La su­ma que mul­ti­pli­ca

Cla­rín Ru­ral re­co­rrió, en el es­ta­do de Goiás, en Bra­sil, va­rios es­que­mas de in­te­gra­ción de agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría y fo­res­ta­ción, que mues­tran que se pue­de pro­du­cir mu­cho más por uni­dad de su­per­fi­cie y de ma­ne­ra muy sus­ten­ta­ble. Pa­se y vea.

Clarin - Rural - - TAPA - Es­te­ban Fuen­tes efuen­tes@clarin.com

Cla­rín Ru­ral re­co­rrió, en el es­ta­do de Goiás, en Bra­sil, va­rios es­que­mas de in­te­gra­ción de agri­cul­tu­ra, ga­na­de­ría y fo­res­ta­ción, que de­mues­tran que se pue­de pro­du­cir mu­cho más por uni­dad de su­per­fi­cie y de ma­ne­ra muy sus­ten­ta­ble. Un in­for­me a fon­do.

Bra­sil es otro ju­ga­dor im­por­tan­te a ni­vel mun­dial, co­mo la Ar­gen­ti­na, que bus­ca se­guir in­cre­men­tan­do la pro­duc­ción de ali­men­tos, fi­bras y bio­com­bus­ti­bles pa­ra una po­bla­ción mun­dial que se es­ti­ma de 9.000 mi­llo­nes pa­ra 2050. Pe­ro con un fo­co cre­cien­te en la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Por eso, en es­te país vie­ne ex­pan­dién­do­se una tri­ple in­te­gra­ción: agrí­co­la-ga­na­de­ra-fo­res­tal, en una in­no­va­do­ra prác­ti­ca en la que uti­li­zan, den­tro del mis­mo lo­te, di­ver­sos sis­te­mas pro­duc­ti­vos, op­ti­mi­zan­do el uso de la tie­rra y pro­mo­vien­do la re­cu­pe­ra­ción de los sue­los de­gra­da­dos.

Cla­rín Ru­ral vi­si­tó esas ex­pe­rien­cias, pro­mo­vi­das por la red de fo­men­to lla­ma­da ILPF, que fue crea­da por una ini­cia­ti­va pú­bli­co-pri­va­da, que in­te­gran el Em­bra­pa (co­mo el INTA bra­si­le­ro) y la coope­ra­ti­va agroin­dus­trial Co­ca­mar, John Dee­re y va­rias em­pre­sas más.

¿De qué se tra­ta la in­te­gra­ción?. Con­sis­te en una ma­yor in­ten­si­fi­ción en la ro­ta­ción: se siem­bra la so­ja de pri­me­ra, lue­go se agre­ga un maíz de se­gun­da pe­ro con­so­cia­da con pas­tu­ras, rea­li­zan­do la siem­bra en con­jun­to. Así, cuan­do se co­se­cha el ce­real, los ani­ma­les pue­den in­gre­sar al lo­te pa­ra pas­to­rear la pas­tu­ra. Y en las zo­nas más mar­gi­na­les, se ex­plo­ta la fo­res­ta­ción pa­ra la pro­duc­ción de ma­de­ra y ener­gía. Aquí, tam­bién se agre­gan pas­tu­ras con­so­cia­das.

“Con es­ta in­te­gra­ción, se pro­du­ce la mis­ma can­ti­dad de ali­men­tos en un área seis ve­ces me­nor que en un sis­te­ma con­ven­cio­nal con una ro­ta­ción so­ja/maíz”, ase­gu­ró a

Cla­rín Ru­ral Paul Herrmann, pre­si­den­te de John Dee­re pa­ra Bra­sil, quien tam­bién pre­si­de la red de pro­mo­ción de ILPF.

Pa­ra el eje­cu­ti­vo, es­ta in­te­gra­ción es la ter­ce­ra re­vo­lu­ción agrí­co­la de la zo­na tro­pi­cal. La pri­me­ra, re­cor­dó, se dio en la dé­ca­da del 70, cuan­do co­men­zó la siem­bra di­rec­ta. Vein­te años des­pués, se pro­du­jo la se­gun­da re­vo­lu­ción agrí­co­la, que fue la in­tro­duc­ción de la se­gun­da siem­bra en un mis­mo lo­te.

Es­ta téc­ni­ca es uti­li­za­da en las re­gio­nes tro­pi­ca­les de Bra­sil, que in­clu­ye a la zo­na de Los Ce­rra­dos. Se­gún ex­pli­có Herrmann, 40 años atrás era con­si­de­ra­da una re­gión no ap­ta pa­ra la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria por­que te­nía mu­cha are­na y alu­mi­nio y los sue­los eran po­bres y con po­ca fer­ti­li­dad, ade­más de es­tar atra­ve­sa­da por bos­ques tu­pi­dos. Pe­ro cuan­do se cons­tru­ye Bra­si­lia en 1960, sos­tu­vo, hay un mo­vi­mien­to ha­cia el cen­tro del país que fa­vo­re­ció que se co­mien­cen a ex­plo­rar es­tas tie­rras.

La in­te­gra­ción agrí­co­la-ga­na­de­ra-fo­res­tal es una res­peus­ta a los pla­nes pre­sen­ta­dos por par­te de Bra­sil en la 21º con­fe­ren­cia del Cli­ma (COP 21) rea­li­za­da en Fran­cia a fi­nes del año pa­sa­do: los bra­si­le­ños quie­ren re­du­cir la de­fo­res­ta­ción y las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y en eso el sec­tor agro­pe­cua­rio tie­ne mu­cho pa­ra apor­tar, por­que es res­pon­sa­ble del 37% de las emi­sio­nes de ga­ses que pro­vo­can el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Se­gún Wi­lliam Mar­chió, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la red de fo­men­to de la ILPF, en Bra­sil se uti­li­zan ac­tual­men­te cer­ca de 70 mi­llo­nes de hec­tá­reas pa­ra la agri­cul­tu­ra. Sin em­bar­go, hay al­re­de­dor de otras 67 mi­llo­nes de hec­tá­reas po­ten­cia­les en es­ta re­gión. “Te­ne­mos otro Bra­sil agrí­co­la po­si­ble”, sin­te­ti­zó.

Pun­tual­men­te, es­ta in­te­gra­ción es po­si­ble en Los Ce­rra­dos, con tem­pe­ra­tu­ras pro­me­dio que os­ci­lan los 30 gra­dos y las llu­vias me­dias son de 1.600 mi­lí­me­tros anua­les. Con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, Goiás y Mi­nas Ge­rais son los dos es­ta­dos con ma­yor pro­yec­ción pa­ra in­cre­men­tar el área. Pe­ro tam­bién los es­ta­dos de San Pablo, Ma­to Gros­so, Río Gran­de del Sur y Pa­ra­ná pue­den cre­cer con­si­de­ra­ble­men­te. Ac­tual­men­te, hay en­tre 3 y 5 mi­llo­nes de hec­tá­reas sem­bra­das con es­ta in­te­gra­ción, que co­men­zó en 2006, di­je­ron los re­fe­ren­tes.

Es­te sis­te­ma, se­gún des­ta­có Herrmann, se pue­de apli­car tam­bién en el nor­te de Ar­gen­ti­na, cer­ca de Bo­li­via, que tie­ne con­di­cio­nes pa­re­ci­das a Los Ce­rra­dos. “Y en Pa­ra­guay, Co­lom­bia y Bo­li­via”, agre­gó. El prin­ci­pal be­ne­fi­cio, se­gún Mar­chió, es que den­tro de una mis­ma cam­pa­ña hay más pro­duc­ción de car­ne y grano, por lo que el pro­duc­tor lo­gra una ma­yor ren­ta­bi­li­dad. Ade­más apor­ta sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal, so­cial y eco­nó­mi­ca. En es­te sen­ti­do, se me­jo­ran las pro­pie­da­des fí­si­cas, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas del sue­lo y se re­du­ce la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

La ma­te­ria or­gá­ni­ca de los sue­los au­men­ta 1.000 ki­los por hec­tá­rea con la in­te­gra­ción de pas­tu­ras con maíz. Asi­mis­mo, se re­du­cen el im­pac­to de plagas, en­fer­me­da­des y ma­le­zas en los cul­ti­vos, di­je­ron.

Co­mo ejem­plo, Mar­chió dio de­ta­lles pun­tua­les: en un sis­te­ma tra­di­cio­nal el pro­duc­tor so­je­ro ob­tie­ne 2.700 ki­los por hec­tá­rea. Y el que in­te­gra es­tas tec­no­lo­gías co­se­cha ca­si 4.000 ki­los por hec­tá­rea. Otro ejem­plo es el maíz. En el de pri­me­ra ob­tie­nen 8.500 ki­los por hec­tá­rea y en el de se­gun­da 7.200 ki­los por hec­tá­rea. En los sis­te­mas tra­di­cio­na­les, en cam­bio, la mi­tad.

Pa­ra gra­fi­car es­te es­que­ma, Ma­ri­ze Por­to Cos­ta, una pro­duc­to­ra de Ipa­me­rí, ciu­dad del es­ta­do de Goias, con­tó su ca­so.

Co­men­zó ha­ce 10 años con es­ta in­te­gra­ción en una zo­na en la que llue­ve una me­dia de 1.500 mi­lí­me­tros y las tem­pe­ra­tu­ras pro­me­dian los 30 gra­dos. La pro­duc­to­ra se hi­zo car­go de “San­ta Bri­ga­da”, un cam­po de 3.000 hec­tá­reas, lue­go

Hay una in­te­gra­ción pú­bli­co-pri­va­da pa­ra im­pul­sar es­te ti­po de al­ter­na­ti­vas

Tri­co­ta. Las va­cas, en la pas­tu­ra. Atrás, el maíz y, más allá, los ár­bo­les, en Goiás.

A fon­do. Wi­lliam Mar­chió (di­ri­ge la red que fo­men­ta la in­te­gra­ción de ac­ti­vi­da­des) ba­jo los ár­bo­les y con la ha­cien­da. Arri­ba, el maíz y las pas­tu­ras, jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.