Tras la co­se­cha, es tiem­po de pen­sar en el bar­be­cho

Con­se­jos cla­ve pa­ra te­ner­lo bien lim­pio y aho­rrar di­ne­ro.

Clarin - Rural - - TAPA - CA­SA­FE Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

El pe­río­do de bar­be­cho es el que trans­cu­rre en­tre la co­se cre­ci­mien­to; cha de un cul­ti­vo y la siem­bra del cul­ti­vo si­guien­te. Exis­ten dos ti­pos de bar­be­chos: bar­be­cho cor­to es el que se rea­li­za an­tes de la im­plan­ta­ción del cul­ti­vo y el bar­be­cho lar­go, que es el que co­mien­za des­pués de la co­se­cha del cul­ti­vo an­te­ce­sor.

En am­bos mo­men­tos es im­por­tan­te rea­li­zar un co­rrec­to con­trol de las ma­le­zas pre­sen­tes en el lo­te, por­que no so­lo ge­ne­ra­rían pér­di­das y di­fi­cul­ta­des en el es­ta­ble­ci­mien­to del nue­vo cul­ti­vo, sino que tam­bién con­su­men agua y nu­trien­tes, que son ne­ce­sa­rios al­ma­ce­nar en el sue­lo pa­ra el cul­ti­vo a sem­brar.

La con­ser­va­ción de la hu­me­dad en el sue­lo es fun­da­men­tal, so­bre to­do en los pri­me­ros cen­tí­me­tros, don­de lue­go se ubi­ca­rá la se­mi­lla. Se­gún di­fe­ren­tes es­tu­dios, rea­li­zan­do un ade­cua­do con­trol pue­den lle­gar a re­te­ner­se en­tre 50 y 60 mi­lí­me­tros de agua.

El co­mien­zo de los tra­ta­mien­tos de con­trol, así co­mo la elec­ción de los her­bi­ci­das que se uti­li­za­rán, de­be­rá ser con­si­de­ra­do de acuer­do a la dis­tri­bu­ción, abun­dan­cia y com­po­si­ción de la co­mu­ni­dad de ma­le­zas que se en­cuen­tran en el lo­te, te­nien­do en cuen­ta su ci­clo de cre­ci­mien­to y su agre­si­vi­dad; co­mo así tam­bién de­be­rán con­si­de­rar­se las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. Pa­ra es­to es im­por­tan­te rea­li­zar mo­ni­to­reos fre­cuen­tes.

En mu­chos ca­sos, el mo­ni­to­reo in­su­fi­cien­te o la fal­ta de és­te ge­ne­ra que los con­tro­les no sean efec­ti­vos. Los me­jo­res con­tro­les se ob­tie­nen cuan­do las plan­tas son pe­que­ñas y se en­cuen­tran en ac­ti­vo cuan­do las ma­le­zas ya son gran­des o han so­bre­vi­vi­do a con­di­cio­nes de es­trés, tien­den a vol­ver­se me­nos sen­si­bles al efec­to de los her­bi­ci­das.

Otro error fre­cuen­te ocu­rre cuan­do no se rea­li­zan mo­ni­to­reos con pos­te­rio­ri­dad a la co­se­cha, mo­men­to en el cual se de­be­rían co­men­zar a iden­ti­fi­car las ma­le­zas que se en­cuen­tran emer­gien­do, ya que al co­se­char el cul­ti­vo eli­mi­na­mos la com­pe­ten­cia por los nu­trien­tes y el agua y las ma­le­zas co­men­za­rán a desa­rro­llar­se con­su­mien­do los re­cur­sos que son pre­ci­sos al­ma­ce­nar.

Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas in­flu­yen en la de­ci­sión de rea­li­zar un con­trol. En el ca­so de pe­río­dos in­ver­na­les, las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y la me­nor ra­dia­ción ge­ne­ran un me­nor cre­ci­mien­to de las ma­le­zas, por lo cual el uso de her­bi­ci­das sis­té­mi­cos no ten­drá tan­ta efec­ti­vi­dad co­mo en pe­río­dos en que el cre­ci­mien­to de las ma­le­zas es más ac­ti­vo.

Otro fac­tor im­por­tan­te es co­no­cer la his­to­ria del lo­te y las ma­le­zas que ge­ne­ral­men­te sue­len en­con­trar­se, por­que és­tas per­ma­ne­ce­rán en el banco de se­mi­llas. Y ade­más per­mi­ti­rá co­no­cer acer­ca de la bio­lo­gía de la pla­ga, su pe­río­do de cre­ci­mien­to, fac­to­res que lo afec­tan y su mo­do de emer­gen­cia.

Por ejem­plo, ma­le­zas co­mo el sor­go de Ale­po o el gra­món po­seen es­truc­tu­ras de re­ser­va sub­te­rrá­neas que se man­tie­nen du­ran­te el oto­ño pa­ra bro­tar du­ran­te la pri­ma­ve­ra. Es en es­te mo­men­to, cuan­do las re­ser­vas se han ago­ta­do y la ma­yo­ría de los in­di­vi­duos se en­cuen­tran emer­gi­dos, cuan­do el con­trol se­rá más efec­ti­vo, ya que no exis­ti­rán re­ser­vas pa­ra la pri­ma­ve­ra si­guien­te.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te ti­po de ma­le­zas que pre­sen­tan es­truc­tu­ras sub­te­rrá­neas es que su dis­tri­bu­ción se­rá lo­ca­li­za­da en al­gu­nas zo­nas del lo­te.

En re­la­ción a la apli­ca­ción de her­bi­ci­das, se de­be­rá te­ner en cuen­ta la ca­li­dad de la apli­ca­ción, a fin de que no ocu­rran es­ca­pes de­bi­do a ma­la dis­tri­bu­ción de las go­tas.

Ge­ne­ral­men­te se re­co­mien­da que la apli­ca­ción al­can­ce el tar­get o blan­co de apli­ca­ción: 20-30 im­pac­tos por cen­tí­me­tro cua­dra­do pa­ra her­bi­ci­das sis­té­mi­cos y 30-50 im­pac­tos por cen­tí­me­tros cua­dra­do pa­ra los de con­tac­to. t

Apli­ca­ción. Se de­be me­jo­rar la ca­li­dad pa­ra que no ha­ya es­ca­pes de las ma­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.