El con­su­mi­dor to­ma el po­der

La mi­ra­da de los con­su­mi­do­res, ca­da vez más fe­roz, se­rá un gran desafío pa­ra el agro en los pró­xi­mos años, ad­vir­tie­ron los ex­per­tos reuni­dos en un im­por­tan­te con­gre­so de agro­ne­go­cios en EE.UU., del que par­ti­ci­pó Clarín Ru­ral. El rol de las re­des so­cia­les.

Clarin - Rural - - TAPA - LE­XING­TON, KEN­TUCKY. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Ser­gio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

Los ne­go­cios del cam­po van mu­cho más allá de lo que su­ce­de en los lo­tes con los gra­nos o en los co­rra­les con la ha­cien­da. Quien so­lo es­té mi­ran­do las cues­tio­nes téc­ni­cas se pue­de es­tar per­dien­do una par­te im­por­tan­te de la pe­lí­cu­la: la que su­ce­de afue­ra, con los con­su­mi­do­res, que en to­do el mun­do de­jan de ser su­je­tos pa­si­vos que com­pran lo que se les ofre­ce y tie­nen ca­da vez más exi­gen­cias, que has­ta de­ter­mi­nan las for­mas de pro­duc­ción.

Con­su­mi­do­res preo­cu­pa­dos, pri­me­ro, por qué es lo que es­tán co­mien­do, có­mo fue pro­du­ci­do, con qué ma­te­rias pri­mas, en qué en­torno so­cial, con qué cui­da­do del me­dio am­bien­te. Ese “ac­ti­vis­mo” ca­da vez ma­yor, po­ten­cia­do por la ex­plo­sión de las re­des so­cia­les, vie­ne im­pac­tan­do ha­cia arri­ba, ca­da vez más, en la cadena pro­duc­ti­va.

Es­te fue uno de los te­mas cen­tra­les que atra­ve­só el con­gre­so de agro­ne­go­cios que or­ga­ni­zó es­te año la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se All­tech en la muy pro­li­ja ciu­dad de Le­xing­ton, en el Es­ta­do de Ken­tucky, don­de tie­ne su se­de mun­dial. Has­ta aquí lle­ga­ron casi 2.000 par­ti­ci­pan­tes de 69 paí­ses, pa­ra es­cu­char a una am­plia va­rie­dad de ora­do­res, que in­ten­ta­ron ayu­dar a pen­sar desafíos y opor­tu­ni­da­des que se vie­nen pa­ra el agro glo­bal.

Mary Shel­man, has­ta ha­ce po­co di­rec­to­ra del pro­gra­ma de agro­ne­go­cios de la pres­ti­gio­sa Universidad de Har­vard, en EE.UU., ad­vir­tió que “el con­su­mo es­tá cam­bian­do en for­ma dra­má­ti­ca y lo ha­rá más a me­di­da que los jó­ve­nes ac­tua­les va­yan cre­cien­do, por­que es­tán más preo­cu­pa­dos que na­die so­bre si los ali­men­tos son sa­nos o no, o si se pro­du­cen cui­dan­do al me­dio am­bien­te y a los tra­ba­ja­do­res. Esos jó­ve­nes no creen en los avi­sos de las gran­des com­pa­ñías, sino que creen más en sus ami­gos y, ade­más, son ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos, con un po­der ca­da vez más gran­de, en lo que in­flu­ye fuer­te su pre­sen­cia de­ter­mi­nan­te en las re­des so­cia­les”.

En esa lí­nea tam­bién se ma­ni­fes­tó una re­co­no­ci­da cien­tí­fi­ca que lle­gó des­de la Universidad de Utrech, en Ho­lan­da, que cap­tó la aten­ción del pú­bli­co, cons­ti­tui­do ma­yor­men­te por due­ños de em­pre­sas vin­cu­la­das a la agroin­dus­tria y pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, en­tre los que se en­con­tra­ban más de 30 ar­gen­ti­nos. Se tra­ta de Johan­na Fink, quien ma­ni­fes­tó que en Eu­ro­pa hay una con­cien­cia cre­cien­te de que se de­be pro­du­cir ali­men­tos de una ma­ne­ra se­gu­ra, pe­ro tam­bién de una for­ma que per­mi­ta que to­do el mun­do pue­da co­mer.

En ese sen­ti­do, di­jo que “lo que de­be ha­cer la pro­duc­ción es tra­du­cir las de­man­das de los con­su­mi­do­res en so­lu­cio­nes pro­duc­ti­vas via­bles, tam­bién des­de lo eco­nó­mi­co. Pe­ro, ade­más, te­ne­mos que en­ten­der más cuá­les son las so­lu­cio­nes cien­tí­fi­cas pa­ra que la sus­ten­ta­bi­li­dad sea sus­ten­ta­ble. De­be­mos pen­sar có­mo apli­car la tec­no­lo­gía, pe­ro ha­cién­do­lo ca­da vez me­jor, con más co­no­ci­mien­to, pa­ra lo­grar ma­yor efi­cien­cia”.

En con­cre­to, ma­ni­fes­tó que “lo que hay que ha­cer pa­ra ali­men­tar al mun­do es ali­men­tar al sue­lo, que es la ma­dre de la pro­vi­sión de ali­men­tos. Por eso, no se pue­de to­le­rar el mo­no­cul­ti­vo o no cui­dar a las plan­tas de las pla­gas y las en­fer­me­da­des. Pe­ro to­do es­to se pue­de ha­cer ba­jan­do el im­pac­to de la agri­cul­tu­ra en el me­dio am­bien­te”.

Por ese ca­mino de la tec­no­lo­gía alia­da a la sus­ten­ta­bi­li­dad apa­re­cie­ron va­rias ideas in­tere­san­tes du­ran­te es­tos días pri­ma­ve­ra­les aquí en Le­xing­ton, ciu­dad de 350.000 ha­bi­tan­tes en la que se co­rre la fa­mo­sa ca­rre­ra de ca­ba­llos co­no­ci­da co­mo Derby de Ken­tucky.

Da­vid Hunt, un jo­ven cien­tí­fi­co que di­ri­ge la com­pa­ñía de apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les pa­ra la agri­cul­tu­ra Caint­hus, con ofi­ci­nas en EE.UU., Ca­na­dá e Ir­lan­da, des­ta­có las po­si­bi­li­da­des que se abren en es­ta área. Pe­ro, pri­me­ro, hi­zo un diag­nós­ti­co. “Si to­do el mun­do co­mie­ra co­mo se co­me en EE.UU., ha­rían fal­ta cua­tro pla­ne­tas Tie­rra pa­ra ali­men­tar a la hu­ma­ni­dad”, gra­fi­có. Y, por eso, di­jo que es im­pe­ra­ti­vo “ha­cer más efi­cien­tes a nues­tros sis­te­mas

pro­duc­ti­vos has­ta que po­da­mos com­ple­men­tar­los con sis­te­mas ar­ti­fi­cia­les, que se­rán in­dis­pen­sa­bles”. ¿Ar­ti­fi­cia­les? El jo­ven dio un ejem­plo, an­te un auditorio que lo es­cu­cha­ba asom­bra­do: “El año que vie­ne ya ha­brá le­che sin­té­ti­ca (sí, que no vie­ne de la va­ca) y qui­zás la le­che real sea un día so­lo pa­ra ri­cos que pue­dan pa­gar­la”, arries­gó.

Y plan­teó, tam­bién, que hay so­lu­cio­nes que ellos ya es­tán im­ple­men­tan­do pa­ra pro­du­cir más con me­nos re­cur­sos. Por ejem­plo, tec­no­lo­gía de vi­sión con cá­ma­ras las 24 ho­ras, que in­clu­yen el re­co­no­ci­mien­to fa­cial de las va­cas, pa­ra mo­ni­to­rear sis­te­mas de en­cie­rre y de­tec­tar si co­men o no, o có­mo co­men (lo que per­mi­te ajus­tar la ra­ción); si se agra­den, por qué lo ha­cen (lo que in­di­ca que qui­zás ha­ya que dar­le más es­pa­cio) o si ren­guean por al­gún pro­ble­ma en los pies (pa­ra tra­tar­lo a tiem­po).

“To­do es­to es un con­jun­to que yo lla­mo la ‘Agri­cul­tu­ra de Da­tos’, que in­clu­ye de­ci­sio­nes to­ma­das en ba­se a mu­cha ma­yor in­for­ma­ción que hoy”, in­di­có. Y ter­mi­nó así: “La cien­cia fic­ción se es­tá con­vir­tien­do en reali­dad y re­co­noz­co que es­to pue­de en­tu­sias­mar a al­gu­nos pe­ro tam­bién pa­ra­li­zar a otros”.

A quien, sin du­das, los cam­bios no pa­ra­li­zan es a Pear­se Lyons, un ir­lan­dés de 73 años que lle­gó a EE.UU. con 10.000 dó­la­res en la dé­ca­da de 1970 y fun­dó es­ta com­pa­ñía, que to­da­vía pre­si­de, que aho­ra fac­tu­ra más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les y tie­ne pre­sen­cia en casi 130 paí­ses, en­tre ellos la Ar­gen­ti­na, don­de es fuer­te en el ne­go­cio de la nu­tri­ción ani­mal.

En su pre­sen­ta­ción en el con­gre­so, Lyons re­co­no­ció que, sin du­das, el mun­do es­tá cam­bian­do, co­mo lo de­mues­tra el he­cho de que una em­pre­sa tan es­ta­dou­ni­den­se co­mo la su­ya ha­ya co­men­za­do ha­ce po­cos días su des­em­bar­co en Cu­ba, lue­go de que se re­to­ma­ran las re­la­cio­nes en­tre los dos vie­jos enemi­gos.

En es­te con­tex­to, él ve opor­tu­ni­da­des. Por eso, por ejem­plo, aca­ba de com­prar una fá­bri­ca ir­lan­de­sa de mi­xers, Kee­nan, que ha­ce un par de dé­ca­das su­po te­ner una bue­na pre­sen­cia en Ar­gen­ti­na.

Pe­ro no es que le in­tere­sen los fie­rros par­ti­cu­lar­men­te, sino que con esos mi­xers es­tán lle­van­do a ca­bo un cam­bio ra­di­cal en la ma­ne­ra de ges­tio­nar la ali­men­ta­ción ani­mal. Las má­qui­nas tie­nen una compu­tado­ra que trans­mi­te en tiem­po real a la se­de de la em­pre­sa mu­cha in­for­ma­ción so­bre la ra­ción y su con­su­mo, por ejem­plo, que es ana­li­za­da allí por nu­tri­cio­nis­tas que le in­di­can al pro­duc­tor, o a los ope­ra­do­res, los ajus­tes que tie­nen que ha­cer, sin per­der un se­gun­do.

El mi­xer es, así, más una po­lea trans­mi­so­ra de in­for­ma­ción pa­ra que los es­pe­cia­lis­tas in­di­quen, en for­ma re­mo­ta, qué tuer­ca pre­ci­sa to­car en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. El ob­je­ti­vo es, cla­ra­men­te, ga­nar efi­cien­cia, pro­du­cir más con me­nos.

Es so­lo un ejem­plo de los mu­chos que se es­cu­cha­ron en Le­xing­ton, in­ten­tan­do res­pon­der a la de­man­da de una pro­duc­ción más efi­cien­te y sus­ten­ta­ble. Por­que aquí, en el pri­mer mun­do, to­dos es­tán pro­fun­da­men­te con­ven­ci­dos de que ese es el ca­mino.

Y en la Ar­gen­ti­na, ¿se le pres­ta la aten­ción de­bi­da a es­tos te­mas? Que ca­da uno sa­que sus pro­pias conclusiones.

Los jó­ve­nes es­tán más preo­cu­pa­dos que na­die so­bre si los ali­men­tos son sa­nos o si se pro­du­cen cui­dan­do al am­bien­te y a los tra­ba­ja­do­res Mary Shel­man Ex­di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de Agro­ne­go­cios de Har­vard

En la Agri­cul­tu­ra de Da­tos, la cien­cia fic­ción se es­tá con­vir­tien­do en reali­dad. Es­to pue­de en­tu­sias­mar a al­gu­nos y pa­ra­li­zar a otros Da­vid Hunt Dtor. de la com­pa­ñía de tec­no­lo­gía di­gi­tal pa­ra el agro Caint­hus

En Eu­ro­pa hay re­fu­gia­dos por la gue­rra en Orien­te Me­dio. Pe­ro en los pró­xi­mos años ha­brá re­fu­gia­dos del agua en va­rias re­gio­nes del glo­bo Seth Sie­gel Ex­per­to en te­mas del agua y au­tor de li­bro “De­ja que allí ha­ya agua”

El clien­te, al po­der. En la gón­do­la, la gen­te quie­re sa­ber qué con­su­me y có­mo se ela­bo­ra­ron los pro­duc­tos. Las re­des so­cia­les po­ten­cian el po­der del con­su­mi­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.