La empanada del Bi­cen­te­na­rio

Clarin - Rural - - LA COLUMNA DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La teo­ría de la empanada, que ama­sa­mos du­ran­te años en es­tas pá­gi­nas, se plas­mó en un ex­tra­or­di­na­rio spot pu­bli­ci­ta­rio que lan­zó a ro­dar el go­bierno. En el vi­deo, el pro­pio pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri des­an­da el ca­mino del man­jar ar­gen­tino, que atra­vie­sa nues­tra his­to­ria acu­ñan­do ca­pí­tu­los me­mo­ra­bles.

Des­de aque­lla “Em­pa­na­das ca­lien­tes, para las vie­jas sin dien­tes”, en los tiem­pos de la co­lo­nia, has­ta la irrup­ción de las fran­qui­cias que hoy nos ame­dren­tan con el vér­ti­go de sus de­li­ve­ries.

Nos cuen­ta Ma­cri que para que ocu­rra el mi­la­gro de la empanada, hace fal­ta el cria­dor que pro­vee la car­ne, el ve­te­ri­na­rio que ga­ran­ti­za la sanidad del ga­na­do, el sem­bra­dor de tri­go, el mo­lino que hace la ha­ri­na, el que la amasa y for­ma las ta­pas, el ca­mio­ne­ro que trans­por­ta to­do, y el Es­ta­do que de­be(ría) ha­cer las ru­tas y ta­par los ba­ches para que no se rom­pan los hue­vos en el em­pe­ño.

La se­ño­ra con su ofi­cio para la ma­gia del re­pul­gue, que has­ta aho­ra nin­gún ro­bot lo­gró su­pe­rar. El chi­co que sa­ca las pa­sas de uva (que nun­ca de­be­rían ha­ber en­tra­do en la mez­cla por­que la aci­di­fi­can).

To­do en un mi­nu­to. La pie­za hace mu­cho más por la co­mu­ni­ca­ción del agro con la so­cie­dad que tan­tos in­ten­tos fa­lli­dos ori­gi­na­dos des­de el sec­tor, ja­lo­na­dos con bue­nas ideas, pe­ro tam­bién con pa­té­ti­cas aven­tu­ras y men­sa­jes pla­ñi­de­ros que dan ver­güen­za aje­na. El spot de la empanada en­se­ña el ca­mino.

Ya sa­be­mos, aho­ra, que la empanada es in­te­gra­do­ra. Que atrás de ella se mue­ve has­ta la in­dus­tria del neu­má­ti­co, a ra­zón de 18 cu­bier­tas por ca­mión, y 5000 ca­mio­nes en­tran­do dia­ria­men­te en las plan­tas acei­te­ras del Pa­ra­ná, Ne­co­chea, Bahía Blan­ca.

Mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de ga­soil trans­for­ma­dos en ki­ló­me- tros, de la cha­cra al puer­to. Mi­les de em­plea­dos en los ban­cos del in­te­rior y de las gran­des ciu­da­des, por don­de en­tran y sa­len los pa­gos y los aho­rros de una red in­fi­ni­ta de transac­cio­nes.

Por­que ade­más de ha­cer la empanada, la agroin­dus­tria pro­vee a la sa­lud ma­cro­eco­nó­mi­ca con el ma­ná de los so­ja­dó­la­res, el tri­go, el maíz, la car­ne, el po­llo, y los que­sos.

To­do lo que es­tá aden­tro de la empanada, tam­bién via­ja al mun­do y nos em­bu­cha de dó­la­res.

“Pe­ro no al­can­za”, me de­cían hace quin­ce años cuan­do ha­blá­ba­mos de la in­ci­pien­te pe­ro inexo­ra­ble Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

En aquel mo­men­to un tra­ba­jo de la Fun­da­ción Pro­du­cir Con­ser­van­do, coor­di­na­do por Juan Llach, cal­cu­la­ba que el 40% del em­pleo se ge­ne­ra­ba en las ca­de­nas agroin­dus­tria­les. Des­de en­ton­ces, lo úni­co que cre­ció ge­nui­na­men­te es es­te sec­tor.

A pe­sar de ha­ber si­do des­cre­ma­do sal­va­je­men­te, orien­tan­do el ex­ce­den­te fi­nan­cie­ro ha­cia el gas­to im­pro­duc­ti­vo, la pro­duc­ción agrí­co­la se du­pli­có en vo­lu­men. En bue­na me­di­da, ayu­da­da por los bue­nos pre­cios in­ter­na­cio­na­les.

Mien­tras so­pló el vien­to de co­la, se com­pen­só par­cial­men­te el sa­queo y la na­ve fue. Pros­pe­ra­ron los pue­blos y ciu­da­des del in­te­rior, con par­ques in­dus­tria­les nue­vos y un me­jor pa­sar para to­dos.

Pu­lu­la­ban los pro­vee­do­res de pi­le­tas y to­do lo que las acom­pa­ñan: al­ba­ñi­les, po­ce­ros, plo­me­ros, ven­de­do­res de clo­ro. Cuan­do el cam­po se pa­ró, es­tos pues­tos de tra­ba­jo se achi­ca­ron o di­rec­ta­men­te des­apa­re­cie­ron.

Las re­glas cam­bia­ron y la te­sis de la empanada su­bra­ya con tra­zo grue­so la vir­tud de la es­pe­ran­za. Va­ya­mos por más. Ha­cen fal­ta nue­vas ideas.

Y la gran idea, la gran es­pe­ran­za, vie­ne pin­ta­da de ver­de. Es­ta se­ma­na se co­no­ció el plan de pro­mo­ción de la ener­gía re­no­va­ble.

El acen­to es­tá pues­to en la so­lar y la eó­li­ca, pe­ro tam­bién se ha­bla de bio­ma­sa. El sec­tor agroin­dus­trial tie­ne una fe­no­me­nal opor­tu­ni­dad, si sa­be apro­ve­char la ven­ta­na abier­ta.

En Es­ta­dos Uni­dos y en to­do el mun­do, se ex­pan­den vi­go­ro­sa­men­te los pues­tos de tra­ba­jo ge­ne­ra­dos por la tran­si­ción a las ener­gías re­no­va­bles, mien­tras caen los in­di­ca­do­res del vie­jo mun­do del pe­tró­leo.

Na­die co­mo la Ar­gen­ti­na pue­de ofre­cer­le a la hu­ma­ni­dad lo que es­tá pi­dien­do. La de­li­cio­sa empanada del Bi­cen­te­na­rio.

Tri­go. La ma­te­ria pri­ma es un es­la­bón pri­mor­dial y re­pre­sen­tan­te del tra­ba­jo in­te­gra­do en­tre el cam­po y la in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.