Aa­pre­sid ar­mó el nue­vo ma­pa de las ma­le­zas en el país

In­clu­ye a to­das las re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes a her­bi­ci­das.

Clarin - Rural - - TAPA - AA­PRE­SID Es­pe­cial para Cla­rín Ru­ral

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas agro­nó­mi­cos que los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios son las ma­le­zas du­ras que se si­guen ex­ten­dien­do por to­das las zo­nas agrí­co­las.

Te­ner o no te­ner ma­le­zas re­sis­ten­tes y to­le­ran­tes no es lo mis­mo. Su con­trol pue­de cos­tar en­tre U$S 50 y U$S 100 ex­tra por hec­tá­rea, lo que afec­ta fuer­te­men­te la ren­ta­bi­li­dad de mu­chos sis­te­mas pro­duc­ti­vos, de­jan­do a al­gu­nos de­ba­jo de la lí­nea ro­ja.

Co­mo la pre­ven­ción si­gue sien­do una he­rra­mien­ta efi­caz y de muy ba­jo cos­to, es que re­sul­ta im­por­tan­te te­ner in­for­ma­ción acer­ca de qué ma­le­zas di­fí­ci­les hay en ca­da zo­na y, así, in­cre­men­tar las me­di­das que di­fi­cul­ten el in­gre­so de los yu­yos a los lo­tes en cues­tión.

“Hay que es­tar en­fo­ca­do en el sis­te­ma y en el pro­ble­ma, por­que sino siem­pre las co­rre­mos de atrás”, des­ta­có Martín Mar­zet­ti, ge­ren­te de la Red de Co­no­ci­mien­to en Ma­le­zas Re­sis­ten­tes (REM), una or­ga­ni­za­ción que per­te­ne­ce a Aa­pre­sid.

En es­te con­tex­to, pre­ci­sa­men­te la or­ga­ni­za­ción ma­peó por pri­me­ra vez las ma­le­zas re­sis­ten­tes y prin­ci­pa­les to­le­ran­tes de Ar­gen­ti­na en 2013 y esa in­for­ma­ción fue muy va­lo­ra­da y si­gue sien­do la re­fe­ren­cia a ni­vel na­cio­nal.

Da­da la di­ná­mi­ca de las ma­le­zas, en el 2015 se ac­tua­li­zó esa in­for­ma­ción y se avan­zó in­clu­yen­do las nue­vas re­sis­ten­cias de­ter­mi­na­das lue­go de 2013. Ade­más, aho­ra se di­fe­ren­cia­ron me­jor al­gu­nas es­pe­cies, que en la pri­me­ra ver­sión se in­clu­ye­ron jun­tas.

En de­fi­ni­ti­va, es­te se­gun­do ma­peo abar­có 24 ma­le­zas en to­tal, que in­clu­ye 18 bio­ti­pos re­sis­ten­tes y 6 es­pe­cies to­le­ran­tes, lo que sig­ni­fi­ca un 70% más de in­for­ma­ción.

Los ma­pas in­clu­yen in­for­ma­ción de 193 par­ti­dos y de­par­ta­men­tos de 10 pro­vin­cias ar­gen­ti­nas, lo que re­pre­sen­ta prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad del área agrí­co­la del país.

Para ob­te­ner es­ta in­for­ma­ción se con­sul­tó a 200 ase­so­res y 15 re­fe­ren­tes dis­tri­bui­dos en to­da es­ta geo­gra­fía.

Los ma­pas per­mi­ten ver la pre­sen­cia de las 24 ma­le­zas en ca­da partido o de­par­ta­men­to. En el rán­king de las 10 ma­le­zas de mayor pre­sen­cia se en­cuen­tran: ra­ma ne­gra, flor de San­ta Lu­cía, sor­go de Ale­po, ca­pín, pa­ta de gan­so, chlo­ris y tri­chlo­ris, rai­grás, bo­rre­rias, yu­yos co­lo­ra­dos y gomph­re­nas.

Pe­ro los ma­pas per­mi­ten, ade­más, com­pa­rar la si­tua­ción ac­tual con la an­te­rior, de 2013, vien­do el gra­do de avan­ce de ca­da es­pe­cie. Re­su­mien­do es­ta in­for­ma­ción, se ob­ser­va que la ma­yo­ría de las ma­le­zas ma­pea­das han in­cre­men­ta­do su pre­sen­cia en­tre un 10 por cien­to y un 50 por cien­to.

Res­pec­to a qué zo­nas em­peo­ra­ron su si­tua­ción, po­dría de­cir­se que ca­da ma­le­za tu­vo un cre­ci­mien­to di­fe­ren­te, mo­vién­do­se al­go ha­cia el nor­te las que se ubi­ca­ban maen­fren­tan yor­men­te al sur del país, co­mo el rai­grás re­sis­ten­te, y ha­cia el sur las que se ubi­ca­ban en el cen­tro nor­te, co­mo los chlo­ris.

Mien­tras, el yu­yo co­lo­ra­do (tan­to Ama­rant­hus pal­me­ri co­mo el hy­bri­dus, ex qui­ten­sis) que se ubi­ca­ba ma­yor­men­te en el cen­tro-oes­te del país, se mo­vió ha­cia el nor­te, el es­te y el sur.

Es­to fue pro­duc­to de su gran ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar se­mi­llas, que pue­den al­can­zar las 600.000 por plan­ta. Lue­go, esas se­mi­llas se dis­per­san de di­fe­ren­tes mo­dos, ya sea por no lim­piar co­rrec­ta­men­te

las co­se­cha­do­ras una vez tri­lla­dos­los lo­tes o por los pá­ja­ros, prin­ci­pal­men­te.

Fi­nal­men­te, que­da cla­ro que las ma­le­zas son un pro­ble­ma en to­da el área agrí­co­la de la Ar­gen­ti­na, con di­fe­ren­tes gra­ve­da­des y es­pec­tro de ma­le­zas en­tre ca­da una de las zo­nas, pe­ro con di­fi­cul­ta­des en to­dos la­dos.

No obs­tan­te, es im­por­tan­te re­cor­dar que si bien los ma­pas mues­tran una gran dis­per­sión de las di­fe­ren­tes es­pe­cies, es­to no sig­ni­fi­ca que to­dos los lo­tes es­tén in­fes­ta­dos en una zo­na mar­ca­da con pre­sen­cia, por lo que hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer to­da­vía.

Por úl­ti­mo, aun­que ya ha­ya pre­sen­cia de una o más ma­le­zas di­fí­ci­les en un lo­te, se de­be se­guir ha­cien­do pre­ven­ción para que no in­gre­sen más ma­le­zas di­fí­ci­les, ya que ca­da una es una com­ple­ji­dad y un cos­to mayor a afron­tar, que di­fí­cil­men­te se pue­da re­ver­tir.

Sor­go de Ale­po. Es una de las prin­ci­pa­les ma­le­zas que se ex­ten­dió por va­rias zo­nas. Aquí, en un lo­te de so­ja en Sal­ta.

Rai­grás. Pe­sa­ba en el sur del área agrí­co­la, pe­ro aho­ra es­tá tam­bién en el nor­te.

Ra­ma ne­gra. Es una ma­le­za que se ex­tien­de ma­yor­men­te en la zo­na nú­cleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.