La ca­de­na so­je­ra ad­vier­te por el fuer­te im­pac­to de la inun­da­ción

Se tra­ta de Ac­so­ja, que le pi­dió al Go­bierno “me­di­das ex­tra­or­di­na­rias”.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

Por los da­ños que pro­vo­ca­ron las in­ten­sas llu­vias de abril, la aso­cia­ción que reúne a la ca­de­na so­je­ra (Ac­so­ja) le pi­dió al Go­bierno na­cio­nal que eva­lúe “me­di­das ex­tra­or­di­na­rias” que con­tri­bu­yan a en­fren­tar es­ta ad­ver­sa reali­dad y per­mi­tan re­cons­truir el sis­te­ma pro­duc­ti­vo.

Des­de la en­ti­dad, ex­pli­ca­ron que en las pro­vin­cias del cen­tro del país se vi­ve un ver­da­de­ro “desas­tre hí­dri­co” en el mo­men­to crí­ti­co de la co­se­cha y que se pro­yec­tan fuer­tes pér­di­das.

Du­ran­te abril, en San­ta Fe se acu­mu­la­ron en­tre 600 y 700 mi­lí­me­tros, con pi­cos to­da­vía más al­tos en el cen­tro nor­te de es­ta pro­vin­cia y de En­tre Ríos. De acuer­do a los re­gis­tros del INTA es el cuar­to abril más llu­vio­so des­de 1970 en el nor­te de la re­gión pam­pea­na.

En es­te con­tex­to, los téc­ni­cos del INTA pro­po­nen su­mar cul­ti­vos a los sis­te­mas ac­tua­les de pro­duc­ción y adop­tar es­tra­te­gias pa­ra me­jo­rar la es­truc­tu­ra y las pro­pie­da­des de los sue­los, co­mo los cul­ti­vos de co­ber­tu­ra en el in­vierno, que apor­tan sus­ten­ta­bi­li­dad y con­su­men más agua.

Héc­tor Es­pi­na, di­rec­tor na­cio­nal del INTA, di­jo que no se pue­de de­cir que la so­ja es la cul­pa­ble, sino que en to­do ca­so los pro­ble­mas hí­dri­cos se agra­va­ron por el mo­no­cul­ti­vo de la olea­gi­no­sa. Por eso, ase­gu­ró que es ne­ce­sa­ria la ro­ta­ción de cul­ti­vos pa­ra con­ser­var el ca­pi­tal sue­lo.

“Las obras de in­fra­es­truc­tu­ra, co­mo los ca­na­les que ayu­dan a con­du­cir el agua de la su­per­fi­cie, son im­por­tan­tes. Sin em­bar­go, en el ca­so pun­tual de lu­ga­res con pen­dien­tes muy débiles co­mo la zo­na pam­pea­na, esas obras ayu­dan a sa­car el agua de la su­per­fi­cie pe­ro no la que es­tá en las na­pas”, acla­ró Es­pi­na.

La in­cor­po­ra­ción del tri­go en los es­que­mas de do­ble cul­ti­vo re­sul­ta fun­da­men­tal de­bi­do a que ab­sor­be has­ta 500 mi­lí­me­tros de agua. “Don­de hay do­ble cul­ti­vo con tri­go, se no­ta có­mo ba­ja gra­dual­men­te la na­pa”, ase­gu­ró el di­rec­tor del INTA.

“Es­ta pri­ma­ve­ra, to­da la re­gión de­be es­tar pin­ta­da de ver­de”, coin­ci­dió Fer­nan­do Mar­tí­nez, je­fe de la agen­cia del INTA en Ca­sil­da (San­ta Fe). La in­cor­po­ra­ción de al­gu­na gra­mí­nea -tri­go, ce­ba­da y centeno, en­tre otras- co­mo cul­ti­vo de in­vierno per­mi­ti­rá con­su­mir ex­ce­sos de agua, com­pe­tir con ma­le­zas de di­fí­cil con­trol y me­jo­rar las con­di­cio­nes fí­si­cas y quí­mi­cas de los lo­tes.

El pro­ble­ma es que du­ran­te los úl­ti­mos años, en par­te por las di­fi­cul­ta­des co­mer­cia­les que pa­de­cie­ron el maíz y el tri­go, se con­for­mó un mo­de­lo pro­duc­ti­vo con un fuer­te pro­ta­go­nis­mo del mo­no­cul­ti­vo de so­ja. “Se desa­rro­lló so­bre sue­los des­nu­dos, des­pués de lar­gos bar­be­chos de 6 a 7 me­ses de du­ra­ción y con la apli­ca­ción de es­ca­sas do­sis de fer­ti­li­zan­tes”, ad­vir­tió.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas del INTA, en los úl­ti­mos años más del 70 % de los sue­los de la re­gión pam­pea­na se des­ti­na­ron a la siem­bra con­ti­nua de so­ja.

En es­te sen­ti­do, Mar­tí­nez ex­pli­có que el mo­no­cul­ti­vo con la olea­gi­no­sa im­pi­de la in­fil­tra­ción de gran par­te del agua. De he­cho, un es­tu­dio que se reali­zó en el cen­tro sur de San­ta Fe ana­li­zó el con­su­mo de agua del cul­ti­vo en com­pa­ra­ción con el pro­me­dio anual de llu­via en la zo­na. “Si a los 600 mi­lí­me­tros anua­les en pro­me­dio que con­su­me el mo­no­cul­ti­vo so­je­ro le res­ta­mos los 1.100 mi­lí­me­tros en pro­me­dio que ca­ye­ron en 2014, la di­fe­ren­cia po­si­ti­va de agua que in­gre­sa al sue­lo se su­ma a las na­pas y ge­ne­ra su as­cen­so ha­cia la su­per­fi­cie”, se­ña­ló Mar­tí­nez.

Pa­ra Ju­lia Ca­pu­rro, del INTA Ca­ña­da de Gó­mez (San­ta Fe), el des­pla­za­mien­to de cul­ti­vos tra­di­cio­na­les co­mo tri­go, maíz y pas­tu­ras por so­ja de pri­me­ra ori­gi­nó cam­bios im­por­tan­tes en la co­ber­tu­ra de los sue­los de­bi­do a que los ras­tro­jos de es­te cul­ti­vo son es­ca­sos y se des­com­po­nen con ra­pi­dez, por lo que no lo­gran ge­ne­rar una ca­pa pro­tec­to­ra de la su­per­fi­cie.

“Gran par­te del agua de llu­via que no pue­de ser con­su­mi­da en es­te sis­te­ma de mo­no­cul­ti­vo de so­ja, ge­ne­ra es­cu­rri­mien­tos su­per­fi­cia­les de gran mag­ni­tud en las áreas on­du­la­das, que arras­tran, jun­to a los ras­tro­jos de los cul­ti­vos, se­di­men­tos muy ri­cos en ma­te­ria or­gá­ni­ca, ni­tró­geno, fós­fo­ro y otros nu­trien­tes esen­cia­les pa­ra la pro­duc­ción agrí­co­la”, ase­gu­ró la ex­per­ta.

Se­gún Mar­tí­nez, la in­clu­sión de gra­mí­neas in­ver­na­les, co­mo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra, es cen­tral en es­que­mas sus­ten­ta­bles, de­bi­do a que las raí­ces fa­vo­re­cen la ai­rea­ción del sue­lo y, lue­go de su des­com­po­si­ción, de­jan con­duc­tos que fa­ci­li­tan el in­gre­so del agua a ca­pas más pro­fun­das.

Di­lu­vio. En abril, en En­tre Ríos (co­mo en és­te lo­te de so­ja de La Paz) y San­ta Fe se acu­mu­la­ron 700 mi­lí­me­tros de llu­via.

Da­ña­dos. Los po­ro­tos pier­den ca­li­dad, co­mo su­ce­dió en es­te lo­te de Vi­lla Ca­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.