El im­pac­to del tem­po­ral: có­mo evi­tar más pér­di­das con la so­ja

Con­se­jos para guar­dar el grano co­se­cha­do con al­ta hu­me­dad.

Clarin - Rural - - TAPA - Gas­tón Nef­fen gnef­fen@cla­rin.com

Las in­ten­sas llu­vias de abril atra­sa­ron el rit­mo de las co-Ade­más, se­cha­do­ras, por la fal­ta de pi­so, inun­da­ron mi­llo­nes de hec­tá­reas en San­ta Fe, Cór­do­ba y En­tre Ríos y aho­ra pro­vo­can que un por­cen­ta­je muy sig­ni­fi­ca­ti­vo de los “po­ro­tos” de so­ja es­tén muy hú­me­dos al mo­men­to de la tri­lla.

Para evi­tar nue­vas pér­di­das al al­ma­ce­nar los gra­nos, es fun­da­men­tal to­mar en cuen­ta una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que ela­bo­ró un gru­po de téc­ni­cos del INTA Bal­car­ce, que es­tán es­pe­cia­li­za­dos en el ma­ne­jo de post­co­se­cha.

“Es im­por­tan­te te­ner cla­ro que el al­ma­ce­na­mien­to de so­ja hú­me­da es muy ries­go­so y la pér­di­da de ca­li­dad es inevi­ta­ble mien­tras per­du­re es­ta con­di­ción. Pe­ro las prác­ti­cas su­ge­ri­das per­mi­ten re­du­cir los da­ños y ganar tiem­po”, se ase­gu­ra en el tra­ba­jo que rea­li­za­ron Ri­car­do Bar­to­sik, Diego De la To­rre y Mar­ce­lo Car­do­so, en­tre otros.

Para to­mar de­ci­sio­nes, lo pri­me­ro que hay que sa­ber es cuál es el por­cen­ta­je de hu­me­dad que tie­nen los “po­ro­tos”. Si es me­nor al 13,5% y la can­ti­dad de gra­nos da­ña­dos chu­zos, po­dri­dos y bro­ta­dos- es in­fe­rior al 5%, los téc­ni­cos ase­gu­ran que esos “po­ro­tos” se pue­den co­mer­cia­li­zar sin res­tric­cio­nes, al­ma­ce­nar du­ran­te 6 me­ses o un año en un si­lo­bol­sa y uti­li­zar una ru­ti­na de ai­rea­ción con­ven­cio­nal si se los guar­da en si­los de cha­pa.

En cam­bio, cuan­do el con­te­ni­do de hu­me­dad es­tá en­tre el 13,5% y el 16% ya es con­si­de­ra­do al­to y hay que asu­mir que va a ha­ber cos­tos de se­ca­do más ele­va­dos e in­clu­so des­cuen­tos se­gún las nor­mas de ca­li­dad (1% por ca­da pun­to de da­ña­do en­ci­ma de 5%).

Si el pro­duc­tor de­ci­de guar­dar es­tos gra­nos en una si­lo­bol­sa se acon­se­ja no ha­cer­lo por más de tres me­ses (y so­lo 30 días si el por­cen­ta­je de hu­me­dad es del 16% al 20%) y es ex­clu­yen­te ase­gu­rar la her­me­ti­ci­dad de la bol­sa a par­tir del ter­mo-se­lla­do de cie­rre, el em­par­che co­rrec­to de to­das las ro­tu­ras y un muy buen lle­na­do, que evi­te “de­jar la bol­sa flo­ja”.

hay que rea­li­zar un mo­ni­to­reo fre­cuen­te (ca­da 10 días) de la ca­li­dad, para ob­ser­var có­mo se com­por­tan los “po­ro­tos”. Se re­co­mien­da mo­ni­to­rear con me­di­do­res de dió­xi­do de car­bono o ca­la­do (al me­nos 6 ca­la­das por bol­sa).

Si la idea es al­ma­ce­nar los gra­nos en un aco­pio, los si­los de­ben con­tar con un sis­te­ma de ai­rea­ción en buen es­ta­do y hay que ni­ve­lar la su­per­fi­cie y de­jar es­pa­cio en el te­cho para fa­ci­li­tar la ven­ti­la­ción de los “po­ro­tos”.

Tam­bién hay que “des­co­ra­zo­nar” el si­lo lue­go de la car­ga (3% de la ca­pa­ci­dad) y uti­li­zar en for­ma fre­cuen­te la ven­ti­la­ción (en­tre 8 y 10 ho­ras por día) para ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra de los gra­nos y uno o dos pun­tos de hu­me­dad. Los mo­ni­to­reos tam­bién de­ben ser cons­tan­tes y hay que es­tar aten­tos a los olo­res y al es­ta­do ge­ne­ral de los gra­nos.

Con más de 13,5% de hu­me­dad, y sobre to­do si es mayor a 16%, tam­bién hay que ana­li­zar la pre­sen­cia de mi­co­to­xi­nas en los “po­ro­tos”, que es muy pro­ba­ble que ten­gan un al­to ni­vel de da­ños por los hongos, cuan­do se van a ex­tru­sar para uti­li­zar­los co­mo in­su­mo ali­men­ta­rio en las ra­cio­nes de los ani­ma­les. t

AR­CHI­VO CLA­RIN

Cui­da­do. Si los gra­nos es­tán hú­me­dos no de­ben es­tar en la bol­sa más de 90 días.

Me­di­da. El INTA acon­se­ja “ai­rear” la so­ja en­tre 8 y 10 ho­ras por día en el aco­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.