Re­do­blar la apues­ta

En el sur cor­do­bés, la fa­mi­lia Llo­ren­te con­vier­te la to­ta­li­dad de la so­ja y el maíz en car­ne va­cu­na, de cer­do y en le­che. Una vi­sión in­te­gra­da que se for­ma con mu­cho tra­ba­jo.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La fa­mi­lia Llo­ren­te, con ba­se en el sur cor­do­bés, con­vier­te la to­ta­li­dad de su pro­duc­ción de so­ja y maíz en car­ne va­cu­na, de cer­do y tam­bién en le­che. Una vi­sión de lar­go pla­zo, in­te­gra­da y di­ver­si­fi­ca­da que se for­mó con tres generaciones de tra­ba­jo.

car­ne va­cu­na y de cer­do, le­che y has­ta la vid, que lue­go se­rá vino. El “pla­to” que pro­po­ne la fa­mi­lia Llo­ren­te des­de el lo­te es vas­to e im­pli­ca un ne­go­cio for­ma­do por la si­ner­gia de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des.

Llo­ren­te Her­ma­nos es el mo­de­lo de có­mo ca­da ge­ne­ra­ción pue­de evo­lu­cio­nar re­do­blan­do la apues­ta y su­peran­do nue­vos desafíos sin per­der de vis­ta los pi­la­res asi­mi­la­dos de la ge­ne­ra­ción fun­dan­te.

“Mi abue­lo nos trans­mi­tió el vaG­ra­nos, lor que tie­ne ha­cer las co­sas bien y te­ner pre­sen­te el rol so­cial de la em­pre­sa”, ex­pli­ca a Cla­rín Ru­ral el ge­ren­te de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, Ber­nar­do Llo­ren­te (hi­jo).

De chi­co su­po ver co­mo su pa­dre, Ber­nar­do, hoy ge­ren­te ge­ne­ral de la firma, y su tío, Ga­briel, mé­di­co ve­te­ri­na­rio ac­tual­men­te res­pon­sa­ble del tam­bo y el cria­de­ro de cer­dos, tra­ba­ja­ban jun­to a su abue­lo, Jo­sé “Pe­pe” Llo­ren­te con es­ta fi­lo­so­fía co­mo pun­ta de lan­za. Tam­bién for­ma par­te de la em­pre­sa un ter­cer her­mano, Andrés, que ge­ren­cia ac­ti­vi­da­des en el sur bo­nae­ren­se.

“La di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, con ac­ti­vi­da­des des­li­ga­das de los ava­ta­res cli­má­ti­cos, es cla­ve en una zo­na mar­gi­nal para ir re­tro­ali­men­tan­do los ne­go­cios”, re­su­me Ber­nar­do Llo­ren­te (pa­dre), y agre­ga que es por es­te desafío que con­su­men con la pro­duc­ción ani­mal to­do el vo­lu­men de gra­nos que pro­du­cen.

La agri­cul­tu­ra es el pilar pro­duc­ti­vo y se lle­va a ca­bo en dos cam­pos, que en to­tal su­man 7.100 hec­tá­reas en el sur de Cór­do­ba.

Por un la­do, los Llo­ren­te tie­nen 4.600 hec­tá­reas en Vi­lla Hui­do­bro, con la Es­tan­cia La Por­te­ña (ahí se hace ga­na­de­ría con el ob­je­ti­vo de lle­gar a 1.500 ca­be­zas in­ver­na­das) y, por otro la­do, po­seen 2.500 hec­tá­reas en Ade­lia Ma­ría, en la Es­tan­cia El Re­cuer­do (don­de es­tá el tam­bo de 1.100 va­cas en or­de­ñe y una gran­ja de cer­dos de 1.000 ma­dres en pa­ri­ción).

La di­ver­si­fi­ca­ción y el agre­ga­do de va­lor es­tán aso­cia­do a que, “hace cua­tro años que asu­mi­mos que nues­tra zo­na es de al­to ries­go para la agri­cul­tu­ra, por eso los plan­teos es­tán com­ple­ta­men­te pen­sa­dos para lo­grar es­ta­bi­li­dad con pi­sos de rin­de al­tos”, ex­pli­ca ge­ren­te de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, te­nien­do en cuen­ta que en la zo­na llue­ven 700-800 mi­lí­me­tros, con­cen­tra­dos en el ve­rano.

A par­tir de su ex­pe­rien­cia, Llo­ren­te (h) apor­ta los con­cep­tos téc­ni­cos de­trás del plan­teo agro­ga­na­de­ro. El, al ter­mi­nar la uni­ver­si­dad, ar­mó una em­pre­sa de ser­vi­cios de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, lue­go hi­zo ex­pe­rien­cia co­mo ase­sor del CREA Los Cis­nes-Pa­vín y, ac­tual­men­te, es el pre­si­den­te de la re­gio­nal de

Aa­pre­sid Ade­lia Ma­ría.

An­ti­ci­pán­do­se a la cam­pa­ña de in­vierno, el téc­ni­co sos­tie­ne que los cul­ti­vos in­ver­na­les (ver­deos o tri­go) son más errá­ti­cos que los de ve­rano. Por eso, de tri­go so­lo se siem­bra en el 10 por cien­to de las 6.000 hec­tá­reas anua­les.

“Para que sea ren­ta­ble de­be su­pe­rar los 30 qq/ha y para eso ne­ce­si­ta­mos un per­fil lleno a la siem­bra, pe­ro des­pués tie­ne que llo­ver en sep­tiem­bre por­que si se atra­sa a oc­tu­bre suben las pro­ba­bi­li­da­des de fra­ca­so con es­te cul­ti­vo”, ex­pli­ca Llo­ren­te (h).

En es­te con­tex­to, la ro­ta­ción bá­si­ca es maíz-so­ja. “His­tó­ri­ca­men­te, des­pués del tri­go se ha­cía so­ja, pe­ro las úl­ti­mas cam­pa­ñas apos­ta­mos al maíz de se­gun­da si el agua lo per­mi­te”, di­ce el téc­ni­co. La cuen­ta es cla­ra y re­sul­ta en que la so­ja de se­gun­da rin­de de 15 a 18 qq/ha, en cam­bio, con maí­ces de se­gun­da se al­can­zan los 60 quin­ta­les.

De es­ta ma­ne­ra, en la firma con­clu­yen, cla­ra­men­te, que es me­jor abas­te­cer­se con maíz pro­pio para las pro­duc­cio­nes ani­ma­les que te­ner que com­prar­lo.

“Ne­ce­si­ta­mos 10.000 to­ne­la­das de maíz para nues­tros ne­go­cios, és­to es un 50% de la su­per­fi­cie to­tal sem­bra­da”, re­co­no­ce Llo­ren­te. Usual­men­te, en el res­tan­te 50% de la su­per­fi­cie se hace so­ja, pe­ro es­ta cam­pa­ña se ju­ga­ron al cam­bio con un 70% de maíz y 30% de so­ja.

El ce­real tar­dío tam­bién se ha con­ver­ti­do en un ju­ga­dor re­le­van­te. Hace unos años, con hí­bri­dos más to­le­ran­tes a in­sec­tos y en­fer­me­da­des, vie­nen im­ple­men­tan­do una siem­bra de maíz en di­ciem­bre (en vez del clá­si­co sep­tiem­bre) que cam­bia es­tra­té­gi­ca­men­te el pe­rio­do crí­ti­co.

Mien­tras el tem­prano pro­me­dia 50 quin­ta­les, el tar­dío ron­da los 90-100 quin­ta­les por hec­tá­rea. Pen­san­do en “la co­mi­da para to­do un año”, di­ce el ase­sor.

En lo que res­pec­ta al ma­ne­jo de ma­le­zas, Llo­ren­te (h) de­fi­ne la zo­na co­mo “pi­can­te, no tan­to por ra­ma ne­gra sino más bien por yu­yo co­lo­ra­do”. La es­tra­te­gia es apos­tar a la ro­ta­ción, gas­tar más en her­bi­ci­das re­si­dua­les a los lo­tes de so­ja y mu­cho mo­ni­to­reo. La ba­ta­lla an­ti ma­le­zas tie­ne dos mo­men­tos im­por­tan­tes: ape­nas se co­se­cha se apli­ca gli­fo­sa­to más un her­bi­ci­da hor­mo­nal. La otra ins­tan­cia es a prin­ci­pios de la primavera, cuan­do se apli­ca atra­zi­na más otro re­si­dual que per­mi­ta 60-90 días de co­ber­tu­ra con los lo­tes lim­pios has­ta la siem­bra del cul­ti­vo de ve­rano.

Al ana­li­zar los cos­tos, hoy se in­vier­ten 50 a 70 dó­la­res más por hec­tá­rea en her­bi­ci­das, aun­que a eso ha­bría que des­con­tar­le una apli­ca­ción de gli­fo­sa­to de 15 dó­la­res. A fu­tu­ro, en es­ta firma, no des­car­tan el uso de dro­nes para el ma­ne­jo de las ma­le­zas du­ras.

En cuan­to a la fer­ti­li­za­ción, en Vi­lla Hui­do­bro pro­po­nen una agri­cul­tu­ra por am­bien­tes con apli­ca­cio­nes va­ria­bles.

“Ca­da dos años, an­tes de la siem­bra de maíz, ha­ce­mos el aná­li­sis de sue­lo para de­ter­mi­nar los ni­ve­les de fós­fo­ro y si es­tá por de­ba­jo de las 12 par­tes por mi­llón se hace una es­tra­te­gia de re­po­si­ción”, ex­pli­ca el téc­ni­co.

Al igual que el plan­teo mai­ce­ro, las va­rie­da­des de so­ja que se bus­can son de al­ta rus­ti­ci­dad sem­bra­das en no­viem­bre. “

En una cam­pa­ña ré­cord co­mo la 2014/15 co­se­cha­mos 42 qq/ha y qui­zás hu­bié­ra­mos po­di­do lle­gar a los 48-50 qq/ha con so­jas de oc­tu­bre, pe­ro se­gui­mos pre­fi­rien­do ju­gar­nos a los 42 quin­ta­les con un ries­go de lo­grar 22 qq/ha que a la po­si­bi­li­dad de los 50 con un ries­go de caer a 17 qq/ha”, re­su­me.

Para Ber­nar­do Llo­ren­te (pa­dre) “van a ve­nir años di­fí­ci­les, con már­ge­nes ajus­ta­dos” aun­que cree que la di­ver­si­fi­ca­ción los en­cuen­tra “bien po­si­cio­na­dos”. Y con­clu­ye: “Aho­ra te­ne­mos que con­so­li­dar los ne­go­cios, ser más efi­cien­tes y ad­mi­nis­trar bien los cos­tos”.

Los Llo­ren­te tie­nen una cla­ra vi­sión de la in­te­gra­ción con­ju­ga­da en pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro. t

Los Llo­ren­te. Los Ber­nar­do, pa­dre e hi­jo, en un lo­te de so­ja en Vi­lla Hui­do­bro.

Otro Llo­ren­te. Ga­briel, her­mano de Ber­nar­do pa­dre, a car­go del tam­bo y la gran­ja de cer­dos.

Los Llo­ren­te. Los Ber­nar­do, pa­dre e hi­jo, en un lo­te ga­na­de­ro ba­jo pas­to­reo. De­trás, el maíz.

Fu­tu­ro. Ber­nar­do, con su hi­jo, mo­ni­to­rea al­fal­fa. Pri­me­ras en­se­ñan­zas a la nue­va ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.