cio de la con­sul­to­ra KPMG

En un es­ce­na­rio de caí­da de pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los gra­nos y de man­te­ni­mien­to de al­tos cos­tos de siem­bra, la pers­pec­ti­va es que el ne­go­cio agrí­co­la del ci­clo 2016 po­dría ver­se afec­ta­do en for­ma ne­ga­ti­va a pe­sar de las me­di­das gu­ber­na­men­ta­les. Uno de los cos­tos más im­por­tan­tes es el del arren­da­mien­to.

Co­mo ese cos­to es ma­yor que el de im­plan­ta­ción y cui­da­do del cul­ti­vo, aque­llos que producen en pre­dios aje­nos es­tán per­dien­do aún más ren­ta­bi­li­dad. Por lo tan­to, es­tán ne­go­cian­do una ba­ja en los con­tra­tos de arren­da­mien­tos agrí­co­las con res­pec­to a la cam­pa­ña pa­sa­da.

Es­ta po­si­ble caí­da en el in­gre­so de los arren­da­mien­tos del pre­sen­te ci­clo, que se su­ma a la de ci­clos an­te­rio­res, afec­ta no­ta­ble­men­te a los due­ños de cam­pos, que vie­nen so­por­tan­do pre­cios ba­jos de com­mo­di­ties y un in­cre­men­to de im­pues­tos (in­mo­bi­lia­rios, pro­vin­cia­les y na­cio­na­les) que los de­jan con gran­des ne­ce­si­da­des de ca­ja.

Por otro la­do, los que se de­di­can a la ex­plo­ta­ción, tan­to los gran­des poo­les co­mo el pro­duc­tor me­dio, es­tán en­fo­ca­dos en po­der re­cu­pe­rar la efi­cien­cia y la ren­ta­bi­li­dad del pa­sa­do, ajus­tan­do sus cos­tos. Uno de ellos es el al­qui­ler y una ma­ne­ra es con­ve­nir con­tra­tos a por­cen­ta­jes (con­tra­tos aso­cia­ti­vos), com­par­tien­do el ries­go con los due­ños de los cam­pos.

En ge­ne­ral, la ma­yor par­te de es­tos arren­da­mien­tos son con­tra­tos anua­les que son ne­go­cia­dos en quin­ta­les. Por lo tan­to, cual­quier dis­mi­nu­ción en quin­ta­les au­men­ta el ries­go de los pro­pie­ta­rios de tie­rras, afec­tan­do su ren­ta­bi­li­dad, y po­ne en du­da la rea­li­za­ción del con­tra­to.

En la úl­ti­ma dé­ca­da la cla­ve pa­ra el agro ha si­do pro­du­cir con rin­des in­cre­men­ta­les me­dian­te la in­no­va­ción y la es­pe­cia­li­za­ción. Den­tro de es­te mar­co, tal vez lle­gó el mo­men­to de dar­le más es­pa­cio a los acuer­dos aso­cia­ti­vos en­tre pro­pie­ta­rios y em­pre­sa­rios pro­duc­to­res.

En es­tos es­que­mas, los due­ños del cam­po par­ti­ci­pan en ma­yor me­di­da del ries­go de la ex­plo­ta­ción y de la co­mer­cia­li­za­ción. Co­mo con­tra­par­ti­da, el pro­pie­ta­rio tie­ne in­je­ren­cia en las ro­ta­cio­nes de los cul­ti­vos y de esa ma­ne­ra tam­bién cui­da su pa­tri­mo­nio que es su tie­rra.

Hoy en día, an­te el in­cre­men­to de los cos­tos, ba­ja de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los gra­nos y la com­pe­ten­cia exis­ten­te en el arren­da­mien­to de tie­rras, los con­tra­tos aso­cia­ti­vos se pre­sen­tan co­mo una po­si­ble y muy in­tere­san­te so­lu­ción. t

A la par. Si tan­to el arren­da­dor co­mo el arren­da­ta­rio ca­mi­nan jun­tos, se abren po­si­bi­li­da­des de coope­ra­ción, in­clu­so en lo agro­nó­mi­co, que ten­drán be­ne­fi­cios sus­ten­ta­bles pa­ra am­bas par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.