Lle­gó la ho­ra del bi­tren

El au­tor, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Fo­res­tal Ar­gen­ti­na (AFoA), pi­de que se ter­mi­ne de de­fi­nir el mar­co le­gal pa­ra la cir­cu­la­ción de los ca­mio­nes más lar­gos co­no­ci­dos co­mo bi­tre­nes. Di­ce que ba­ja­rían fuer­te los cos­tos de fle­tes en mu­chas ac­ti­vi­da­des, com

Clarin - Rural - - LOS PRECIOS DE LA SEMANA - Os­val­do Va­sa­llo Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Los na­ti­vos de es­te ben­di­to sue­lo ar­gen­tino te­ne­mos vir­tu­des y de­fec­tos co­mo to­dos los se­res hu­ma­nos, pe­ro al­gu­nos de los de­fec­tos los te­ne­mos exa­cer­ba­dos. Na­da más cer­cano que el ejem­plo de la fo­res­toin­dus­tria: in­me­jo­ra­bles tie­rras, cli­ma ade­cua­do, ex­ce­len­tes re­cur­sos hu­ma­nos, to­do lo cual con­flu­ye en un ex­tra­or­di­na­rio rit­mo de cre­ci­mien­to de las es­pe­cies que de­ci­da­mos plan­tar, com­pa­ra­bles con los más al­tos ni­ve­les a ni­vel mun­dial. En­ton­ces, se po­dría su­po­ner que te­ne­mos una Ar­gen­ti­na Fo­res­tal po­de­ro­sa. Sin em­bar­go, des­de ha­ce mu­chos años, es­ta­mos em­pan­ta­na­dos en el in­ten­to, mien­tras ve­mos cre­cer a nues­tros ve­ci­nos con fir­me­za, de­ci­sión y per­sis­ten­cia.

Es­tas vir­tu­des de con­ti­nui­dad de los paí­ses ve­ci­nos con­tras­tan con los de­fec­tos pro­pios. Es­te ejem­plo fo­res­tal pue­de ver­se re­pli­ca­do en mu­chos ór­de­nes de la eco­no­mía del país, ya sea por ven­ta­jas comparativas na­tu­ra­les o co­mo con­se­cuen­cia de ta­reas que, en un mo­men­to, im­pli­ca­ron im­por­tan­tes in­ver­sio­nes, mu­chas ho­ras hom­bre, de­sa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos y has­ta muy bue­nos re­sul­ta­dos en fa­se pro­ba­to­ria, se vie­ron dis­con­ti­nua­das por un cam­bio en las po­lí­ti­cas de Es­ta­do, lle­van­do to­do a fo­jas ce­ro.

Y aquí lle­ga­mos a esa sen­sa­ción que no ha­cer na­da te­nien­do to­do pa­ra ha­cer y que que­re­mos ale­jar de nues­tras men­tes ¿Por­qué es­te rap­to cua­si pa­ni­co­so? Por­que en los pri­me­ros días de abril de ha­ce dos años re­ci­bí de ma­nos de la má­xi­ma au­to­ri­dad na­cio­nal de ese mo­men­to, una co­pia del de­cre­to que au­to­ri­za la cir­cu­la­ción de los lla­ma­dos “bi-tre­nes” en el te­rri­to­rio na­cio­nal. Ca­be acla­rar que, co­mo Ar­gen­ti­na es un país fe­de­ral, fal­ta­ban dar una se­rie de pa­sos, pa­ra lo­grar to­das las au­to­ri­za­cio­nes re­que­ri­das. Se si­gue es­pe­ran­do. El la­bo­rio­so Gru­po Bi­tren, con­for­ma­do por em­pre­sas pro­vee­do­ras de car­ga co­mo Si­de­rar, Bun­ge, Ce­men­tos Ave­lla­ne­da, Ce­lu­lo­sa Ar­gen­ti­na, Ma­si­sa, Arau­co, etc, fa­bri­can­tes de equi­pos, co­mo Vul­cano y Her­mann, más los trac­to­res, au­to­par­tis­tas y em­pre­sas de trans­por­te, con­ti­núan bre­gan­do, obs­ti­na­da­men­te, en sor­tear los in­nu­me­ra­bles obs­tácu­los que im­pi­den, por aho­ra, que los bi­tre­nes pue­dan cir­cu­lar por los ca­mi­nos del país.

Se­gún da­tos que me al­can­za­ra gen­til­men­te la Dra. A. Efron, coor­di­na­do­ra del gru­po, al día de hoy hay cin­cuen­ta so­li­ci­tu­des de “co­rre­do­res” en es­pe­ra de ser ha­bi­li­ta­dos. Las car­gas que se po­drían be­ne­fi­ciar con me­no­res cos­tos de trans­por­te son múl­ti­ples: ári­dos, ma­de­ra, ace­ro, gra­nos, em­bo­te­lla­dos, etc.

Un da­to no me­nor es que no ha­ría fal­ta re­cu­rrir a la im­por­ta­ción de equi­pos, por­que el país cuen­ta con no me­nos de diez fa­bri­can­tes de equi­pos de ex­ce­len­te ca­li­dad, en su ma­yo­ría Py­ME que en es­te mo­men­to re­ci­bi­rían es­ta ta­rea co­mo una ben­di­ción.

La in­ver­sión pri­va­da que in­vo­lu­cra la eta­pa ini­cial, se en­cuen­tra en el or­den de los 80 mi­llo­nes de dó­la­res, más otros 10 mi­llo­nes de dó­la­res en ba­lan­zas por­tua­rias y obra ci­vi­les y otro tan­to en in­ver­sión en equi­pos de los fa­bri­can­tes del bi­tren, re­don­dean­do una su­ma na­da des­pre­cia­ble en es­tos mo­men­tos.

El país ne­ce­si­ta re­du­cir drás­ti­ca­men­te los gas­tos lo­gís­ti­cos pa­ra me­jo­rar su com­pe­ti­ti­vi­dad. Te­ne­mos un me­dio que nos pue­de ayu­dar a re­du­cir mí­ni­ma­men­te un 30% el cos­to del fle­te, es se­gu­ro, da­ña me­nos las ru­tas, re­du­ce la con­ta­mi­na­ción, ya pro­bó su efec­ti­vi­dad en la pro­vin­cia de San Luis y a ni­vel in­ter­na­cio­nal las ex­pe­rien­cias son exi­to­sas. A pe­sar de ello, si­gue de­mo­rán­do­se su im­ple­men­ta­ción.

Por ello creo que no me­re­ce­re­mos sen­tir la ex­tra­ña sen­sa­ción de no ha­cer te­nien­do to­do pa­ra ha­cer y, en cam­bio, adop­te­mos aque­lla má­xi­ma de Or­te­ga y Gas­set que nos se­ña­la­ba el ca­mino con tan­ta du­re­za co­mo ca­ri­ño, con su “ar­gen­ti­nos a las co­sas”. t

A la co­la. Los ca­mio­nes, en la au­to­pis­ta Rosario-San­ta Fe. Los bi­tre­nes re­du­ci­rían el trán­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.